1082

{VIVIR / DISEñOS Y ARQUITECTURA}

'El futuro de las ciudades depende de que sepan planificar con acierto el cambio de uso de sus edificios'

Las XX Jornadas de Intervención en el Patrimonio exponen sus conclusiones

Tras varios días de intenso trabajo y reflexión los más de cien arquitectos que han participado en las XX Jornadas de Intervención en el Patrimonio celebradas en Logroño han concluido, entre otras muchas ideas, que siempre hay una historia vinculada a los lugares lo que hace que vaya a ser difícil, si no imposible, construir en lugares nuevos, por lo que respecto a su futuro “lo inteligente es planificar con cabeza el cambio de uso de sus edificios”.  

 

Está ampliamente demostrado cómo influye este cambio de uso en el devenir de las ciudades y "cómo si en una misma manzana coinciden por ejemplo varios espacios destinados a uso cultural como museos o salas de exposiciones, a la larga en esa zona de la ciudad desparecen las tintorerías y las tiendas de comestibles, y al poco los pisos se vuelven turísticos, y esa zona de la ciudad se llena de bares y de vida sólo los fines de semana. O cómo cuándo un centro escolar deja de serlo, la nueva función que se le dé al viejo edificio influye en despoblar o una zona de la ciudad de su vida vecinal. Planificar qué ciudad queremos exige, por tanto, saber a qué uso se van a destinar los muchos edificios que necesitan intervención".  

 

Por otra parte, el consenso entre los profesionales es total cuando concluyen que lo importante es adaptar el uso a los edificios y no al revés. Sobre la flexibilidad de la norma hay corrientes entre los profesionales. Todos coinciden en que el proceso administrativo que conlleva las intervenciones es, en muchos casos, agónico; lo que prolonga los proyectos a veces más tiempo del que el cliente y el propio edificio pueden aguantar.   

Finalmente, para muchos profesionales de la materia la norma es excesivamente rígida y echan de menos poder sentarse con quienes otorgan los permisos para analizar conjuntamente las situaciones complejas y llegar así a un acuerdo en el que la norma y el sentido común confluyan. "La flexibilidad -explican- es positiva para poder ocupar sin alterar en exceso lo encontrado".  

 

Las XX Jornadas de Intervención en el Patrimonio están organizadas por el COAR, con la colaboración del Gobierno de La Rioja y del Ayuntamiento de Logroño, cada dos años desde 1981. Tras el último coloquio los participantes, venidos desde distintos puntos de España y varios países europeos, recibieron sus diplomas de manos de los dos directores de esta edición, la arquitecta riojana Aurora León y el arquitecto gallego Carlos Quintáns./SPOONFUL

Suscripción a la Newsletter Enviar