1568

{VIVIR / VIDA EN LA CIUDAD}

Una cámara, cien mil disparos y una exquisita selección

El Museo de La Rioja acoge hasta el 7 de abril la exposición 'Informadores Gráficos'

Son cien mil disparos. Disparos que no matan, disparos que cuentan, y contar es, en definitiva, lo que siempre ha diferenciado al ser humano del resto de los seres vivos. Siempre disfrutamos de una historia bien contada, con sus silencios, acelerones y variadas entonaciones a lo largo de la narración. Emocionar al contar. Fueron cuentos para dormirnos y continuar viviendo en sueños tiempo atrás; son ‘otros cuentos’ en forma de noticas los que nos esperan ahora, cada mañana, impresos sobre el papel periódico o digitalizadas. Son historias cuyo relato estaría incompleto sin uno de esos cien mil disparos. Una cifra que contabiliza las veces que cada uno de los doce fotoperiodistas que forman parte de la Asociación de Informadores Gráficos de La Rioja acciona su cámara cada año. Son reportajes, entrevistas, sucesos, concentraciones, manifestaciones, campañas electorales o ruedas de prensa. Son momentos en los que siempre pasa algo que puede ser retratado. Es el punto de vista; es su punto de vista. El Museo de La Rioja acoge hasta el 7 de abril en su Sala de Exposiciones Temporales la muestra ‘Informadores Gráficos 2018’, un exquisito resumen de 30 imágenes entre un millón de fotografías entre las que elegir.

 

Treinta fotografías impresas en gran formato a las que complementan otras 36, que digitalizadas pueden contemplarse a través de dos monitores. Imágenes que en ocasiones susurran el relato que atesoran y en otras lo gritan para que todo el mundo lo escuche. Imágenes que, por encima de todo, cuentan, y lo hacen desde la belleza de la composición, de los juegos de color, o del talento al controlar la luz y sus sombras. Son las historias que rememora ‘El Jardín de las flores negras’ en la batalla contra la violencia de género; es la ‘Avería’ -eléctrica- en el Monasterio de Valvanera; o el ‘Homenaje a la Unidad de Acción Rural de la Guardia Civil’, en su 40 aniversario. Es el rojo poderoso de los telones y butacas del Bretón envolviendo a su gerente, tras el anuncio de la reforma y ampliación del teatro; la evocación de las tradiciones en fiestas con el vino como protagonistas, o los atletas aficionados borrando kilómetros zancada a zancada hacia la meta en maratones y medias del Camino. Es el relato de un año en vistazos que imantan a las fotografías cuando te detienes frente a ellas. Un selecto anuario en imágenes en el que las autoridades regionales constatan impacientes la inversión japonesa en una empresa riojana; es el viñedo prolongando la tierra rojiza sobre la que se asienta hasta Monte Yerga; o el Parlamento Regional celebrando sus treinta años con el Convento de la Merced. Son las movilizaciones de los Bomberos de Logroño y los pasacalles de las fiestas de Arnedo, porque a veces es preciso demandar mejoras laborales y siempre disfrutar de las fiestas, de la felicidad, la alegría, que recrean, por ejemplo, los pasacalles en Arnedo. Es también la cultura, el retrato del artista concentrado un instante antes de la apertura de la muestra, Concéntrico y la transformación de la ciudad a través del diseño y la imaginación, el cine dialogando con el teatro en ‘Mujeres que no volverán a pasar hambre’ en Actual’ o la feria Sculto en la segunda planta del Mercado de San Blas. Es Rajoy, cuando aún no sospechaba que pronto dejaría de ser presidente, el Ebro desbordándose o el sol del atardecer en complicidad con el fotógrafo para remarcar la fuerza del colorido de la Semana Santa logroñesa. 

Son historias que siempre llevan una firma. Las fotografías que componen al exposición  ‘Informadores Gráficos’ la autoría es de los fotógrafos de AiG, Abel Alonso, Antonio Díaz Uriel, Fernando Díaz, Sergio Espinosa, Ingrid Fernández, José Luis Garrido, Rafael Lafuente, Clara Larrea, Raquel Manzanares, Justo Rodríguez, y Moises Torrealba. El fotoperiodista César Lucas ha ejercido como editor gráfico invitado de las fotografías que componen la muestra. Lucas es uno de los fotógrafos más relevantes de su generación y un gran editor gráfico. ABC, Europa Press, Pueblo y Life acogieron sus primeros trabajos en los años 60. Posteriormente, creó su propia agencia y trabajó para los estudios de la Metro y la Fox en sus grandes producciones en España. Fue jefe de fotografía en el equipo fundacional de El País, director de la revista Photo y, desde 1978, fue el director de fotografía del Grupo Zeta donde ha trabajado hasta su jubilación, siendo el autor de las portadas más afamadas de Interviú. En la exposición pueden contemplarse doce de sus fotografías. 

‘Informadores Gráficos’ es una exquisita selección de entre cien mil disparos. “No hay guerras, ni imágenes de pobreza”, parecía echar de menos una señora mientras recorría la exposición. “Mejor, no”, le respondía la amiga que le acompañaba. Ir, ver y contar lo que sucede. Sólo y nada menos, porque a veces la noticia es que llueve. /Javi Muro

Suscripción a la Newsletter Enviar