949

{ARTÍCULOS DE OPINIÓN}

'Planetarium', Nico Muhly, Sufjan Stevens y Bryce Dessner y el sistema solar como inspiración

Fue el compositor clásico norteamericano Nico Muhly quien recibió el encargo de componer una pieza inspirada en el sistema solar y para ello reclutó a sus amigos Sufjan Stevens y Bryce Dessner, guitarrista de The National, antes de completar el cuarteto con el batería James Mcalister. Presentada en directo y grabada inicialmente en 2013, la obra no ha visto la luz en su nuevo formato hasta este último mes después de reescribirla y adaptarla durante el pasado año. Acompañados de un cuarteto de cuerda y un septeto de viento, el resultado es tan variado como difícil de clasificar; de tan ecléctica formación, que agrupa a músicos de folk, rock o clásica contemporánea, ha resultado esta suerte de sinfonía trufada de elementos neoclásicos y electrónicos que en compañía de la voz de Sufjan Stevens alcanza momentos de enorme emoción y belleza.

 

La preciosa Neptune abre el disco con una orquestación delicada y llena de sensibilidad, a la que siguen los primeros elementos electrónicos y de distorsión vocal en Jupiter, con ritmo y gravedad sobre todo en su última parte. Tras un interludio llegan Venus, mística y acariciante, y Uranus, también evocadora que incluye preciosos coros y teclados antes de su introspectivo final. Algo más inquietante, Mars aumenta la componente electrónica y vira hacia el futurismo. Blak Energy no deja de ser un largo y plano interludio que introduce al piano aislado y carente de matices de Sun. Moon podría identificarse con los nuevos sonidos neoclásicos y una electrónica, incluso étnica, sutil, y en la suavidad de Pluto son más reconocibles unas guitarras y cuerdas que la acercan a la obra de Stevens en solitario. El tema de presentación del disco fue Saturn, con mayor distorsión de la voz y más melódica y bailable por momentos. Earth podría considerarse el tema central, un viaje estelar de más de un cuarto de hora, variado e intenso, que mezcla todos los estilos contenidos, y Mercury busca y encuentra la belleza por vías más conocidas para cerrar en lo alto.

En la línea más experimental de artistas pop como Bon Iver, Radiohead o Sigur Ros y en torno a los nuevos sonidos de músicos neoclásicos como Nils Frahm u Olafur Arnalds, el trabajo es aupado hasta la excelencia en algunas interpretaciones vocales de Stevens que, junto a ciertos pasajes de guitarras y orquestaciones, son lo mejor de su contenido. Resulta efectiva en su evocación de espacios y ambientes y es muy agradable su compañía renovadora, que se aleja de lo que la mayoría estamos acostumbrados a escuchar./Javier Castro desde 'Los Restos del Concierto'



Autor: Javier Castro

Suscripción a la Newsletter Enviar