1281

{ARTÍCULOS DE OPINIÓN}

'Ty Segall' y un buen disco eléctrico y garajero

  Al igual que en su debut de 2008, Ty Segall no se mata la cabeza y bautiza con su propio nombre el que ya es su noveno álbum (va a disco por año, sin contar sus otros proyectos y colaboraciones). Acompañado de sus más habituales colaboradores Mikal Cronin, Charles Moothart, Emmett Kelly y Ben Boye (‘The Freedom Band’), el inquieto talento californiano nos resarce de ‘Emotional Mugger’ (2016), que a muchos nos dejó bastante fríos, con un trabajo más clásico y depurado. Conserva sus coordenadas eléctricas y garajeras, así como la impronta del glam, sobre todo, y del punk y el rock duro en menor medida, a las que añade un colorismo folk que hasta ahora había practicado menos.


Grabado en los estudios que Steve Albini posee en Chicago (Electrical Studio), lo inicia con el efectivo y duro riff de Break A Guitar, que nos avanza la vocación eléctrica del disco y la brillante Freedom que, sin abandonar las guitarras, es más rítmica y cuenta con un estribillo más melódico. Warm Hands (Freedom Returned) también suena duro y, alternando fases de energía y de calma, se deja llevar hasta más allá de los diez minutos. En Talkin’ pasea con acierto una vena folk, e incluso blues, menos conocida en él antes de golpearnos de nuevo el rock en The Only One y su cierre de tremenda contundencia.


A Thank You Mr. K, un arreón que suena bastante punk, le sigue Orange Color Queen, medio tiempo dedicado a su novia en el que las guitarras suenan más acústicas y en el que destaca la interpretación vocal de Segall. Más popera, la preciosa Papers aporta color y calidez antes de concluir con Take Care (To Comb Your Hair), de ascendente poderío guitarrero, y cerrada con enorme energía.


Muy buen disco este ‘Ty Segall’ que, aunque puede no llegar al extraordinario nivel del ‘Manipulator’ con que nos conquistó hace tres años, introduce con acierto matices y novedades que desconocíamos del californiano sin abandonar su característica energía, algo más controlada pero igualmente contagiosa./Javier Castro desde 'Los Restos del Concierto'



Autor: Javier Castro

Suscripción a la Newsletter Enviar