3065

{DEPORTE / OTROS DEPORTES}

La leyenda del Muro de Huy

La Flecha Valona, una de las grandes clásicas ciclistas, finaliza en la colina de las Siete Capillas

La primera vez que la Flecha Valona finalizó en el Muro de Huy venció Claude Criquielion. Fue en 1985 y junto al ciclista belga subieron al podio Moreno Argentin y Laurent Fignon. Desde entonces, el objetivo de los corredores que aspiran a la victoria pasa por alcanzar las primeras rampas de la última ascensión al Muro de Huy con fuerzas suficientes para poder dejar atrás a los rivales y cruzar la meta en primer lugar. En un primer vistazo, Huy no parece un reto insalvable para un ciclista profesional. Es cierto que presenta un porcentaje medio del 9,3 por ciento y tramos –una de las curvas más inclinadas de Europa- del 26, pero también lo es que su longitud es de tan sólo 1.300 metros. Nada insuperable para un corredor habituado a prolongadas ascensiones en las que los tubulares se adhieren al asfalto rebatiendo cada pedaleo. La cuestión que preocupa a quienes aspiran al triunfo en la clásica belga surge cuando Huy se transforme en meta. Entonces será la tercera vez que lo superen tras un recorrido de 196 kilómetros, salpicado con once pequeñas ascensiones y con la cota de Cherave -1,3 km y desnivel medio del 8 por ciento- a tan sólo seis kilómetros de meta.

 

El Muro de Huy no siempre fue el final de la Flecha Valona. La clásica belga forma parte del conocido como Tríptico de las Ardenas, junto a la Amstel Gold Race –ganada el pasado domingo por Gasparoto- y la Lieja-Bastogne-Lieja y fue Criquielion, profesional entre 1979 y 1991, el primero gnar la Flecha Valona con la meta situada en lo alto de la colina de las Siete Capillas, como también se la conoce. El ciclista belga ganó la prueba en dos ocasiones (1985 y 1989) tras haber sido campeón del Mundo en 1984. Un éxito que hubiera repetido en 1988 si no hubiera sido por el canadiense Steve Bauer, que lo mandó al suelo en el sprint final privándolo de su segunda medalla de oro. Criquielion es recordado por aquel incidente -por la imagen en la que camina hacia la meta bicicleta en mano-, que supuso la descalificación de Bauer y que el italiano Mauricio Frondiest se vistiera de arco iris.
Antes de Huy, la Flecha Valona había alternado puntos de inicio y conclusión. La prueba ha situado su salida en Tournai, Hons, Veviers o Charleroi y finalizó, durante la década de los cincuenta en Lieja, para después situar la meta en Bainche o Bastoña. La primera edición, la disputada en 1936, la ganó Philémon De Meersman, un belga nacido en Zalick, que corrió desde 1936 a 1939, cosechando siete victorias, y cuya carrera profesional concluyó con el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Coppi, Klúber, Poulidor, Merckx, Van Looy, Zoetemelk, Moser, Saroni, o Hinault –el francés ganó bajo una fuerte nevada- son algunos de los ilustres que vencieron en la Flecha Valona antes de Huy.

 

Huy, el municipio, se sitúa en la provincia de Lieja, en la región francófona de Valonia. La Historia apunta sus primeras referencias en tiempos de los romanos a través de un asentamiento en la orilla derecha del río Mosa. A su vera, se convirtió en la Edad Media en uno de los más prósperos pueblos de la zona. Basaban su economía en la metalurgia, la elaboración de vino, la madera y las esculturas. Más tarde, en siglos XIII y XIV, la industria telar cobra enorme importancia en la ciudad, que se transformó en industria del papel en el XIX. Hoy en día, sus cerca de 20.000 habitantes viven gracias al turismo y a los productos basados en el estaño y, por supuesto, aman el deporte de la bicicleta y cada primavera, como todos los aficionados belgas, abarrotan las cunetas para disfrutar de las clásicas. Carreas de un día, picoteadas por un paisaje de pequeñas colinas, que son religión en Bélgica.
Desde que Huy es el temido final de la Flecha ningún corredor sin cierto pedigrí han cruzado la meta en primera posición. Argentín, Furlan, Fodriest, Fignon, Verbrugge, Jalabert, Aerst, Astarloa, Rebelin, Evans, Valverde, Gilbert, Dani Moreno y Purito Rodriguez han obtenido la victoria en la colina. Históricamente, los ciclistas belgas dominan el palmarés de la Flecha Valona con 38 victorias –tan sólo 3 desde que Huy es meta-; les siguen los corredores italianos con 18 –sólo 5 desde Huy- y los franceses con 8 -1 desde 1985-; mientras que las seis victorias españolas se han producido todas desde que Huy es el final de la carrera. Un podio legendario que corona a cinco corredores en lo más alto con tres victorias cada uno, Marcel Kint, Eddy Merckx, Moreno Argentin, Davide Rebelin y Alejandro Valverde.

 

El corredor murciano ha ganado las dos últimas ediciones. El pasado año se situó en la primera posición del grupo al comenzar la ascensión final a Huy, ocupando el lateral derecho de la calzada. Desde esa posición incrementó el ritmo progresivamente, metro a metro, mientras vigilaba a sus rivales, antes de lanzar el rush final hasta cruzar la línea de llegada. Le siguieron Julian Alaphillippe y Michael Albasini, dos de los candidatos hoy, junto a Gilbert, Dani Martin, Gerrans, Mattews y Purito Rodríguez para hacerse con el triunfo. Si Valverde alcanza su cuarta victoria pasará a ocupar un lugar en la primera página de la Historia de la Flecha Valona. Huy comienza tendido -al menos en comparación con lo que está por llegar tan sólo unos metros más arriba- con una primer tramo que marca un desnivel del cinco por ciento, bruscamente las rampas se inclinan hasta el trece por ciento, antes de sortear la famosa curva al 26, y sortear los doscientos metros finales al 19 por ciento. Situado tras la línea de meta, observas como la figura del corredor que encabeza la hilera de ciclistas comieza a emerger, pieza a pieza, tras la loma de asfalto. Primero el casco, poco a poco el tronco y los brazos balanceandose sobre el manillar, después las piernas convertidas en piedras a punto de resquebrajarse, también la rueda delantera. Detrás, el segundo y el tercero bailando difuminados aún al fondo. Poco más de un kilómetro, sí, pero Huy hace tiempo que se transformó en una colina de leyenda./Javi Muro.

GALERÍA

  • iamgen pequeña 0
  • iamgen pequeña 1
  • iamgen pequeña 2

Suscripción a la Newsletter Enviar