1840

{VIVIR / VIDA EN LA CIUDAD}

'Creo que tenemos que ser más ambiciosos a la hora de planificar Logroño, no ser conformistas'

Rocío Fernández es concejala del grupo municipal de Ciudadanos

Rocío Fernández (Logroño, 1980) es concejala en el Ayuntamiento de Logroño. Desde el grupo municipal de Ciudadanos ha cumplido un año en su primera Legislatura en el Corporación logroñesa. "Hubiera sido mejor -resalta- haber estado en el Gobierno, pero también desde la oposición se puede contribuir a mejorar la ciudad". Ingeniera Agrícola (UR) y Máster de Paisajismo en la Universidad de Milán, trabajó durante cinco años en el estudio de arquitectura del paisaje Anja Werner, dedicándose al diseño y ejecución de jardines en diferentes ciudades italianas. También ejerció de intérprete y traductora de español en el Tribunal de Brescia. Regresó a Logroño y desde 2015 es funcionaria del Ayuntamiento de Logroño como inegeriera técnico. Rocío considera que en Logroño "queda mucho por mejorar, empezando por la modernización de los propios servicios del Ayuntamiento". Usuaria habitual de la bicicleta en su desplazamientos por la ciudad entiende que "si queremos desincentivar el uso del coche debemos disponer de un mejor servicio de transporte urbano y una mejor red de carriles bici"./Javi Muro


SPOONFUL.- ¿Cómo valoras el primer año como concejala del Ayuntamiento de Logroño? ¿Era cómo esperabas?

Me siento muy agradecida por poder vivir esta experiencia. De momento este año ha sido intenso, está siendo muy bonito poder colaborar y trabajar en todos los temas que afectan en el día a día de las personas que viven en nuestra ciudad. Intento esforzarme lo máximo posible. Lógicamente, hubiera sido mejor haber estando en el Gobierno y no en la oposición, pero también desde esta 'parte del tablero' se puede contribuir a mejorar la ciudad. Eso sí, es cierto que a veces es bastante triste que nuestra política siga siendo de 'equipos', sin querer ver lo bueno de los demás ni aún cuando presentamos buenas ideas para la ciudad, que incluso encajan en las 'lineas' de acción del equipo de Gobierno. Aun así, votan en contra. Quizá yo tenga un perfil más técnico que político y estas cosas aun me cueste aceptarlas, pero es una pena que no terminemos de madurar en la política, sobre todo a nivel local, donde discutimos sobre cosas muy prácticas y tangibles, y sería muy fácil poder llegar a acuerdos y trabajar conjuntamente. 

 

S.- Y desde esa posición de concejala, ¿cómo ves la ciudad, cómo ves Logroño?

Logroño siempre la veo como una ciudad maravillosa, desde la posición de ciudadana y ahora también como concejala.  Veo que somos una ciudad con mucho potencial, somos una ciudad de tamaño medio, tranquila, donde gozamos de una buena calidad de vida, y seguridad en nuestro día a día, pero que a su vez tenemos el riesgo de permanecer estancados en esa comodidad, debemos esforzarnos todos por mejorar la calidad de vida con vistas también al futuro de nuestros hijos e hijas.

 

Vivimos mucho del turismo y es un sector en el que Logroño debe esforzarse más. Estamos dejando escapar los turistas a otras ciudades cercanas y debemos sacar pecho de nuestro patrimonio, para  beneficio y disfrute de las personas que vivimos aquí y también para los que nos visitan. Me encantaría encontrar a un turista por la calle que me pregunte por un museo, por ejemplo, por el CCR, por una exposición, o por cómo dar un paseo junto al río Ebro.Tenemos un gran potencial cultural pero hay que trabajar para sacarlo adelante, para mostrarlo y que todos los disfrutemos, logroñeses y visitantes.

 

Debemos conseguir atraer inversores, favorecer a emprendedores en la puesta en marcha de sus ideas, de nuevos servicios. Debemos favorecer que jóvenes vean en nuestra ciudad una oportunidad para emprender, que sea un lugar dónde se puedan establecer y donde crear una familia. Logroño es una ciudad estupenda para las familias. Dedemos mimar la ciudad y concienciar en que todos la respetemos.

 

S.- ¿Hay mucho que mejorar? ¿Cuál es tu percepción?

Sí hay mucho que mejorar, comenzando de puertas adentro en el propio funcionamiento del Ayuntamiento. Creo que es básico modernizar los servicios. Durante estos meses de confinamiento hemos visto la importancia de la tecnología, como a través de un teléfono hemos podido recibir cariño y entrar en las casas de las personas que queríamos abrazar y no podíamos. La tecnología ha sido el canal mediante el cual hemos accedido a muchos servicios. En ese sentido, también la Administración Municipal debe conseguir llegar a todos.

 

Fuera de la Casa Consistorial, creo que tenemos que mejorar la tolerancia. Debemos aprender a empatizar más con el prójimo, con cada uno de nuestros vecinos, con nuestros comerciantes, con los niños que viven la ciudad: Empatizar y ponerse en el lugar del otro nos ayuda a entendernos y a respetarnos más. 

 

Creo que tenemos que ser ambiciosos con nuestra ciudad, no debemos ser conformistas, Logroño es una ciudad turística, que sobre todo se apoya en la gastronomía y en el nombre de nuestro vino, pero tenemos que poner en valor nuestro Casco Antiguo, necesitamos hacer gala de nuestras iglesias, mejorar los museos, dejar que el río Ebro nos abrace. No necesitamos obras faraónicas -desgraciadamente nos queda todavía mucho por pagar-, mejorar la ciudad y ser ambiciosos pero sin obras millonarias que nos hipotequen el futuro. ¿Cuántos turistas llegan a Logroño gracias a la nueva estación de tren y autobus? ¿Cuántos turistas llegan a Logroño buscando visitar la moderna estación de tren? No digo más...

 

Creo que está claro que debemos cuidar nuestro patrimonio y no consentir la degradación del Casco Antiguo, debemos mimar las calles, los propios edificios y las personas.

 

También me gustaría generar un cambio en el modelo de ocio, cada domingo por la mañana nos despertamos con el parque del Ebro u otras zonas llenas de restos de botellón. Creo que hay que esforzarnos en ofrecer a los jóvenes una alternativa,  creo que debemos planificar una oferta cultural atractiva, y crear espacios para los adolescentes donde puedan sentirse libres; libres de crear su música, su arte, sus amistades, sus risas, libres para poder elegir otras tardes y otras noches alternativas al botellón.

 

S.- ¿Desde el punto de vista del urbanismo, qué propondrías a corto/medio plazo?

Me parece imprescindible que todos los barrios tengan acceso a servicios. Tener en el barrio un colegio, un centro médico, disponer de zonas de recreo para los niños y zonas de descanso para todos. Me encantaría un Logroño más verde, donde los árboles no molestaran; me encantaría ver avenidas donde las copas de los árboles se tocaran.

 

Y es esencial disponer de buenas conexiones. Si queremos desincentivar el uso del coche debemos disponer de un sistema de transporte urbano mejor, con más frecuencias y estudiar nuevas lineas. Si queremos aumentar el número de personas que utilizan la bicicleta debemos poner a disposición una red de carriles bici extenso para que las personas se sientan seguras.

 

Fundamental y urgente en Logroño es recuperar el Casco Antiguo, apostar de verdad en su regeneración, invertir en vivienda pública y favorecer la creación de nuevos negocios. ¿Qué va a pasar con el Mercado de San Blas? Tenemos una joya de la arquitectura y de la tradición de la ciudad y estamos dejando que se apague lentamente. Hay mucho por hacer en el Casco Antiguo y es urgente.

 

S.- … ¿y a largo plazo?

Pues creo que ya he puesto mucha tarea... 

S.- Vivimos un tiempo en el que parece urgente la redimensión del espacio público. Parece que ha hecho falta sufrir una pandemia para que el mantra, una y mi ves utilizado en las campañas electorales, de ‘la ciudad para los peatones’ se transforme en algunas actuaciones. 

La ciudad tiene que ser compartida, no creo que debe ser únicamente para los peatones, sino para todos. Las personas nos movemos de muy diferentes maneras, un día andando, otro en bici u otro, como usuarios del transporte público. Debemos favorecer al máximo los desplazamientos andando en nuestro entorno más cercano al domicilio, pero no siempre los desplazamientos podemos realizarlos como peatones, por eso decía antes que es preciso ponerse en el lugar del otro. No quiero decir que no haya que dar espacio al peatón, sino que debemos aprender a ser más tolerantes y respetuosos en general. Me parece positivo que se quieran crear espacios favorables para los peatones, seguros para los niños y cómodos para los ancianos. 

 

S.- ¿Hasta que punto las actuaciones realizadas para ganar espacio a los peatones son provisionales? 

Eso se lo tienes que preguntar al equipo de Gobierno, de momento lo que ellos nos han trasladado es que estas actuaciones son provisionales, pero no se sabe su duración, por lo que pueden ser provisionales definitivas. La actuación en sí no es lo definitivo, sino el concepto y la funcionalidad, se ha ganado espacio para el peatón con una baja inversión... Ahora habrá que ver si funciona, si las personas nos adaptamos y resulta ventajoso para la mayoría, de ser así entiendo que se plantee realizar la obra necesaria y en ese caso la inversión será mayor.

 

S.- Por cierto, ¿se ha ganado espacio para los peatones o para las terrazas de las cafeterías? 

Estamos viendo como muchas terrazas han bajado a la zona de aparcamiento y esto me parece un acierto, porque solo así las aceras están libres para transitar. 

 

S.- ¿Es excesiva la mercantilización del espacio urbano?

En el espacio urbano la única actividad lucrativa es la de las terrazas de hostelería, esa es la mercantilización que hay porque luego tenemos otras pocas cosas, tenemos pocos mercados en calles o plazas, solo en fiestas u ocasiones excepcionales pero lo que domina el espacio público son los coches y las terrazas de los bares. Desde luego, sale más rentable cincuenta metros cuadrados de terraza que no buscar un local más grande...

 

S.- En los últimos días hemos conocido que en el último mes se multiplicado exponencialmente la venta de bicicletas. Logroño es una ciudad llana, pero el uso de la bicicleta continúa siendo minoritario. ¿Cuál es la causa?

Logroño es una ciudad ideal para moverse en bicicleta pero hace falta una cultura, hace falta crear conciencia y respeto, la calle es de todos y debemos aprender a usarla con respeto.

 

Poco a poco,cada vez vemos más bicicletas y se generaliza el uso pero tiene un cierto 'estigma social'. En otras ciudades de Europa ves a personas con traje y corbata moverse en bicicleta, sin embargo aquí todavía parece que quien se mueve en bicicleta es porque no tiene la posibilidad de hacerlo de otro modo, y no es así. Hay que hacer entender que quien se mueve en bicicleta también hace un gesto generoso hacia los demás porque favorece una ciudad más amable, con menos contaminación ambiental, con menos ruido, e incluso es favorable para quien se mueve en coche, ya que hay un coche menos en el tráfico de la ciudad. 

 

S.- ¿Utilizamos los logroñeses el coche más como una cuestión social que por necesidad?

Hay de todo lógicamente, creo que quizá es más por una cuestión de comodidad, pensamos que la bicicleta es incómoda, que nos cuesta más llegar, que total ya que estoy en el garaje cojo el coche y no la bici. Es cuestión de cambiar de hábitos, y también es una cuestión fundamental de seguridad, hay mucha gente que tiene miedo de los coches y de los autobuses. Yo uso la bicicleta a diario y veo las dobles filas, los atascos y el poco respeto por la bici desincentivan su uso.

 

S.- En todo caso, la red de carriles bici de la ciudad es un tanto deficiente y eso sin entrar en tramos absurdos como el que discurre por la calle Víctor Pradera, sin conexión por el norte ni por el sur. ¿Qué necesita la ciudad en este sentido?

Lo deseable sería no necesitar carriles bici, tener calzadas donde ciclistas y vehículos a motor convivieran de manera armónica, porque eso permitiría disponer de más espacio para los peatones. Pero estamos lejos de eso, en Logroño necesitamos carriles bici que protejan al ciclista, que inviten a nuevos usuarios de la bicicleta a disfrutar de su uso de una manera segura; neceistamos una red de itinerarios ciclistas segura que ayude a conquistar espacio en la ciudad, siempre, no me canso de decirlo, desde el respeto y la tolerancia. Luego quizá llegue el momento de no necesitar los carriles bici pero estamos todavía lejos de alcanzarlo.

 

También necesitamos mejorar la red de préstamos de bicicletas, los aparcamientos de bicicletas, y educar y concienciar. La educación es la base de todo, insistir en la concienciación de las personas que habitan la ciudad y confiar en la educación de nuestros hijos e hijas como una apuesta de futuro.

S.- La idea del uso de la bicicleta está relacionada con la peatonalización de calles en el centro de la ciudad. ¿Tan complicado es afrontar la peatonalización de calles? ¿No es algo positivo para todos los integrantes de esas calles?

Es complicado que todos los agentes, todos los sectores, estén de acuerdo. Por eso es fundamental el diálogo, hay que escuchar, hay que debatir y estudiar soluciones y posibilidades; hay que tomar decisiones de manera conjunta, con comerciantes, vecinos, y asociaciones. La participación es un camino más largo pero no tengo duda de que es lo que se debe hacer para construir ciudad de manera sólida, las imposiciones no son buenas. Cuando se participa en un proceso se interioriza, se construye, se crea en comunidad y lo que se decide finalmente se respeta más porque es fruto del propio trabajo. 

 

En el caso de las peatonalizaciones, hay que tener en cuenta que es una actuación que cambia fuertemente el carácter de la calle, cambia la realidad de la misma, el tipo de comercio, el tránsito, la movilidad. Son muchas cosas que cambian y por eso es preciso hacerlo junto con las personas que viven y que tienen sus negocios en estas calles y que en estos momentos están afrontando momentos muy duros. Hay que dialogar y consensuar. 

 

S.- La bicicleta, las peatonalizaciones, las actuaciones para ganar espacio para los peatones, parecen directamente relacionadas con el transporte público, ¿no?

Claro todo ello está relacionado con la movilidad en nuestra ciudad. Logroño además es una ciudad compacta y el espacio público que tenemos a disposición en ciertas zonas es escaso, hay que repartirlo y es complicado. 

 

Bajo mi punto de vista, en Logroño disponemos de un buen transporte público, mejorable por supuesto. Tenemos que perseguir que aumente su uso y que mejore el servicio, es más fácil si ambas cosas van unidas, la una retroalimenta a la otra. Lógicamente, sería muy necesario mejorar las lineas que den servicio a los barrios más alejados del centro para que desde allí las personas pudieran desplazarse al centro cómodamente y elegir el autobús en vez del vehículo particular. Cada uno de nosotros, según las alternativas que tenemos, elegimos lo más cómodo, es lógico. 

 

S.- ... y el transporte público parece relacionado con los aparcamientos disuasorios, un concepto del que lleva hablándose en el Ayuntamiento desde hace más de 15 años, casi tantos como de la revisión del Plan General. ¿Crees que estos aparcamientos son una opción?

Más que una opción son una estrategia, una herramientas que debemos poner en marcha, pero no de manera individual, sino dentro de un plan de movilidad. Estudiando quien entra en coche desde otros municipios, quien se desplaza de barrio a barrio y por qué motivos porque hay desplazamientos muy diversos. No es lo mismo ir solo que con los hijos, no es lo mismo tener que llegar a un determinado horario que venir al centro para dar un paseo o ir de comprar, las necesidades son diferentes y es preciso un análisis que permita dar una buena respuesta. Debemos facilitar que las personas puedan llegar al centro de manera cómoda, posibilitar llegar a los comercios, restaurantes, bibliotecas o, simplemente, dar un paseo. También tenemos que activar los aparcamientos subterráneos que existen en Logroño, favorecer un acuerdo para su uso, y que las personas decidan, si aparcar en una zona periférica de la ciudad y llegar al centro en bus o en bici o aparcar allí dónde se pueda, o desplazarse andando. Pero es preciso estudiarlo bien para que los diferentes medios de desplazamiento puedan coexistir de manera equilibrada.

S.- Y hablando de la revisión del Plan General, ¿Cuál es tu percepción?

Yo suelo preguntar de manera recurrente sobre la situación, pero la verdad es que no nos dicen mucho. Tenemos un documento de Avance del Plan General muy interesante, que plantea unos objetivos en linea con el desarrollo sostenible, las infraestructuras de la ciudad, movilidad, cohesión social, y medio ambiente. Es un documento previo que nos marca unas lineas estratégicas muy interesantes. Fue un documento aprobado por unanimidad de la anterior Corporación y a mí personalmente me gustaría seguir la visión que en este documento se plantea. Ha pasado un año y aun no hay nada y es un documento imprescindible para el desarrollo de la ciudad, una pena. 

 

S.- ¿Es la revisión del Plan General una oportunidad para hacer al peatón protagonista de la ciudad?

Lo comentaba antes, no veo al peatón como único protagonista, sino al ciudadano, a las personas, a los niños, a los comerciantes, a los turistas... La revisión del Plan General es una oportunidad para buscar el equilibrio de usos, de definir el crecimiento de la ciudad, de sostenibilidad y  también en lo que a movilidad se refiere, es muy importante la coexistencia, ver la ciudad de manera integral, sería una oportunidad perdida no ser ambiciosos con este documento. 

 

S.- ¿Existe diálogo sobre la revisión del Plan General? 

Pues de momento no... como te decía hemos preguntado en numerosas ocasiones, incluso en el Pleno municipal,  pero no sabemos nada.  Desde nuestro grupo municipal propusimos la creación de una comisión en la que se trabajara este documento junto con los varios colectivos y sectores de la ciudad pero estamos esperando... de momento en el ayuntamiento hemos visto como la Unidad de Urbanismo se ha visto reestructurada y “recortada” y esta cuestión nos preocupa porque quizá afecte a la redacción del Plan General y al carácter integral que este documento debe tener. 

 

S.- ¿Qué consideras imprescindible para que la ciudad sea más amable, más habitable y más sostenible?

Educar, concienciar, escuchar, dialogar, respetar, somos una comunidad, desgraciadamente hemos vivido unos meses muy duros, nos hemos dado cuenta de lo frágiles que somos, de la importancia de la solidaridad, de ayudarse, de cómo mis acciones tienen consecuencias en el prójimo. No debemos borrar de nuestra memoria los momentos difíciles sino recordarlos para que nos hagan mas fuertes y más generosos. En la tolerancia y en el respeto está el camino para una ciudad más amable.

 

S.- y, por cierto, ¿cómo valoras la retirada de la política de Julián San Martín?

Cada uno toma sus decisiones. Ser concejal ha sido una etapa para él, lo será para mí y para todos. Ha tomado esta decisión tras meses de reflexión y es una decisión personal que respeto. Formar parte de la Corporación municipal es un orgullo para mí. Es una experiencia en la que te das a la ciudad y trabajas por ella intensamente, pero tiene un principio y tiene un fin. Espero que a Julián le vaya como se merece en el instituto, nosotros en el grupo hemos formado un buen equipo y estamos trabajando con mucha ilusión por la ciudad de Logroño. 

Suscripción a la Newsletter Enviar