1475

{ARTÍCULOS DE OPINIÓN}

'La maldición de Hill House'

Ahora que está tan de moda esta mansión especial y siniestra y los personajes que transitan por ella gracias a la fantástica serie de Mike Flanagan para Netflix, me ha parecido un buen momento para hablar del libro de Shirley Jackson (1916-1965) sobre el que está basada la serie y varias películas anteriores, como la adaptación cinematográfica de 1999 titulada The Haunting cuyos protagonistas eran Lili Taylor, Liam Neeson, Catherine Zeta-Jones y Owen Wilson.

 

'La maldición de Hill House', finalista del Premio Nacional del Libro de Estados Unidos y publicada en 1959, es considerada una de las principales novelas de horror del siglo XX y narra el inquietante experimento de John Montague, un doctor en Filosofía y también antropólogo, que lleva años entregado al estudio de las perturbaciones psíquicas que suelen manifestarse en las casas encantadas.

 

A lo largo de los años ha buscado una vivienda idónea para realizar sus experimentos y corroborar de esta forma sus teorías, pero la búsqueda había resultado siempre infructuosa hasta el día en el que oye hablar de Hill House, una mansión solitaria y de aciaga reputación. Montague decide alquilarla y busca ayudantes dispuestos a pasar una temporada en ella: Eleanor, una mujer desdichada que, tras once años cuidando a su arisca madre inválida, se ha vuelto una persona solitaria; Theodora, joven alegre y curiosa, seleccionada por su increíble capacidad telepática; y Luke, vividor y mentiroso, incluido en el grupo por exigencia de la propietaria de la vivienda que es su tía.

El objetivo del  experimento consiste en tomar notas de cualquier fenómeno paranormal que se presente para documentar el libro sobre casas encantadas que prepara el doctor. Y las extrañas y retorcidas experiencias que el facultativo y sus acompañantes vivirán en la mansión será mejor que, tal y como dice la sinopsis del libro, sean descubiertas por el propio lector.

 

Se trata de una novela de insinuación (se sugiere más de lo que se explica), con un lenguaje muy rico y donde la aprensión es un personaje más. Es como una corriente de aire que está presente desde que se abre el libro hasta que se cierra y no tanto por las cosas extrañas que suceden en la casa y se relatan, sino más bien por la predisposición del lector que, como hechizado, está todo el rato en alerta a sabiendas de que en cualquier momento puede ocurrir algo en la mansión.

 

La insinuación de este libro, cómo la utiliza Jackson, me ha encantado y funciona muy bien porque hace que sea la imaginación del lector la encargada de rellenar y dar vida a los huecos y eso, a veces, puede ser más terrorífico que una narración explícita.

 

Respecto a la novela representada en el cine o televisión, un aspecto que quería destacar es que su parecido con las adaptaciones es más bien escaso. Me explico. Comparten cosas como el título del libro, la casa y el nombre de algunos de los personajes. También algunos de los raros y especiales fenómenos contados en la novela, pero hasta ahí. El resto es sin mengua diferente. Nada que ver. De hecho, estoy segura de que si os animáis a leer la novela os vais a llevar una auténtica sorpresa. Y tiene un final digno de admiración. De esos que te dejan KO. Muy bueno.

 

Dicho esto, no quito mérito a las adaptaciones, sobre todo a la serie de televisión de Flanagan que en una auténtica joya donde se utiliza el libro de Jackson para inventar una historia, de principio a fin, nueva. Es una serie maravillosa que si no habéis visto, os recomiendo. Es muy buena tanto técnica como argumentalmente. El episodio seis, por ejemplo, es magnífico. Y, por supuesto, de igual forma os recomiendo que leáis el libro que es, también, otra obra maravillosa. Un clásico del terror del siglo XX indiscutible y necesario./Verónica García Peña su última novela es 'La isla de las musas'



Autor: Verónica García Peña

Suscripción a la Newsletter Enviar