1402

{ARTÍCULOS DE OPINIÓN}

'Carne de ataúd'

En la reseña de hoy nos trasladamos a México para sentir y disfrutar la novela 'Carne de ataúd'. Junto con Bernardo Esquinca, su autor, descubriremos la represión a la prensa, la corrupción y la violencia que se vivió en la primera parte del siglo XX en Ciudad de México. Violencia asociada con una historia política complicada así como con una forma especial de vivir lo extraordinario o paranormal.

 

El libro pertenece a una serie de novelas policiacas (La saga 'Casasola') que comparten protagonista ‒un especial reportero que escribe sobre sucesos y que en sueños es capaz de hablar con los muertos‒, pero que pueden leerse de forma independiente. 'Carne de ataúd' sería la tercera entrega.

 

En esta obra, ese peculiar reportero, Eugenio Casasola, trabaja como cronista de nota roja en El Imparcial cuando una serie de asesinatos le ponen sobre la pista de El Chalequero, asesino en serie ya encarcelado por matar prostitutas. Murcia, amante de Eugenio, fue una de sus víctimas.

 

Una médium, Madame Guillot, lo ayudará a comunicarse con el espíritu de la prostituta y lo llevará a conocer los secretos del más allá.

 

Mientras tanto, el inspector de policía Rougmanac cuenta con un plan secreto para acabar con una extraña ola de crímenes que asola la ciudad y que pueden llegar a ser la encarnación de un mal aún peor.

 

Esta excelente obra, muy bien escrita y estructurada, es a la vez una novela histórica, policiaca, negra y, a veces, de horror o terror. A través de leyendas urbanas, mitología mexicana y personajes y circunstancias reales del México de finales del siglo XIX y principios del XX, nos narra una historia que nos lleva a preguntarnos sobre lo más oscuro del ser humano y del poder. También sobre el más allá y nuestra relación con los muertos. O la de ellos con nosotros, según se mire.

 

Decía que hay leyendas y también personajes reales y es que, por ejemplo, el asesino en serie Francisco Guerrero, alias el Chalequero, existió. Igualmente, por supuesto, el dictador Porfirio Díaz. Hay más, claro, pero os invito a descubrirlos a través de la lectura de la novela.

 

'Carne de ataúd' nos relata, además, el principio o nacimiento de las llamadas notas rojas en América latina, un género de periodismo que se centra en historias violentas, crímenes, accidentes, robos…  y la lucha de los reporteros mexicanos por tratar de evadir la censura en un periodo histórico donde todo estaba vigilado (el Porfiriato). Para muchos expertos, este tipo de periodismo sería como un género de la prensa sensacionalista o amarillista.

 

Como os decía hace un momento, se trata de una novela muy bien estructurada y es que su distribución o disposición me ha parecido meritoria. Esquinca mezcla recortes de periódico, cartas, relatos, diferentes fechas, etc. y lo hace de una forma que parece sencilla cuando no lo es en absoluto. Es, en realidad, una estructura muy compleja y ha tenido que llevarle una minuciosa elaboración tanto de investigación como de posterior escritura. Resulta difícil ordenar y combinar todo sin que el relato global rechine o canse y Esquinca lo ha conseguido.

 

En definitiva, 'Carne de ataúd' es una novela muy buena donde la historia, la política, el crimen, el amor y el más allá crean una historia que atrapa. Es un libro completo, muy bien escrito, con el que disfrutar y aprender, de verdad, muchísimo sobre México y su historia./Verónica García Peña, 'El ladrón de sueños'  es su última novela.



Autor: Verónica García Peña

Suscripción a la Newsletter Enviar