1753

{VIVIR / VIDA EN LA CIUDAD}

El alma del vino es el brío del hombre

Humanizar el vino

Parece que hoy en día todos somos licenciados en 'Pendantería Enológica'. Todo lo que gira en torno a la esfera del vino se está volviendo elitista y redundante. Hemos pasado del "ponme un chato de vino" a tratar de desnaturalizarlo usando todo tipo de calificaciones y expresiones que parecen sacadas de la lengua vernácula. Enoturismo, Wine Hotel & Spa, Vinoterapia, Arquitectura vinícola modernista... a todos se nos llena la boca hablando de vino. Pero si analizamos los términos y los sujetos sobre los que versa este rito, todo se acaba mermando en algo meramente superfluo: al lujo enmascarado en racimo de uva. Por esa razón, esta serie de fotografías pretenden homenajear la otra cara; la que parece ciega ante el esnobista marketing que sólo nos vende una botella de diseño y unas uvas que parecen haber sido recolectadas con guantes de cachemire en viñedos con paisajes idílicos. Estas imágenes pretenden otorgar el peso que les corresponde a los miles de vendimiadores que cada otoño cruzan fronteras geográficas, políticas e incluso raciales para estar de sol a sol trabajando en los viñedos. El vino no viene en una cigüeña desde Burdeos, el vino se origina en ellos./Fotografías y texto: Paula Gil Ocón

 

Reportaje gráfico/galería de imágenes

Suscripción a la Newsletter Enviar