2075

{ARTÍCULOS DE OPINIÓN}

Joël Dicker y 'El libro de los Baltimore'

"Si encontráis este libro, por favor, leedlo. Querría que alguien supiera la historia de los Goldman de Baltimore". Así empieza 'El libro de los Baltimore' de Joël Dicker, una novela que no os podéis perder. Yo tardé mucho en animarme a leerla por miedo a una decepción. Me gustó tanto 'La verdad sobre el caso Harry Quebert', que temí que este libro me defraudara y fui postergando su lectura. Ahora sé que fue un error. Me equivoqué. No solo no me ha defraudado, sino que me ha encantado.


En esta novela, Dicker nos narra la historia de las dos ramas de la familia Goldman: los Goldman de Baltimore y los Goldman de Montclair. Los Montclair, de los que forma parte Marcus Goldman, el escritor protagonista de La verdad sobre el caso Harry Quebert, es una familia de clase media que vive en una pequeña casa en el estado de Nueva Jersey. Los Baltimore, prósperos y a los que la suerte siempre ha sonreído, habitan una lujosa mansión en un barrio de la alta sociedad de Baltimore. Estas dos ramas, tan diferenciadas, cambian por completo por culpa de un suceso que transformará por siempre sus vidas: el Drama.


Ocho años después del Drama, Marcus Goldman pone el pasado bajo la lupa en busca de la verdad sobre el ocaso de la familia. Entre los recuerdos de su juventud revive la fascinación que sintió desde niño por los Baltimore, que encarnaban la América patricia con sus vacaciones en Miami y en los Hamptons y sus colegios elitistas. Con el paso de los años la brillante pátina de los Baltimore se desvanece al tiempo que el Drama se va perfilando. Hasta el día en el que todo cambia para siempre.


Me gustaría contaros más sobre el Drama, hilo conductor de toda la novela, para que entendierais mejor la sinopsis de la obra, pero no saber es aquí un acierto. Es la zanahoria que seguimos durante la lectura mientras descubrimos a las dos ramas de la familia y vemos el crecimiento del propio Marcus Goldman. Una zanahoria muy bien pensada y dispuesta que acompaña a una estructura magnífica. Hacía mucho tiempo que no disfrutaba tanto con una novela; con su prosa, sus personajes, la historia y la estructura que me ha dejado fascinada.


Mezclando pasado y presente, convirtiéndonos en partícipes de lo que sucede hoy y lo que pasó ayer, la distribución, organización de los capítulos, las partes en las que está dividida la novela, la colocación de los hechos, todo, es como una gran columna vertebral que lo sujeta todo y que no sirve solo para caminar. Es mucho más. Es el propio camino, la trama, los personajes. Esa columna hace que todo fluya y que todo cuadre.


Cada vez que terminaba un capítulo o una parte de la novela y cerraba el libro, pensaba: ¡Qué bueno es este hombre! ¡Qué buena historia! ¡Qué bien contado!


Y es que lo que al principio parece una simple historia de familia, de sus idas y venidas, de su transitar por la vida, se convierte en un misterio, un viaje intenso de crecimiento y una búsqueda constante de la verdad a través del mantenimiento de una tensión narrativa envidiable. Un maestro. Eso es lo que me parece Dicker. Al margen de la calidad de la historia, que la tiene, es un maestro de la tensión narrativa y de la estructura que hace que los personajes, de ayer y de hoy, caminen junto a nosotros sin esfuerzo y nos lleven por donde ellos quieren. No hay escapatoria. Si empiezas a leerla, no podrás parar./Verónica García Peña, 'El ladrón de sueños' es su última novela.

 



Autor: Verónica García Peña

Suscripción a la Newsletter Enviar