3284

{DEPORTE / OTROS DEPORTES}

Binda, Coppi, Merckx, poseer la maglia rosa

Comienza la 98 edición del Giro de Italia

Cuentan que un dios romano –o quizá fuera un poeta griego- aseguró que la rivalidad es buena cosa para los mortales. Es improbable que, a pesar de los poderes divinos que pudiera ostentar uno o la poderosa sensibilidad de la que se sirvieran los versos del otro, se refirieran a la creación del Giro de Italia, aunque en muchas de sus ediciones los ciclistas hayan rozado el Olimpo y celebrado batallas sobre sus bicicletas rebosantes de poesía. En todo caso, el nacimiento del la carrera italiana está relacionada directamente con la competencia y la competición entre dos periódicos, probablemente poco deportiva. Si el Corriere della Sera había puesto en marcha una prueba automovilística, La Gazzetta dello Sport debía contrarrestar la propuesta con una novedosa iniciativa. El valor languidece cuando no tiene rivales pregonaba Séneca, y ahí, sobre las teorías del filósofo romano y moralista, nació el Giro de Italia, que se disputó por primera vez en 1909.


Todo comenzó un 13 de mayo con una etapa entre Milán y Bolonia. La clasificación general de aquel Giro se disputó por puntos y la victoria fue para Luigi Ganna. Eran tiempos de bicicletas pesadas, tubulares de repuesto cruzados al hombre, puertos de asfalta descarnado y ausencia de equipos de prensa y marketing. Así que Ganna tiró de sinceridad tras convertirse en el primer campeón y a la ya mítica pregunta de audaz reportero deportivo ¿Qué, cómo te sientes tras la victoria?, reconoció cómo se sentía: “Me duele el culo”.

 

La Gazzeta dello Sport tenía ya experiencia en la organización de carreras ciclistas. Había puesto en marcha con anterioridad el Giro de Lombardía y la Milán San Remo, dos clásicas que hoy forman parten de la leyenda del deporte de la bicicleta. El Giro de Italia siguió disputándose por puntos hasta 1914, año en el que Alfonso Calzolari venció en la primera clasificación general por tiempos. Al año siguiente, la prueba se suspendió debido a la Primera Guerra Mundial y ya no volvió a celebrarse hasta 1919. Entonces, el triunfo llevó el nombre de Constante Girardengo, que repitió victoria en 1923 y acumuló 30 victorias de etapa.
Poco después, en 1925, comenzaría la primera época de dominio de un ciclista sobre las carreteras italianas. Ese año, la victoria fue para Alfredo Binda, apodado la Gioconda por su elegancia sobre la bicicleta y su permanente sonrisa. Binda es considerado por los cronistas de este deporte como el primer gran corredor de la Historia del Ciclismo. Subió al podio en cuatro ocasiones más, 1927, 1928, 1929 y 1933 y levantó los brazos al cruzar en primer lugar la meta en 41 etapas, tan sólo superado a fecha de hoy por Alessandro Petacchi.


Mientras se disputaba el último Giro que concluiría con victoria de Binda, en Sichuan (China) fallecía a los 256 años el supuesto hombre más viejo de la historia, Li Ching Yuen. Cuentos chinos que, muy probablemente, nada tienen que ver con las legendas que de verdad cuentan. Relatos que enlazan a auténticos héroes sobre bicicletas que hoy, en el siglo XXI, no lo parecerían. Gino Bartali y Fauto Coppi rivalizaron por ascender más alto y más rápido cada puerto intercalado en el recorrido del Giro. Fueron enfrentados también políticamente en una Italia dominada por el Duce y condicionada por la guerra y terminaron siendo amigos y dejando una imagen de compañerismo entre rivales –compartiendo el bidón de agua en plenas rampas dolomíticas-, que constata que siempre habrá deportes y… deportes.

 

Bartali había vencido en las ediciones de 1936 y 1937 y Coppi en 1940. La Segunda Guerra Mundial provocó una nueva suspensión de la prueba, que se reanudó con una nueva victoria de Bartali (1946) Fue la última, ya que comenzaba desde ese instante el dominio de Coppi, que añadió a su palmarés los triunfos en las ediciones de 1947, 1949, 1952 y 1953. Mientras Coppi sometía a Koblet en el Stelvio en el que iba a ser su último triunfo en el Giro, Sir Edmund Hillary y el sherpa Tenzing Norgay se convertían en los primeros hombres con alcanzar la cima del Everest.
Tuvieron que transcurrir quince años para que sobre el Giro se erigiera un nuevo dominador de la carrera. Ocurrió en 1968 y al nuevo jefe le denominaban ‘El Caníbal’. Eddy Merckx venció en cinco ediciones (68, 70, 72, 73 y 74), victorias a las que sumó otras tantas en el Tour de Francia. ‘El Caníbal’ es para muchos el mejor ciclista de la historia. Merckx también ganó la edición del Giro de 1969 pero dio positivo en un control y el primer cajón del podio recayó en el segundo clasificado, Felice Gimondi, que se negó a aceptar un triunfo que no había conseguido sobre la carretera. Merckx se hizo ese mismo año con el maillot amarillo del Tour.
El palmarés del Giro recoge nombres históricos como los de Hinault, Saronni, Visentini, Moser, Roche, Andrew Hampsten –y la ya mítica etapa del Gavia en 1988-, Fignon, Bugno, Indurain, Berzin, Rominger, Gotti, Pantani, Simoni, Salvodelli, Cunego, Basso o las más recientes de Contador, Scarponi, Hesjedal –por escasos segundos sobre Purito Rodríguez-, Nibali o Quintana, aún en activo.


La edición 2015 parece a priori un juego a tres. Alberto Contador (Tinkoff-Saxo), Richie Porte (Sky) y Fabio Aru (Astana) aparecen como los principales favoritos. De los diez primeros clasificados en la edición 2014 tan sólo toman la salida este año el propio Aru –tercero-, Domenico Pozzovivo –quinto- y Rider Hesjedal que ocupó el puesto 9 en la clasificación general. Así, en un segundo escalón habrá que tener en cuenta a los movistar, Intxusti –octavo en 2013- y Ion Izaguirre, , Mikel Landa, Darwin Atapuma y los italianos Diego Ulissi, Francoo Pellizotti, Stefano Pirazzi, que junto a Aru y Pozzovivo componen el frente local. Después las sorpresas pueden llegar desde los pedales de Syvester Smyd, Zakarin, o de alguno de los compañeros de Contador y Porte, ya sean Kreuziger o Rogers, o Leopold Konig o Sergio Henao, porque a Jurgen Van der Broeck siempre se les espera pero no parece llegar. Seguro que también se escucharán los nombres de Gilbert, Danielson, Matthews –los esprines parecen suyos-, Clarck, Gerrands, Weening, Lobato o Visconti, los cazadores de etapas. Veintiuna etapas, del 9 al 31 de mayo en busca de la maglia rosa rosa, de San Lorenzo Al Mare a Milán, tras salvar el Mortirolo./Javi Muro

 

*Fotografía Eddy Merckx: Teo Martínez.

Suscripción a la Newsletter Enviar