2876

{VIVIR / VIDA EN LA CIUDAD}

'La UE impone normas sobre la caducidad de los yogures pero es incapaz de resolver el tema de los refugiados'

El Padre Ángel recibió el galardón Justicia y Solidaridad del Foro Sáez Porres

En su parroquia el cepillo está abierto y de el cuelga un letrero que reza: "Da lo que puedas, coge lo que necesites". El Padre Ángel llega a Logroño recién aterrizado en España tras visitar la isla griego de Lesbos, Macedonia y Serbia, donde ha observado in situ la situación en la que se encuentran miles de refugiados que huyen de la guerra de Siria, de Afganistan o Irak. En la capital riojana, recibió el Premio Justicia y Solidaridad, que en su XV Edición concede el Foro Francisco Sáez Porres. Los miembros del jurado destacan la trayectoria intachable del Padre Ángel y la labor social que desarrolla en su parroquia.


De entrada, el Padre Ángel quiere mandar un mensaje de optimismo y asegura que “un mundo mejor es posible”, al tiempo que recurre a las palabras del Papa Francisco para calificar lo que está sucediendo con los refugiados de “vergüenza y escándalo. Tras verlo in situ, uno se siente más encogido y entristecido aún”. Recuerda que ha mantenido reuniones con diferentes partidos políticos y todos le transmiten que no ven solución. “Ellos mismo apuntan a los medios de comunicación como los que más pueden hacer. Es triste, les elegimos y pagamos para resuelvan los problemas y después tienen que ser otros quienes hagan su trabajo”.


De su estancia en Lesbos extrae la conclusión de que la situación con los refugiados va a ir a peor. “Tratan de poner todas las barreras posibles para que no entren. No puedes creer que en una distancia de 9 kilómetros que separa Turquía de Grecia hayan muerto mil personas… en los días que estuve allí murieron sesenta personas, treinta eran niños”. Apunta en su análisis ineficacia, desinterés y miradas hacia otro lado. “Algunas de estas muertes se evitan con la presencia de un helicóptero de vigilancia. Son los traficantes los que las pinchan las embarcaciones para que se hundan, vigilando puede darse aviso al detectar un hundimiento”. No se hace.


En aquellos días de la semana pasada, el Padre Ángel visitó dos cementerios donde ya no se podían enterrar más cadáveres. “Nos llevaron entonces –describe- a una finca aislada donde estaban enterrados cientos de personas con una placa de ‘desconocido’… ¿cómo es posible que esto siga pasando en el siglo XXI? ¿Cómo es posible que se contabilicen 10.000 niños desparecidos después de llegar a Europa y nadie sepa nada?"


SPOONFUL.-¿Qué sensación le produce ver cómo cuando un país como Gran Bretaña plantea un problema la Unión Europea lo resuelve en dos días –haciendo concesiones- y cuando se produce un problema en Grecia, bastante más grave y serio como es el de los refugiados, llevamos ocho meses de reunión en reunión sin que la UE sea capaz de tomar decisión alguna y menos aún una solución? ¿Dependiendo de lo poderoso que es el país que tiene el problema se toman decisiones o no?

Sí, no hay duda. El día anterior a mi estancia en Lesbos se reunía la Comisión Europea en Bruselas para tratar el tema de Gran Bretaña y el tema de los refugiados… A Gran Bretaña le dedicaron casi todo el tiempo y a los refugiados tan sólo unos minutos y para decir de nuevo que en marzo se reunirán de nuevo. Esto es lo que son, pero es que ellos mismos lo saben. Rajoy, el ministro de Exteriores o el propio Cameron dijeron: “Europa será el paraíso de los refugiados, no quedará un solo refugiado al que no atendamos”. Está grabado. Creo que a ellos mismos les da vergüenza lo que están haciendo.


S.- Mucha gente tiene la sensación de que esos valores que dieron origen a la Unión Europea que nos enseñaron en el colegio y en la universidad, de repente se han volatilizado…

No sé con que cara la Unión Europea puede presentarse a hablar de si los yogures tiene una caducidad de siete u ocho días y poner normas de obligado cumplimiento al respecto, o si las salas de prensa tienen que tener capacidad para ciento cuarenta periodistas, o cosas de ese tipo y de lo que es importante, cuando se trata de resolver la vida de personas, son incapaces. Parece mentira esto que cuento, pero es así. Resuelven las normas para los yogures, pero no resuelven la situación de refugiados.


S.- También llama la atención que durante la crisis económica, aquí en España y en otros países, y también con la crisis de los refugiados, sean personas a título individual, familias, ONG y colectivos, los ponen remedio a las situaciones de dificultad que atraviesa la gente…

Uno se pregunta por qué no están los Gobiernos ahí, actuando ante esos problemas. En la Guerra de Irak los Gobiernos sí estaban ahí. Ciento cuarenta países se unieron para ir a la Guerra de Irak. ¿Fueron a Irak sólo por el petróleo?… Hay un problema grave con los refugiados.



S.- Desde el día a día en los Comedores Sociales, usted tiene una perspectiva privilegiada sobre la evolución de crisis. ¿Ha pasado ya?

La situación ha mejorado para una capa de la sociedad. Las personas que no tenían casa, que no tenían luz, que no tenían calefacción, que no tenía para comer, siguen estando igual. Los que siguen sin encontrar trabajo continúan en situación de dificultad. Hay que animar a la gente a salir de la crisis, nos hemos desanimado demasiado y hace falta un poco de optimismo, de decir “vamos a salir de la crisis”. Hubo un tiempo que pensamos que de la crisis nos tenían que sacar los políticos y hemos comprobado que de eso nada, tenemos que salir por nosotros mismos. Estamos saliendo de la crisis por nosotros mismos, por la lucha individual, por el apoyo entre la gente. No digo que los políticos no quieran salir de la crisis, digo que unos aciertan y otros no aciertan.


S.- … eso es presión sobre el posible nuevo Gobierno…

Estoy convencido de que el nuevo Gobierno se constituya ahora o dentro de unos meses tiene que tener como prioridad salir de la crisis; tiene que centrarse en crear puestos de trabajo.
S.- Habla de personas que se encuentran aún en serias dificultades, ¿ha constatado al hablar con ellos si tienen la sensación de haber sido abandonados?

Sí, pero no se les reconoce el haber sido abandonados. Al contrario, se trata de encerrarlos en algún sitio para que no se les vea.


S.- En una entrevista anterior dijo algo así como ‘Los ricos deberían compartir porque si no se van a enterar’… aviso, amenaza…

… es un aviso; amenaza Hacienda… los ricos deben pagar sus impuestos…. En esta sociedad tenemos que compartir y tengo que reconocer que los que más dan siguen siendo los que menos tienen, pero también es cierto que, últimamente, los que tienen mucho comienzan a dar. En pleno siglo XXI no es posible que unos sigan comiendo y otros apurando las migajas debajo de la mesa. Hay que compartir, pero yo no quiero que se acaben los ricos, lo que quiero es que se acaben los pobres.


S.- ¿Cuál cree que es el mayor problema que tiene la sociedad actual? Justicia, solidaridad, desigualdad…

La burocracia… Me habían dicho que los grandes enemigos eran el mundo demonio y la carne. He comprobado que la carne no es porque gracias a la carne nacemos; el mundo tampoco, que haríamos sino hubiera mundo, y al demonio no lo he visto demasiadas veces… el enemigo del hombre es la burocracia.
S.- Financiar los comedores sociales no serán tarea fácil, ¿qué se siente la infinidad de casos de corrupción que hay en este país y los millones de euros que se embolsan los corruptos?

Me fijo más en la gente que viene a los comedores y trae dos kilos de arroz. Lo otro son excepciones. La gente en España no es corrupta, no es esa porquería, hay más gente buena que menos buena. Pero claro, doscientos tíos malos a treinta millones de euros cada uno es mucho… A mí eso no me desanima…


S.- Y cuando se está trabajando a las tantas de mañana, atendiendo a gente en situación de dificultad, ¿qué es más fácil creer en Dios, en el demonios, o en la inutilidad de los políticos?

Uno no puede decir que no cree en el demonio, pero a mí como no me cuesta mucho creer no tengo problema. Hay que creer en Dios y en los hombres. A algunos creen sólo en los hombres y les va bien; todos somos hijos de Dios los que creen y los que no. A Dios le puedes querer menos, pero a los hombres hay que quererles como son y no como quiera uno que fueran.


S.- Siempre se lo preguntan, así que no me resisto, ¿de izquierdas o de derechas?
Quisiera ser de izquierdas porque ya desde pequeño creíamos que la izquierda estaba más con los pobres que los ricos, pero el patrimonio de hacer el bien no es de izquierdas ni de derechas, se lo han querido apropiar unos y otros. El patrimonio de hacer el bien es de la buena gente.


S.- ¿Hoy en día, es más relevante la perspectiva arriba/abajo que izquierda/derecha?

Sí, pero parece que no tenemos lenguaje y que hay que seguir diciendo que somos de izquierdas o derechas. Ya hace tiempo que no todo es derecha e izquierda… y los de centro pueden ser tan malos o buenos como los de derechas o izquierdas. ¿Qué sóy, de derechas o de izquierdas?... pues la verdad, no lo sé…


Suscripción a la Newsletter Enviar