1515

{DEPORTE / OTROS DEPORTES}

El ciclismo clásico de la Eroica Hispania reunió en Cenicero a 800 corredores de 28 países

La prueba se celebró sobre recorridos de 193, 139 y 69 kilómetros, con salida y llegada en Cenicero

La fiesta del ciclismo clásico concluyó el pasado domingo por la noche tras un fin de semana repleto de grandes emociones y pequeñas historias que convierten a Eroica Hispania en un acontecimiento muy especial cada primer fin de semana de junio en La Rioja. La quinta edición de Eroica Hispania tuvo un invitado de excepción que acompañó a los Eroicos durante todo el día: un sol radiante de verano. En años fueron las lluvias o el granizo las que pusieron un componente épico a esta singular marcha que se celebra pedaleando por los caminos de La Rioja, pero sin duda, tal y como los propios corredores expresaron al finalizar la prueba, las altas temperaturas -llegaron a los 34 grados en algunos momentos del día- y un sol de justicia, hicieron que el nivel de dificultad y la gesta de completar la travesía fueran más épicas que nunca.

 

Y es que el sol lo condicionó todo. Pocas veces La Rioja habrá tenido tantos ciclistas a horas tan tempranas pedaleando por sus caminos. Los riojanos que ayer decidiesen madrugar, seguro que coincidieron con alguno de los más de 800 participantes, de los cuales más del 20 por ciento eran mujeres, que ayer llenaron de colorido y buen ambiente las pistas de grava y las carreteras locales. Desde las seis de la mañana partieron de Cenicero los más previsores, dispuestos a arañar unas cuantas horas libres de sol y poder completar con mejores sensaciones los 193 kilómetros del recorrido largo de Eroica Hispania. Los participantes que optaron por el recorrido medio (139 kilómetros) o el corto (69 kilómetros) pudieron demorar su hora de salida desde Cenicero hasta las nueve, pero a diferencia de las cuatro ediciones anteriores, muy pocos fueron los que decidieron apurar hasta estas horas.

Las condiciones climatológicas provocaron también que, más que nunca, los avituallamientos de los recorridos fueran abrazados por los ciclistas que encontraban en estos puntos auténticos oasis para reponer fuerzas, recuperarse de la fatiga y disfrutar de los manjares de la tierra entre amigos y la mejor compañía. Tortilla de patata, caparrones de la tierra, patatas a la riojana, queso, salchichón, chorizo, croquetas, dulces… y por su puesto mucha fruta y muchísima agua para poder compensar la pérdida de líquidos y que la deshidratación no impidiese a ningún Eroico terminar la carrera.

 

Afortunadamente, no hubo que lamentar incidentes y salvo pequeñas caídas, la gran mayoría de participantes cruzó la línea de meta entero y con el mejor sabor de boca posible tras superarse a sí mismos. El avituallamiento de San Millán caracterizado por la belleza, la espiritualidad y la majestuosidad del Monasterio de Yuso; el de Santo Domingo de la Calzada, donde la sensación de acogida y el enclave junto a la Torre Exenta rodeados de peregrinos del Camino de Santiago, proporcionaron un marco incomparable; el de Haro, ubicado en la bodega de Rioja Alta donde la hospitalidad y el buen vino fueron los grandes protagonistas; el de San Vicente de la Sonsierra, donde reinó la amistad y el calor de un pueblo volcado con la marcha; el avituallamiento de Laguardia, ubicado en un entorno espectacular con unas vistas increíbles que invitaron a los ciclistas a descansar tranquilamente disfrutando del paisaje; el de Labraza, marcado por la épica y el esfuerzo de aquellos que habían conseguido llegar hasta ahí; el de Logroño, en el que los Eroicos ya empezaban a saborear la gesta por la cercanía de la llegada; y finalmente la meta en Cenicero donde la celebración, la alegría y el compañerismo estuvieron presentes durante las más de 8 horas en la que fueron llegando todos los participantes. Porque en Eroica Hispania lo importante es llegar. No importa el tiempo que cada uno empleara en completar tu gesta. Lo verdaderamente trascendental es haber disfrutado del esfuerzo y llevarse una experiencia personal única, compartida con muchos aficionados al ciclismo clásico. Ciclistas de 28 países difrentes./SPOONFUL

 

 

Suscripción a la Newsletter Enviar