1551

{VIVIR / VIDA EN LA CIUDAD}

'Trump ha creado una gran división racial en Estados Unidos y ya se percibe en las escuelas'

Margarita Machado es doctora de la Universidad de San Antonio, Texas

“Donald Trump ha creado una división racial muy grande en Estados Unidos. El país está muy dividido actualmente. A mí me preocupa mucho esta situación, tanto personalmente como desde el punto de vista de educadora e investigadora, porque no sé cuál va a ser la situación en la que nos encontraremos dentro de cuatro años”. Margarita Machado es doctora en la Universidad de San Antonio, en el Estado de Texas, y ahora, cuando apenas ha transcurrido una semana del triunfo del magnate en las elecciones norteamericanas, ha cruzado el charco para participar en las Jornadas ‘Retos y desafío de la Educación en el siglo XXI’, que organiza la Universidad de La Rioja.


Sergio Andrés, sociólogo y profesor de la UR, realiza la labor de anfitrión y devuelve así la atención prestada durante su estancia hace unos meses en San Antonio. “Las jornadas –describe- ofrecen una extraordianaria oportunidad para reflexionar sobre la educación, especialmente en lo que respecta a los colectivos que se encuentran en una situación de mayor vulnerabilidad y sobre cómo se acercan al ámbito educativo”. En ese sentido, Andrés recuerda que es un lujo contar con la presencia de Margartia Machado, “una de las más reputadas especialistas en el ámbito educativo del Estado de Texas”.


Y es que, más allá de su brillante trabajo académico, Machado trabaja también desde el activismo en lo que concierne a las escuelas donde acuden los colectivos más desfavorecidos de San Antonio. “La sociedad de Texas –detalla- es muy diversa, especialmente en San Antonio. Es una sociedad multicultural, con una gran presencia de la comunidad latina. Estas características afectan también a los procesos de integración en la escuela, en la Educación y, posteriormente, en la sociedad”.


Al comparar el sistema educativo estadounidense y el español pueden surgir similitudes a la hora de abordar la integración de los alumnos inmigrantes, pero Machado apunta grandes diferencias. “El trabajo que estamos haciendo en San Antonio respecto a inmigrantes y refugiados en los Estados Unidos nos ofrece algunas respuestas. Por ejemplo, con una mirada al sistema dotacional comprobamos como el sistema ayuda y al mismo tiempo no ayuda a estas comunidades que recibimos”.


La doctora de la Universidad de San Antonio teme que la victoria de Donald Trump cambié mucho –y no a mejor- la manera en que se hacen las cosas en materia de Educación en Estados Unidos. “Trump ha utilizado una retórica muy violenta durante su campaña electoral. Creo que ha abierto una herida que estaba ahí latente desde siempre, una herida racial que ahora se ha vuelto a abrir y que está sangrando. Es uno de los problemas más grandes que vamos a tener y ya comenzamos a verlo en las escuelas”.


Machado recuerda que durante la campaña Donald Trump atacó insistentemente a las comunidades de inmigrantes y refugiados y “eso ha provocado un gran aumento del trato discriminatorio en las escuelas”. No podemos olvidar que aunque las escuelas en Estados Unidos son públicas el sistema de financiación es diferente al español. “Las escuelas son financiadas por medio de unos impuestos que se pagan por la vivienda. Entonces, si en un área la vivienda vale 20.000 dólares un porcentaje va destinado a las escuelas; pero hay otras zonas donde las viviendas son más opulentas y el precio puede ser, por ejemplo, de 300.000 dólares, y de igual manera un porcentaje en impuestos va a los colegios. Nos encontramos con que existe mucha diversidad entre cómo se financian unos colegios y otros. Unos reciben mucho dinero, simplemente porque las casas de la zona son más caras, y otras escuelas no reciben tanto. Es cierto que el Gobierno concede un subsidio pero aun así no hay equidad en el financiamiento de las escuelas”.  La doctora estadounidense reconoce que ha habido algunos movimientos para tratar de cambiar el sistema, “pero existe mucha resistencia a realizar modificación que planteen una mayorequidad”.


Margarita Machado apunta que la desigualdad es uno de los grandes problemas de la Educación en los Estados Unidos. “No sé qué piensa hacer Donald Trump al respecto –apunta- pero todo apunta a que no va a cambiar mucho”.


En España, en los últimos meses, el acoso escolar ha sido noticia por diferentes casos conocidos. ¿Es también un problema en los Estados Unidos? Trasladamos la pregunta a Machado y no duda. “Absolutamente. El acoso escolar en términos es uno de los problemas más grandes que tenemos en los Estados Unidos. Ahora, después de las elecciones se ha puesto la cosa mucho peor. Es algo que nos está afectando de una manera muy fuerte a nosotros. Hay programas en marcha para tratar de prevenir el acoso pero en realidad sigue siendo uno de los problemas más grandes que sufrimos”.


La profesora de la Universidad texana resalta que también la tecnología es un grave problema en el sistema educativo norteamericano. Habla de nuevo de desigualdad. “La tecnología es  -explica- una necesidad global. Ahora lo que tenemos es una generación de estudiantes que no tienen acceso a esa tecnología. Existe un enorme desequilibrio entre comunidades que no tienen acceso a la tecnología y comunidades demasiadas tecnológicas. Hay que tratar de paliar este problema. La desigualdad en la educación es uno de los retos más importantes a los que se enfrenta Estados Unidos. El desequilibrio de financiación que reciben las escuelas implica que falta muchísimo en términos de tecnología en unas y otras, en cambio, tienen demasiada”.


Reitera Machado que “la gente piensa en Estados Unidos como un país muy avanzado tecnológicamente y lo es, pero aún asistimos a grandes términos de desigualdad en lo que respecta a quien tiene acceso a la tecnología”.


Al escuchar a Margarita Machado quizá resulte aún menos incompresible la victoria de Donald Trump en las elecciones a la Casa Blanca. Visto desde aquí, hemos comprobado como múltiples periodistas, tertulianos y politólogos varios nos daban la clave y los porqués tras mirar su oráculo –que una semana y dos días antes les aseguraba la victoria de Clinton- y sin haber puesto un pie nunca en Estados Unidos. Aprovechando la presencia de la doctora de la Universidad de San Antonio hacemos la pregunta del millón. ¿Qué ha pasado? ¿Por qué ha ganado Trump? ¿Cómo se ha visto allí? “Uff, la respuesta a la pregunta no es sencilla –suspira Machado-. Han sido diferentes causas. Por un lado, tenemos un sistema electoral muy antiguo que data del siglo XIX por el que cada Estado recibe una cantidad X de votos; California tiene 53, por ejemplo, y otros tiene dos o tres, una asignación en función de las personas que residen en cada Estado. Este sistema es uno de los más antiguos que existe, pero incluso los 53 votos que se le asignan a California no son suficientes, no son representativos, hay millones de personas viviendo en California.


Recuerda Machado que el voto electoral es en definitiva, al final del día, el que cuenta. “Hillary Clinton ganó el voto popular, pero el voto electoral lo ganó Trump. Es un problema porque la diferencia entre Clinton y Trump fue de 238.000 votos. Es un sistema muy anticuado. Lo bueno es que lo hemos mantenido durante muchos años y al menos no hemos tenido dictaduras. Es un sistema que se respeta”.


Más allá de lo injusto del sistema electoral debieron darse otras circunstancias para la victoria de Trump. “Sí, por un lado, Donald Trump dio voz durante la campaña a las personas que llevaban en silencio desde hace muchos años. Ha dado voz a la comunidad blanca de las zonas rurales haciéndoles llegar el mensaje de ‘vamos a hacer América grande otra vez’. Ese mensaje para mucha gente fue como regresar a los años sesenta, cuando los blancos eran los que estaban en el poder. Había mucho miedo, y los votos así lo han revelado, por parte de la comunidad blanca hacia la diversidad, hacia el crecimiento de otras comunidades en Estados Unidos, especialmente hacia los latinos. Donald Trump ha dado la oportunidad a una parte de esa población que se sintió reprimida, les dio voz y ha reabierto una herida que llevaba ahí latente desde hace muchos, muchos años. Ahora, tenemos un problema racial muy grande en los Estados Unidos porque para mucha gente hacer América grande otra vez es regresar al racismo que teníamos antes. Eso es lo que ha pasado, muchas personas que no habían votado en mucho tiempo fueron a votar ahora”.


Por otro lado, Margarita Machado apunta a promesas realizadas por Trump durante la campaña que llevado a otras personas a votarle. “Dijo en campaña que va a cerrar el sistema de Salud Obamacare. Este sistema aunque es un logro porque las personas que no tenían seguro médico lo debían tener y ahora lo tienen –por ejemplo para enfermos crónicos resultaba muy caro acceder a un seguro-, al mismo tiempo, para la mayoría de la gente, que es clase media, el Obamacare ha resultado muy caro.  Así que ha habido personas que quizá no han seguido la retórica del odio para votar a Trump, pero están pensando en sus bolsillos y no en la mayoría social. No han pensado en la mejora social global, sino individualmente”.


La percepción social que apunta Machado de los Estados Unidos tras la campaña electoral es de fractura. “Ha creado una división racial muy grande. El país está muy dividido actualmente. A mí me preocupa mucho esta situación personalmente, como educadora e investigadora, porque no sé cuál va a ser la situación en cuatro años. Creo que es una preocupación que afecta a mucha gente. Ahora no podemos saber que va a pasar”.


No olvida en su análisis la profesora de la Universidad de San Antonio al propio Partido Demócrata. “A la campaña de Trump hay que añadir además que  Hillary Clinton, la familia Clinton, ha sido vista como parte del establishment. Para muchas personas votar a Hillary era como votar a Bill. Probablemente mucha gente ha votado a Trump o no ha votado para decirle no a la institución que representan los Clinton”. Añade, Machado que “al final, lo que afectó mucho es lo que sucedió con el informe del FBI presentado a falta de unos días para las elecciones, algo que nunca se había visto nunca, sobre los correos del marido de la asistente de Hillary Clinton. Es algo que influyó, aunque luego dijeran que no había nada ilegal”.


En una última reflexión, Margarita Machado se toma su tiempo. “No creo que haya percepción en el Partido Demócrata de haberse equivocado con la candidata. No puedo hablar por ellos, claro. Hillary Clinton era una persona con gran experiencia y preparada para el trabajo. Quizá no se esperaban que se utilizara la carrera de Bill para atacar a Hillary”./Javi Muro
     

Suscripción a la Newsletter Enviar