3848

{VIVIR / DISEñOS Y ARQUITECTURA}

'La idea de Segunda Vida de los edificios apunta no sólo a rehabilitar sino a rehabitar'

Aurora León, arquitecta, dirige las XVIII Jornadas Internacionales de Intervención en el Patrimonio

Cada dos años el Colegio de Arquitectos de La Rioja organiza las Jornadas Internacionales de Intervención en el Patrimonio. Al abordar el programa de la XVIII edición, que se celebra entre 13 y el 15 de noviembre, su coordinadora, la arquitecta Aurora León, encontró atractivo generar el debate alrededor de la idea de las Segundas Vidas de edificios y espacios urbanos. "En unos casos con actitudes tan sencillas como apoyarse sobre unos pequeños restos, recuerdo de lo que allí hubo -detalla-, en otros, aprovechando construcciones existentes, completándolas para dar un nuevo sentido a cada pieza, e incluso permitiendo la lectura del paso del tiempo en sus descarnadas paredes por una vez limpias de maquillaje". Así, la XVIII edición de las Jornadas Internacionales de Intervención en el Patrimonio Histórico pone el foco sobre actuaciones que revelan el buen hacer de los autores y promotores, la importancia de trabajar sobre el pasado, a veces con discreción, a veces con la rotundidad de los gestos que acompañan a la Historia. Unas jornadas que contarán con la presencia de la periodista Anatxu Zabalbeascoa, los arquitectos Francisco Mangado, Julio Palomino, Toni Gironés, Jordi Badía, Christophe Hutin, o Víctor López Cotelo entre otros./Javi Muro

SPOONFUL.- Al asumir la coordinación de las Jornadas, ¿Qué te lleva a dirigirlas hacia la idea de Segundas Vidas de los edificios?

Las Jornadas de Intervención en el Patrimonio llevan muchos años sirviendo como punto de reflexión acerca de cómo intervenir en construcciones históricas. En esta edición, la intención es poner el acento en intervenciones que no sólo mejoren sus condiciones constructivas, funcionales y estéticas, sino que también abran la posibilidad de activar el entorno, de mejorarlo gracias a su nuevo uso. En ellas hay un aspecto fundamental, no sólo se trata de rehabilitar sino de rehabitar, de volver a usar dichos espacios.


S.- ¿La idea es debatir sobre la reutilización de los edificios o también de los espacios?

Ambas cosas. El programa incluye ponencias de muy diferentes ámbitos. Intervenciones a pequeña escala, incluso doméstica y otras sobre el paisaje. Tenemos que entender que cuando hablamos de Patrimonio no nos referimos exclusivamente a los edificios construidos.  También a los espacios urbanos, al paisaje y el territorio.


S.- El tiempo aparece como factor básico en relación a la arquitectura en la introducción que realizas en el programa de las jornadas…

Claro y en este caso más todavía. La arquitectura no parte de una hoja en blanco. Se tiene que responder a un programa, con sus necesidades, en un espacio determinado, con unas condiciones climáticas específicas , bajo una normativa… A todo esto hay que añadirle que en una intervención sobre Patrimonio se parte además de algo que ya existe. Hay un previo con materia e historia. El tiempo se convierte en un material fundamental con el que trabajar para llegar conocer la historia del edificio y acercarla al presente.


S.- Cuando se construye un edificio nuevo, desde cero, el arquitecto debe pensar en el tiempo hacia adelante, pero al intervenir en el patrimonio, ¿es necesario tener en cuenta tanto el tiempo hacia adelante como hacia el pasado? ¿Es preciso jugar con ambos?

Desde mi punto de vista es un aspecto importante. Proyectamos teniendo en cuenta el pasado y pensando en el presente, en el uso inmediato solicitado. Hay ejemplos de arquitecturas flexibles que puedan adaptarse a otras necesidades, que trabajan con el concepto de la flexibilidad. Y hay otro tipo de intervenciones, que las podríamos denominar progresivas que se plantean como intervenciones globales, aunque se lleven a cabo en distintas fases, básicamente por una cuestión presupuestaria. Estas permiten que los espacios se utilicen sin que el acondicionamiento sea total. Se trata de una cuestión de prioridades, que prioriza el activar los espacios, y con el tiempo (siempre tiempo) incorporarles mejoras. Aún así es difícil pensar en un espacio, sea construido o no, que pueda servir para todo en un futuro sin modificarse. Aquí surge una pregunta que siempre sale en las Jornadas ¿Vale todo para todo? ¿puede cualquier edificio acoger cualquier uso?


S.- ¿El hecho de que los presupuestos para proyectos de nueva construcción descendiera ha provocado que se dirigiera la mirada hacia las actuaciones en edificios ya existentes?

La crisis ha provocado que se detuviera una maquinaria que marchaba demasiado veloz, se podría decir que desbocada incluso. Ello ha generado una situación que nos hace preguntarnos si nuestras ciudades precisan nuevos edificios, si necesitamos construir más o bien si todo el material que ya tenemos es susceptible de ser aprovechado.
En general, la crisis ha hecho que nuestra actividad profesional se redujese drásticamente, tanto en edificios de nueva construcción como en intervenciones sobre el Patrimonio. Sí que hay trabajos de rehabilitación en  edificios de vivienda, en cuestiones técnicas como es el acondicionamiento y mejora de las instalaciones y la accesibilidad, pero es un tema distinto.


S.- Al hilo de lo que comentabas antes sobre la importancia del factor tiempo, ¿es posible que en los últimos años se haya desatendido ese elemento? ¿Qué se buscara más el proyecto efectistas, el resultadismo del momento?

Por supuesto. El efecto Guggenheim de hace años. Cada municipio quería uno… También tuvo el lado positivo, y es que la arquitectura vivió un boom a nivel ciudadano. Antes la gente no prestaba tanta atención, pero ese interés se ha relacionado un tanto con la arquitectura del espectáculo… museos, palacios de congresos, auditorios, grandes edificios públicos generalmente. No era algo promovido exclusivamente por los arquitectos, sino más bien un  círculo promovido por toda la sociedad.


S.- ¿Consideras que se está dirigiendo realmente la arquitectura hacia esa idea de las Segundas Vidas?

Me gustaría decir que sí, y quiero pensar que sí, aunque es un proceso va muy lento. Se necesita tiempo para poder ver más actuaciones de estas características. Es una cuestión cultural, pues en nuestro país seguimos pensando que es mejor lo nuevo, y tenemos poca querencia por determinados espacios, que se ven como obsoletos. Si nosotros mismos no vemos el potencial y el valor que tiene el Patrimonio, es difícil que lo conservemos. Por suerte cada vez hay más ejemplos.
S.- ¿Se trata de recuperar artística, histórica y arquitectónicamente o de reutilizar?

Creo que se trata de una mezcla de ambas. Depende de la interpretación de cada uno. Durante mucho tiempo hemos escuchado que intervenir en el patrimonio es muy caro. Quizá se trata de intervenir por etapas, en proteger para después poder actuar y evitar el abandono, que es lo peor que le puede pasar a un edificio. Creo que lo bueno es la complementariedad, rehabilitar y rehabitar. Recuperar un edificio, inaugurarlo sin uso, o con uso y cerrarlo por no poder o saber gestionarlo no tiene ningún sentido.


S.- ¿Y ante esta tendencia dónde quedan los arquitectos estrella?

Hacia el extranjero. Hay estudios que han emigrado directamente, y otros que combinan trabajos aquí con encargos fuera de España. No sé si hablar de arquitectos estrella, me gusta hablar más de arquitectos que saben hacer, con oficio, y en este país, desde mi punto de vista, hay muchos. Si no, no se estaría exportando tanta arquitectura española.


S.- Al acercarse al programa de las Jornadas y leer el título ‘Segundas Vidas’ resulta casi inevitable relacionarlo con una enseñanza de la crisis…

Es una enseñanza muy positiva. Cuando me preguntan si la arquitectura está en crisis me planteo que todo lo contrario, la crisis ha hecho que los arquitectos y la profesión se reactiven, que busquemos diferentes vías, a preguntarnos por potenciales proyectos.


S.- ¿A menores presupuestos más creatividad y soluciones imaginativas?

Sí, se buscan soluciones alternativas. No quiere decir que por estar en mínimos las cosas sean peores, ni que es mejor arquitectura la que juega con presupuestos ajustados. Lo que sucede es que se han puesto en marcha soluciones más creativas que quizá antes no eran necesarias. Ahora hay que pensar y establecer prioridades; algo que igual hace unos años no se planteaba tanto como en este momento.


S.- ¿Crees que las ciudades, la sociedad en general, está concienciada sobre las ‘Segundas Vidas’?

Creo que es algo a trabajar, nos queda mucho. Porque como comentaba antes es una cuestión cultural, que implica a toda la sociedad. Es una labor de tiempo. Como ves, el tiempo está muy presente. Es crucial su difusión, su valoración. Es importante su protección y su intervención, para que el patrimonio no se pierda y es fundamental su uso. Cuando uno vive el espacio, lo usa y funciona ya no se plantea si es positivo intervenir en él. Ya se cree firmemente en ello. Además, en estos últimos años han aparecido grupos sociales que han reivindicando espacios públicos o privados, y que se han organizado para trabajar en ellos, dando muy buenos resultados. La profesión ha vuelto a  estar más en contacto con la sociedad, más concienciada, con arquitecturas que trabajan al lado de la gente, de los ciudadanos.


S.- ¿Tienes confianza en que este tipo de jornadas sirvan para concienciar?

Por supuesto. El ver durante estos días tantos buenos y diversos proyectos de cómo intervenir, realizados, consolidados, y que funcionan es ejemplar. De aquí la importancia y también la solidez de estas Jornadas, que el COAR lleva organizando desde hace 34 años. En dos días vamos a disfrutar de unas intensas Jornadas que hablan de intervenir en el paisaje, de recuperar métodos y materiales tradicionales, de intervenciones progresivas y participativas,… Van a ser unos días para reflexionar sobre qué es Patrimonio Histórico, o si debiéramos hablar de Patrimonio Existente, dónde fijar la fecha límite de lo que es histórico o deja de serlo,…Espero que sean unos días de muchas preguntas, y también respuestas. Por suerte en arquitectura no existe la única respuesta correcta. Si así fuese, una vez resuelta nos quedaríamos sin Jornadas y esto no puede ser.

 

* Jornadas Internacionales de Intervención en el Patrimonio.

Suscripción a la Newsletter Enviar