1698

{ARTÍCULOS DE OPINIÓN}

'La vida es una novela', de Guilleaume Musso

La desaparición de una niña de tres años, hija de una famosa novelista, Flora Conway, es el eje de esta novela o, mejor, su inicio, su principio. Así arranca esta historia de Guillaume Musso. Nadie se explica cómo ha desaparecido la pequeña Carrie. La puerta y las ventanas del piso estaban cerradas, las cámaras del edificio no han captado a ningún intruso y la investigación policial resulta infructuosa. Un misterio de habitación cerrada. Un enigma clásico que, en realidad, es una distracción o un juego (según se mire), una invitación a recorrer un camino distinto. La entrada a un laberinto, a una atracción de feria, de esas llenas de espejos de todo tipo y curvatura, de la que, sobre todo si el mundo de las letras te apasiona, no saldrás ileso.

 

Eso es lo que realmente se esconde en las páginas de 'La vida es una novela' y es que en este libro nada tiene que ver con lo que a priori creemos que estamos leyendo o creemos que está pasando. Pero, ¿cómo describirlo o resumirlo sin destriparos el argumento y estropearos la trama? Es muy difícil. Más allá de lo que ya os he dicho, solo puedo añadir que mientras estos acontecimientos iniciales suceden, al otro lado del Atlántico, un escritor con el corazón roto se atrinchera en una casa destartalada. Es el único que sabe la clave del misterio.

Es una lectura apasionante; no obstante, llevamos tantos años abusando de expresiones como "nada es lo que parece", "todos ocultan secretos" y tópicos similares que ahora, cuando realmente hacen falta, cuando encajan a la perfección con esta historia, me da pudor utilizarlos, a pesar de su idoneidad porque lo cierto es que en esta historia de Musso nada, absolutamente nada, es lo que pensamos que es. O sí…

 

Musso nos invita a acompañarle por una historia asombrosa en la que el misterio estará acompañado de la pasión que los escritores sentimos por nuestros personajes. Una mayor de la que estamos, en ocasiones, dispuestos a admitir. También de lo que somos capaces de implicarnos en la escritura. Todo depende del tipo de escritor que seamos o queramos ser. A la vez, el misterio y la metaliteratura van acompañados de dos magníficos golpes de efecto. Uno, al principio, te trastoca toda la percepción inicial del tipo de libro al que te ibas a enfrentar; el segundo, casi al final, te deja con la boca abierta. Y así, como lectora, sientes la satisfacción de haber leído un libro sobre el que estás segura que volverás más de una vez; y como escritora, dices aquello de "guau, qué estructura más buena; qué forma de encajarlo todo y de forjar la trama; guau".

 

Dice la editorial que la fuerza de esta novela reside en el poder de los libros y en las ansias de vivir de sus personajes y sí, tiene razón. Estoy de acuerdo al cien por cien, y añadiría que también reside en la capacidad de Musso de, novela tras novela, sorprendernos, convertirse en ilusionista y hacernos reflexionar sobre los límites entre la ficción y la realidad, entre el escritor y sus personajes. /Verónica García Peña, su última novela 'La isla de las musas' ya está en todas las librerías.



Autor: Verónica García Peña

Suscripción a la Newsletter Enviar