1404

{VIVIR / DISEñOS Y ARQUITECTURA}

LOVISUAL y desterrar la vulgaridad

23 comercios acogen hasta el 13 de octubre la propuestas de diseñadores, arquitectos y artistas

Alguien dijo que el diseño nunca debiera decir “mírame’ sino “mira esto”. En buena medida esa es la filosofía que mueve LOVISUAl, el festival logroñés que entrelaza arte, diseño y comercio. Una invitación a mostrar los productos y artículos protagonistas en cada establecimiento de la mano y resaltados por la creatividad de los equipos de artistas, diseñadores, fotógrafos, ilustradores, arquitectos, decoradores que intervienen en el certamen. LOVISUAL hace partícipes a los 23 comercios logroñeses participantes en la búsqueda del equilibrio mágico que define el diseño. Una armonía que juega entre el negocio, el arte, el talento, la lógica, la intuición, el concepto y el detalle; entre lo divertido y lo formal, en la relación que surge entre el comerciante, el diseñador y el cliente. En definitiva, LOVISUAL es un grito a salirse de la rutina para hacerse visible, a desterrar la vulgaridad y provocar ilusiones.

 

“LOVISUAL es -describe Daniel y Manuela Niño, y Javier Peña, organizadores del certamen- un encuentro que reivindica el valor del diseño como transformador de la sociedad. Un festival que durante el mes de octubre convierte la capital de La Rioja en el gran escaparate del diseño, la creatividad y la cultura”. La ciudad es ya, por tercer año consecutivo, una galería a pie de calle que permite disfrutar de las piezas de alabastro talladas por el cincel del escultor Félix Reyes en la Joyería María José o de la ilustración de Andrea Santamarina que recorre el escaparate de la tienda de moda Mikonos, en la que los personajes parecen tratar de huir de los límites del ventanal. “Una representación sutil y simbólica -detalla Santamarina- de un grupo de mujeres que rechaza su papel de objeto dentro del ese espacio”.

 

En la lencería Anayvi la conversación creativa ha tenido como protagonista al dibujante Jorge Ochagavía. Bajo el título de ‘Los ladrones de lencería’, el ilustrador ha creado una fauna de cuernos, colmillos, alas, y escamas. Mientras, el equipo de arquitectura técnica y diseño de interiores Perspectiva MOMA ha aplicado un cambio de piel al Centro Óptico Capitol. Lo han llamado ‘Muda’ y recuerdan que “habitamos espacios cambiantes que se renuevan y se transforman para adoptar un nuevo aspecto. Los espacios comerciales tienen la capacidad de crear sensaciones. Forma, volumen, color y luz han sido las herramientas empleadas para hacer realidad la muda”.

 

En la calle San Antón, en Osaba Imagen y Sonido, ha intervenido el dibujante Ignacio Lobera. ‘El escaparate de los leones’ es el título que ha dado a una obra que ocupa la cristalera principal del céntrico establecimiento comercial logroñés. “Hay espacios -como en el mejor cine, dice- donde todo es posible. Uno de esos escenarios casi mágicos quedó esplendida reflejado por el cineasta Juan Antonio Bardem en su obra maestra, ‘Calle Mayor’, rodada en Logroño en 1956. En aquella película el ya desaparecido Café Los Leones, (Calle Portales) se convertía en protagonista de la historia. Aquellos ventanales del café por lo que se percibía la vida de la ciudad bien podrían ser hoy los del escaparate Osaba, donde pasado y futuro encuentran conexión”. 

 

La fotografía cobra protagonismo en Vinoteca Larría, en la calle Pérez Galdós. Arantza Elejabeitia  ha retratado ‘edificios sin autor para vinos de autor’. “Dejando de lado -detalla- las grandes bodegas monumentales y los edificios suntuarios que en otras épocas plagaron la región, me he adentrado en la arquitectura agrícola del vino, centrándome en construcciones esencialmente funcionales, pero donde se elaboran grandes caldos. Simples naves de hormigón que cumplen su función discretamente”. 

 

El artista plástico Diego Sáinz García ha intervenido en la empresa de seguridad ‘Freijo’, a través de sus pinturas y las “pequeñas puertas que se abren; que se cierran”. A tan sólo unos metros, en Vara de Rey, la diseñadora Ana Escalera ha convertido ‘The Optical Boutique by Pascual’ en un espacio en el que música, moda y la cultura urbana se entremezclan para hacer brotar imágenes y sensaciones que no pasan desapercibidas. ‘Ven a mí’ es la colección de moda diseñada por Ana Escalera con motivo de la instalación que propone en LOVISUAL. En la misma calle, LDM Moda ha transformado sus escaparates de la mano de los arquitectos Marta Alonso Yebra e Imanol Calderón. “Hemos querido convertir -destacan- la energía de luz en elementos escultóricos enmarcados por hilos de cobre, iluminando el espacio de una manera experimental. El haz de luz se hace visible, construyendo esculturas que hemos denominado ‘Focus’”.

 

Sin abandonar la moda femenina, los arquitectos y diseñadores Pablo Ferreira y Andrés Izquierdo han reflexionado sobre “la realidad de una sociedad que se va destapando en la que medida que libere la responsabilidad y consecuencia de nuestros deseos más extraños y voluptuosos”. El escenario de su obra ha sido la tienda Mandarina y su obra lleva por título ‘Lobe’. Voyerismo versus capitalismo. Prácticamente enfrente, en Novias Senda puede contemplarse ‘El Pao de Ultranovia’, que lleva la firma del arquitecto Valentín Sanz. “Ultra Novia crea heroínas de forma nómada, viaja potenciando las habilidades de quien hace uso de su traje, un traje que que cambia, se especializa y adapta a cada una de las usuarias. El Pao es el refugio donde se guarda el traje y donde se prepara Ultra Novia”.

'Rumble in the Jungle’ es una pieza de instalación artística compuesta por nueve símbolos dibujados a través de luces LED, “encarnando así -cuentan Álvaro Carrillo y Gala Knörr- a través de sus líneas las diferentes intencionalidades detrás de una misma acción, utilizando como fuente de inspiración los carteles luminosos y neones iconos del deseo y el consumo típicos de las grandes urbes”. Lucen en Feliparán Floristas.

 

La artista y diseñadora Ayelen Peressini ha intervenido en Estilo Equipamiento Comercial, comercio situado en Avenida Colón 83. Bajo el título de ‘Cascade’, la propuesta consiste en el diseño de una instalación que aprovechando la arquitectura del local interviene en el espacio para crear un nuevo entorno que puede ser utilizado a su vez como espacio expositivo.

 

En la pastelería Iturbe -establecimiento ya habitual en LOVISUAL- ha desarrollado su creatividad el arquitecto Javier Dulín. “He realizado un ejercicio de puro escaparatismo. El diseñador al servicio del producto que la pastelería realiza desde 1956 de manera artesanal”. Lo ha llamado ‘Cannelle’ y si no se vigila a los golosos que pululan por la ciudad quizá no dure demasiado tiempo expuesta.

 

El escaparate de Stlan acoge la propuesta Kado de los diseñadores Gouda y Figueroa, que han creado una colección de jarrones que desafían el arquetipo tradicional, conos invertidos que reposan en aparente equilibrio imposible. A tan sólo unas calles de distancia, en la Librería Santos Ochoa el artista visual y diseñador gráfico Javier Triviño ha desarrollado ‘Saturno’. “Un collage tridimensional, en el que la disparidad de materiales es absorbida por la gravedad”.

 

En cada edición de LOVISUAL sus organizadores invitan a una escuela de diseño de otras regiones. En esta ocasión se trata de DMAD, cuyos alumnos han trabajado en el escenario de Diana Moda, ubicada en la calle Duquesa de la Victoria. 

La madera es la seña de identidad de la tienda de mobiliario Alma de Blues, ubicada en el pasaje que enlaza las calles Gran Vía y Avenida de Portugal. En Alma de Blues la madera es protagonista y así los han entendido el dibujante Gorka Olmo, que con la obra ‘Árboles que se juntan’ ha creado una instalación en la que dos árboles recorren el escaparate.

 

‘Equilibrio’ es la obra de Alejandra Gómez en la Clínica de Nutriestética. “A través de un estudio  de las formas, los cuerpos y el espacio -cuenta- represento el equilibrio físico y mental”. En la óptica ‘Abrelosjos’ ha intervenido la arquitecta María Camba con la propuesta ‘El ojo que todo lo ve’. “El ojo que todo lo ve -describe- presente en toda la civilización occidental, era un ojo mágico. Protegía, purificaba y sanaba. Simbolizaba el sol y encarnaba el orden, el estado perfecto. En esencia era un amuleto”.

En la calle Hermanos Moroy, en la tienda de moda ‘Summertime by Bianca’ puede contemplarse ‘Azul sensible’, que lleva la firma del diseñador -calificado a sí mismo como efímero- Luca Hugo Brucculeri. “’Azul sensible’ -dice- es un homenaje a los grandes cuerpos de agua salada que cubren la mayor parte de nuestro planeta. A aquel horizonte infinito que, como decía Borges: “Quien lo mira lo ve por primer vez, siempre”. 

 

‘Lo que se lleva’ es, según su creador Ernesto Artillo, “una textura de lo inservible, un tejido hecho con mechones caídos al suelo que hemos ido recopilando en diferentes peluquerías. Mechones de todas las edades, sexos, texturas, colores e historias, que por algún motivo han sido cortados y que ahora encuentran un nuevo significado”. Artillo ha intervenido en Cristina Marzo Estilistas. LOVISUAL es una fiesta del diseño, que apuesta por el arte y la creatividad y que recuerda -lo hace in situ, con hechos- que el buen diseño se transforma en elegancia, eficiencia; que resulta sugerente, emocionante y atractivo./Javi Muro

Suscripción a la Newsletter Enviar