1463

{VIVIR / DISEñOS Y ARQUITECTURA}

La Morlaca, una villa romana con espacio termal, horno y necrópolis

Las catas arqueológicas en el yacimiento de Villamediana apuntan a una villa de 4 hectáreas

En el municiìo de Villamediana, a tan sólo un par de kilómetros del centro de la localidad, se situa la villa romana de 'La Morlaca', conocida desde hace décadas por los variados hallazgos que las labores agrícolas extraían a la superficie. Hace dos años, el actual equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Villamediana decidió iniciar el proceso caracterización y definición de la zona, con el fin de obtener un conocimiento más preciso de la 'villa' desde el puento de vista histórico-arqueológico. Con la intención de disponer de un diagnóstico lo más ajustado y certero posible, el consistorio encargó en 2018 la realización de una primera aproximación a su contexto arqueológico. 

 

"La labores de prospección arqueológica y de recopilación de información, de análisis de los recursos hídricos de la zona -describe el arqueólogo, José María Tejada-, junto a las lecturas de georradar por magnetometría -prueba realizada por primera vez en La Rioja-, dieron como resultado una serie de áreas que eran, a priori, susceptibles de ser interesantes para su mayor conocimiento desde el punto de vista arqueológico". A partir de dicha información, los arqueólogos delimitaron de manera precisa tres pequeños sectores para sondear la potencialidad de una villa que puede tener más de cuatro hectáreas de extensión.

 

Para iniciar las catas arqueológicas se seleccionaron tres áreas de excavación que ofrecieron como resultado la zona de enterramientos o área de necrópolis, el espacio termal y la zona de producción. 

"En la primera de ellas se constató -detalla Tejada- la presencia de nueve enterramientos. Se ha confirmado el uso de ataúdes de madera en todos los casos. De entre ellos se seleccionaron dos tumbas para su estudio. Una infantil, cuyo interior se encontraba sin restos óseos en su interior, aunque sí con los clavos de hierro del ataúd en sus esquinas. En la otra excavada, perteneciente a una adulta, se trata de una mujer. Confirmada por los análisis antropológicos en estudio, sabemos que su estatura rondaría los 150-155 cm. y su edad no sería muy avanzada por el escaso desgaste molar. Sus restos se encontraban revueltos o descontextualizados en su interior con motivo de haber sido la madriguera de algún animal no identificado. Este enterramiento se halló con ajuar en su interior". Todos los restos hallados en la necrópolis está en proceso de estudio, así como su datación, por medio de análisis radiocarbónicos. El resultado de dichos análisis pueden ser concluyentes para datar de forma concreta el siglo al que pertenece la villa romana de La Morlaca porque como señala José María Tejada, "no es lo mismo el sigo I que el siglo V; existen cuatrocientos años de difernecia".

La segunda área de excavación corresponde a un espacio termal de la villa. "Lo principal para la ubicación de las termas es su disponibilidad de agua -explica Tejada-. En este caso, el entorno más cercano y próximo ofrece infinidad de recursos hídricos para poder llevarlas a buen término. Se ha excavado por completo una piscina de agua fría (frigidarium) y se ha localizado igualmente el caldarium o piscina de agua caliente. Estas piscinas se han encontrado con el mortero impermeabilizador original (opus signinum)". La piscina de agua caliente permite contemplar el sistema de ladrillos sobreelevados bajo los cuales se situaba el fuego que calentaba el agua.

El último sector ha deparado la localización de un horno de cocción cerámica. "Presenta -detalla el arqueólogo- una boca de alimentación para la leña y los arranques de los arcos que no se conservan, ni su parrilla, presenta un notable alzado. Se encuentra todavía en proceso de excavación. Tras el abandono de su funcional original, fue reutilizado como vertedero en épocas posteriores. En él se han recuperado centenares de huesos de diferentes animales utilizados para la alimentación de las personas que residían en la villa, así como algunas formas cerámicas de vajilla". El análisis de los restos hallados en el interior del horno son, en opinión de los arqueólogos, esenciales para conocer cómo se alimentaban los hombres y mujeres que habitaban La Morlaca.

 

La documentación de todo lo excavado la realiza el equipo de topografía del Laboratorio de Documentación Geométrica del Patrimonio de la UPV/EHU. Por motivos de protección, seguridad y uso del suelo, una vez obtenida y registrada la información, los sectores excavados se cubrirán con material geotextil y se taparán nuevamente hasta dejar a la vista la cota original. 

 

La alcaldesa de Villamediana, Ana Belén Martínez, acompañada de los concejales de Patrimonio y Cultura, Enrique San Román y Sonia San Román, visitaron junto a los arqueólogos el yacimiento de La Morlaca. Los estudios, análisis y catas arqueólogicas se enmarcan en la política del equipo de Gobierno municipal. Una apuesta por recuperar la Historia de Villamediana en la que también se sitúa el barrio de las bodegas. "La recuperación del patrimonio histórico y arquitectónico redunda en el disfrute de los vecinos de una localidad que respeta su pasado y genera un interés que hace de la localidad un lugar más atractivo"./J.M.

Suscripción a la Newsletter Enviar