3563

{VIVIR / CIUDAD DIGITAL}

'En todos los lugares que hemos visitado la cámara es un elemento que genera molestias'

Alejandra Andrade y Jalis de la Serna son los reporteros de 'En Tierra Hostil' y 'Encarcelados'

‘En tierra hostil’, la película dirigida por Katrhryn Bigelow en 2009, presentaba a una unidad de artificieros norteamericana en una caótica ciudad de Irak en la que cualquier persona podía ser el enemigo y cualquier objeto una bomba. Premiada con el Óscar a la mejor película (y otros cinco más) estaba interpretaba Jeremy Renner –ahora en las pantallas como Ojo de Halcón en Los Vengadores-, que vestía un traje antiexplosivos mientras se acercaba con sigilosos y pequeños pasos hasta el paquete sospechoso para desactivarlo. Los reporteros de ‘En Tierra Hostil’, el programa emitido por Antena Tres han visitado lugares tan complicados como Irak. Han llevado sus cámaras a Venezuela, Ucrania, Méjico, Corea del Norte, Colombia, Marruecos, Congo, Brasil o Mali y han comprobado algo que ya sabían de antemano, que en lugares donde reina la violencia, el narcotráfico o la corrupción sus habitantes recelan de la presencia de los periodistas.


De alguna manera, al igual que el personaje interpretado por Renner se servía de su traje especial y su habilidad, Alejandra Andrade Andrade y Jalis de la Serna –los reporteros del programa televisivo- han empleado su capacidad de preguntar para describir la realidad de algunos de los lugares más peligrosos del planeta. “Nosotros éramos reporteros de Callejeros –recuerda Jalis de la Serna-, un programa del que nos sentimos muy orgullosos. Realizando los reportajes de Callejeros vimos que teníamos cierta capacidad para acercarnos a personas en entornos marginales, a personas que vivían situaciones complicadas, abordábamos temas relacionados con la droga, con la prostitución… Fue entonces, cuando pensaron en nosotros para desarrollar el proyecto ‘Encarcelados’, un formato en el que querían que grabásemos a españoles que estaban presos en cárceles de Iberoamérica”.


Así fue, Jalis y Alejandra se adentraron en algunos de los centros penitenciarios más peligrosos, degradados e inhumanos de Sudamérica. Visitaron prisiones de El Salvador, Costa Rica, Colombia, República Dominicana, Perú, Bolivia y Brasil. “Nosotros no pensábamos –apunta el periodista- que fuéramos a realizar un programa tan de denuncia social, pensábamos más en reflejar una realidad. Íbamos con la idea de contar que hay 2.500 o 3000 españoles en cárceles de Iberoamérica. Era el momento de reflejar esa realidad y contar porqué están presos y la cantidad de personas que habían sido detenidas por ‘mulas’, como transportistas de droga”.


Pero el guión inicial dio un giro importante. “Lo que sucedió –resalta Alejandra- es que era tan brutal lo que nos encontramos que el programa final adquirió un destacado tono de denuncia”.  Tal fue así, que tras la primera temporada de reportajes en las prisiones Iberoamericanas era imposible seguir realizando ‘Encarcelados’. “Vieron –resalta la reportera- que dejábamos en muy mal lugar a los gobiernos de los países en los que visitábamos las cárceles. Intentamos dar continuidad al programa porque había funcionado tan bien… pero, claro, al haber sacado lo que sacamos… Era ya muy difícil conseguir los permisos de acceso a los centros penitenciarios”.


Así que el mismo equipo que dio vida a ‘Encarcelados’ –“en realidad, apuntan, somos un equipo pequeñito”- comenzó a pensar cuál sería el siguiente proyecto. “De ese debate –señala Alejandra Andrade- surgió la idea de viajar a puntos calientes del planeta a contar esas duras realidades a través de los españoles que están viviendo en esos países. Así nació ‘En Tierra Hostil’, cogimos el mapa y comenzamos a señalar esos lugares en conflicto, ya fuera por el narcotráfico, la violencia, la guerra, la delincuencia…”.


Elegidos los países, el equipo de ‘En Tierra Hostil’ inició la tarea de localizar y contactar con españoles que residieran en esos países. “No fue algo fácil –anota Andrade-, no podemos olvidar que se trata de lugares dónde las cámaras no son bien recibidas”.


Ahí, surge la pregunta. ¿En alguno de los lugares que han visitado Alejandra y Jalis durante el rodaje de ‘Encarcelados’ o ‘En Tierra Hostil’ han sido bienvenidas las cámaras? “No, no –se ríe De la Serna- En todos los sitios en los que hemos estado la cámara es un elemento que genera molestias. Molesta porque son entornos en los que la gente no quiere que reflejes situaciones que son complicadas para ellos”.


Aún así, en algunos reportajes ha aparecido algún personaje reclamando protagonismo. “En ese sentido –describe Alejandra-, son programas muy distintos. En ‘Encarcelados’ vimos como se atentaba en las cárceles contra los derechos humanos de una manera brutal y los españoles en prisión se sienten solos, desprotegidos, desde los consulados no se preocupan de ellos, y entonces, al ver una cámara y más de un programa de España, superaban su miedo inicial a hablar y sentían que alguien se preocupaba por ellos. Era también una forma de contar cómo estaban, cómo se encontraban”.

 

La reportera recuerda que en las cárceles de Sudamérica que visitaron, “los españoles presos, en muchos casos, tenían que pagar por comer, pagar por dormir y estaban muertos de miedo. Se encontraban en unas condiciones lamentables”. Tal es así, que la emisión del programa sirvió para que el Gobierno, al fin, tomara la decisión de negociar el traslado a cárceles españolas de algunos de ellos.
En el caso de ‘En Tierra Hostil’, los reportajes son muy dinámicos. “Muy cañeros", apunta Andrade. “Hay que tener en cuenta –puntualiza Jalis- que hemos abordado temas que hasta ahora se había tratado de forma marginal en la televisión. Por ejemplo, las minas de Coltán en el Congo, o el tema del narcotráfico entrando en las calles –la llamada ‘L’- de Bogotá y hablando con las bandas. Son temas muy complicados. Hasta ahora, era periodismo para consumir por internet o quizá se emitía un reportaje sobre las minas de Coltán  a la una de la mañana en La2 o un sábado en la Noche Temática. Eran temas que tenían muy poca repercusión y sin embargo nosotros queríamos que tuvieran el mayor número posible de espectadores. Hacemos televisión y de eso se trata de tener espectadores que vean tu trabajo”.


Desde esa perspectiva, De la Serna detalla que “hemos trabajado también el montaje tratando que la narración vaya siempre in crescendo, aportando músicas, aportando ritmo desde el guión. Así, un tema como el Coltán, que igual ha tenido un seguimiento de 100.000 personas un sábado, tuvo dentro de ‘En Tierra Hostil’, tres millones y medios de espectadores. Son elementos que hemos incorporado para conseguir que nuestro trabajo tenga una mayor repercusión”.


Alejandra y Jalis no desarrollan un periodismo de rueda de prensa, precisamente. “¿Qué si se hace buen periodismo en España? –reflexiona Andrade- creo que por ejemplo La Sexta es hoy en día un buen ejemplo de  buen periodismo; muchas veces realizan la labor que debiera hacer la Televisión Pública. Tienes información desde la mañana hasta por la noche, tienes opinión, creo que es un ejemplo de buen periodismo”. En el mismo sentido se expresa Jalis. “La Sexta es un ejemplo de televisión de servicio público y como ejemplo valga el seguimiento de las elecciones andaluzas. Eso lo dice todo. Pero no sólo en La Sexta, en Cuatro o en Televisión Española también hay programas que están muy bien; hay informativos y documentales de gran calidad”.

 

Al analizar la información que ofrecen las televisiones hoy en día surge la duda. ¿No se abusa del periodismo de declaraciones? No son pocos los espectadores que buscan en un programa teóricamente de humor como ‘El Intermedio’ el desarrollo y la reflexión sobre las noticias que no ofrecen los informativos. “Claro –señala Alejandra- es que a veces ves ‘El Intermedio’ y es como un informativo”. Jalis, por su parte, puntualiza. “Permite acercarse a la actualidad desde un tipo de opinión concreta y con cierta mordacidad; eso está bien. Quizá, el partir desde el humor le permite ser más incisivo al abordar los temas”.


Al echar un vistazo al panorama general del periodismo en nuestro país, Alejandra reconoce que son unos privilegiados. “Nosotros creemos en un periodismo y una forma de abordar los reportajes diferente. Hacemos el periodismo que nos gusta en prime time y que encima la gente lo ve”. Jalis reparte méritos: “Hay que recocer el reto asumido por Atremedia, por haber apostado por un periodismo marginal y situarlo en la parrilla en horario de máxima audiencia”. Quizá, ahí se expliquen las palabras de Luz Aldama, directora del Área de Actualidad de Atresmedia: “En ‘En Tierral Hostil, hemos intentado hacer una serie que, en lugar de ficción, sea de realidad. Con banda sonora. Me gusta decir que hemos hecho varias road movies”. Periodismo de ir, ver y contar./Javi Muro



Suscripción a la Newsletter Enviar