972

{ARTÍCULOS DE OPINIÓN}

Me gusta tu boca cuando estás cansada

Me gusta tu boca cuando estás cansada. Cuando tus labios no ven más allá de la miel de mis ojos, y tienes que conformarte con el tacto de mis dedos entre tu pelo. Adoro acariciar tu pelo mientras me besas. Sentir cómo se desliza entre mis manos, al ritmo de tu olor, al son de la sonrisa que dibuja esa boca al separarse de mí, durante ese segundo eterno en el que el tiempo se detiene escondido en la arena del reloj que una noche de verano se rompió en mi playa. Envolverte entre mis piernas como ese regalo que nunca me canso de abrir cada vez que regresas. No sabes lo que echa en falta mi piel tus manos, cómo recorrían mi cuerpo y me hacían apretar las costillas para que no se me escapara el corazón al suspirar. No lo sabes, porque nunca te lo he contado, pero sin ti los lunes no me baño en mi mar. Prefiero esperar tranquilo, sin prisas, a que lleguen de nuevo las olas que arropan mi calma. Y mi alma. Y cuando escucho tu voz, todo cambia. Que lejos es cerca cuando sabes cómo se miden las distancias sin que duelan, que es más sano querer algo sin necesitarlo y querer es poder, si te dejan. Y aunque el contacto con tacto te llena, no se encaja mentalmente con cualquiera./Raquel Villar



Autor: Raquel Villar

Suscripción a la Newsletter Enviar