1518

{ARTÍCULOS DE OPINIÓN}

Date la vuelta

Dicen que aún preguntas por ahí qué tal me va la vida, y que todavía te dejas caer suspiros cada vez que alguien dibuja con su voz en el aire las letras de mi nombre. La vida me va despierta, que no es poco. He vuelto a fumar en sueños para poder dormir. Ahora tomo café solo, porque siempre estás presente en los cafés que me tomo con otros. Genero insomnio artificial que alimenta la nostalgia al recordar las noches en las que eras tú quien de manera natural me quitaba el sueño, y la ropa, y la respiración. Para qué teñir de azúcar la amargura que desprende la ausencia de tus besos. Para qué probar otros, si al acariciar con la lengua mis labios todavía me duelen los tuyos. Para qué albergar la esperanza de que algún día vuelvas si en realidad nunca te fuiste, siempre estuviste, presente entre las líneas de mis versos que susurran a gritos en la madrugada el irracional deseo de que tu cuerpo endulce de nuevo mi piel, y no tener que conformarme con la sal del mar que de vez en cuando desprenden mis ojos, al recordar aquella playa. Para qué abrigarme con otras pieles, si solamente la tuya es capaz de quitarme el frío de este invierno gris que no parece terminar nunca. Para qué caer en la tentación de sentirme acompañada, si lo que necesito es estar sola. En el fondo siempre lo supe. ¿Para qué? Para olvidarte. Te olvidé encontrando los restos que quedaron de un amor que murió esperando ver el sol en rincones angostos de una noche sin luz, ni calma. Escuché sin quererlo el llanto de un corazón al que no le quedaba voz. La había perdido gritando sin saber que desprendía con cada palabra una herida que costaría volver cicatriz. Albergué esperanza entre las sábanas frías que narraban la triste historia de cómo perdiste tu alma mientras tu cuerpo aplastaba la mía. Y ahora que te veo ahí, perdido entre esos restos de lo que un día fue, que ya no es, ahora que te acercas rendido a los pies de un amor que camina en una dirección opuesta a tus latidos, te lo pido por favor: Date la vuelta. Por favor, esta vez no. Por favor: No vuelvas./Raquel Villar



Autor: Raquel Villar

Suscripción a la Newsletter Enviar