4996

{DEPORTE / OTROS DEPORTES}

'En el ciclismo sacas el máximo de ti misma, llegas a conocerte como deportista y como persona'

La ciclista riojana Sheyla Gutiérrez disputará la próxima temporada el calendario World Tour

Sheyla Gutiérrez ganó la pasada primavera la clásica Plumelec-Morbihan. Hacía siete años que una ciclista española no vencía en una carrera internacional. La ciclista riojana rompia así el maleficio que se resistía desde que Eneritz Iturriaga obtuvo el triunfo en la sexta etapa del Trofeo de Oro en 2008. A sus 21 años, Sheyla entrena ya para afrontar la próxima temporada dentro de la formación de un nuevo equipo americano y World Tour; es decir disputando el calendario de la máxima categoría. Ilusionada, ambiciosa, con ganas de seguir aprendiendo, y con los pies en el suelo, Sheyla Guitérrez piensa en mejorar los resultados de la pasada temporada. Desprende pasión por el ciclismo. Reconoce que le gustan hasta las etapas llanas del Tour y por supuesto siempre que puede sigue las carreras por televisión. Del deporte de la bicicleta le atrae la capacidad de superar los límites, esa sensación que provoca dar un poco más cuando crees que no puedes. "Siempre -dice- se puede un poco más". Un infinito tatuado en la muñeca le recuerda que los límites no existen. Entre su referencias ciclistas destaca Alejandro Valverde entre los chicos y entre las chicas Ellen Van Dijk, una Cancellar capaz de vencer contrarreloj sobre los adoquines belgas y franceses. Quizá influenciada por sus estudios de Psicología o quizá por propia experiencia, pero Sheyla tiene claro en el ciclismo la mente comparte importancia con el estado de forma./Javi Muro.

 

SPOONFUL.- Hacía siete años que una ciclista española no ganaba una prueba internacional…

Para mí fue una sorpresa, no conocía ese dato. Sí que era consciente de que en los últimos años el ciclismo español no había conseguido muchos éxitos, pero me sorprendió cuando me lo contaron.


S.- Independientemente de que hubieran pasado siete años, fue una extraordinaria victoria, ¿no?

En mi caso, que soy una corredora muy joven, que tiene toda la ilusión por ganar un carrera pero que no veía aún ganando una prueba, el verme ahí consiguiendo la victoria fue una sensación que no sé cómo describir… en las fotos se ve. No me lo creía, sentía una alegría inmensa, es lo máximo, fue increíble verme ahí.


S.- ¿Qué sensaciones tenías en los últimos metros, cuando te ves colocada delante y eres conscientes de que vas a disputar la victoria? ¿Piensas en que puedes ganar?

El día anterior habíamos corrido en un circuito parecido y la llegada me gustaba mucho –dibuja en el aire con su mano una meta con un rampa final- y sabía que me venía muy bien. El año anterior ya había quedado séptima y en 2013, sexta. Estuve toda la carrera en fuga y aunque me cogieron en los últimos kilómetros pude hacer sexta. Este año la carrera discurrió diferente, se produjo una fuga. Mi equipo trabajó para cazar a las ciclistas escapadas. Fue en los últimos 20 o 30 kilómetros cuando, ya anulada la escapada inicial, nos quedamos delante un grupo de corredoras. Al llegar a los últimos 300 metros fue cuando lancé el sprint. Ahora, cuando repaso el vídeo, creo que me precipité. Lo cierto es que no levanté los brazos hasta que no pasó toda la bicicleta la línea de meta.


S.- ¿Cómo llegas al ciclismo?

Mis hermanos han practicado ciclismo. Mi madre no quería que yo también practicara ciclismo porque lo ha pasado muy mal con mis hermanos. Me apuntaron a natación, me apuntaron a fútbol, pero me gustaba el ciclismo y dije que a la bici. La verdad es que pensaba que me aburriría antes, pero al revés, cada día me gusta más.


S.- ¿Te gustaba practicar todo tipo de deportes o sólo la bicicleta?

Me gustaba y me gusta. El deporte en general me gusta y, por ejemplo, ahora que he estado unas semanas de descanso sin entrenar ciclismo, mi cuerpo me pide actividad. Me gusta estar activa, pero andar en bicicleta es una sensación, que no la puedo comparar con ninguna otra cosa. Desde los seis años he estado encima de una bicicleta.


S.- ¿Siempre te has planteado la idea de competir unida a la bicicleta?

En La Rioja, como éramos muy pocas, no competíamos. Hasta que no comencé a ir a otras comunidades no competía. Además, de pequeña era asmática y tenía problemas. Por eso pensaba que en algún momento me aburriría, que andaría en bicicleta de vez en cuando y ya está. Pero pasé a cadetes y empecé a competir y comprobé cómo de cerca cómo era este deporte y que cada día me gustaba más.


S.- ¿Sigues el ciclismo? ¿Te gusta el ciclismo sólo sobre la bicicleta o sigues las carreras femeninas y masculinas, cuando lo retransmiten por televisión?

Me gusta el ciclismo cuando lo práctico, pero me gusta el ciclismo hasta en las etapas llanas del Tour. Me gusta seguir todas las carreras que puedo… masculino y femenino.


S.- Hasta hace poco no se televisaban carreras femeninas ciclistas…

Sí, es un poco complicado seguir el ciclismo femenino por televisión. No se retransmiten muchas carreras, pero también es cierto que cada vez se televisan más, cada vez se va teniendo más en cuenta el ciclismo femenino. Emiten resúmenes de la Copa del Mundo. Este año se pone en marcha el World Tour, asemejando el calendario al masculino, permitiendo que tengamos, al menos, unas condiciones mínimas.


S.- Eres de las que se enganchan a la televisión en cuento retransmiten ciclismo…

Sí, sí, de ahí no me mueve nadie…
S.- Pero imagino que a lo largo de la temporada viajarás mucho para disputar las diferentes carreras y no será tan fácil seguir las pruebas…

Paso muchos días fuera de casa, es cierto, pero vía twitter trato de estar informada sobre cómo ha ido o cómo se está desarrollando una carrera. Me gusta saber cómo han ido las carreras, cómo han estado los corredores y quiénes han ganado.


S.- ¿Qué te atrae del ciclismo, tanto cuando lo practicas como cuando lo sigues a través de canal que sea?

El ciclismo me parece un espectáculo extraordinario. Igual a una persona que no le guste el deporte le cuesta entenderlo, pero a una persona como yo, que lo vivo y sufro en la carretera, es increíble comprobar hasta que límites puedes llegar, las tácticas… saber si tal corredor, o tu misma, ha atacado muy pronto, o ha esperado demasiado, o debería haber aprovechado un momento concreto… Cuando además vives esas sensaciones encima de la bicicleta te gusta observarlo, analizarlo, te gusta conocer tus límites de esfuerzo. Me atrae que superas todos tus límites, que crees que puedes llegar hasta un punto, pero siempre puedes dar más. Cuando das más es súper gratificante y te ayuda a conocerte mejor, a superarte. Es una de las cosas más bonitas que puede haber.


S.- Hay quien dice que el ciclismo tiene mucho de narración literaria o cinematográfica, con un planteamiento, un nudo y un desenlace, en cada carrera. Con los héroes secundarios que tratan de vencer escapados, con los protagonistas, con buenos y malos, que lo son de forma diferente para cada aficionado…

Es un bonito planteamiento. Nunca lo había pensado de ese modo, pero de hecho cuando un ciclista te cuenta cómo ha sido su versión de la carrera es como si estuviera narrando una película. Además, lo bueno del ciclismo es que no siempre ganan los buenos y pierden los malos.


S.- ¿Cómo te definirías como ciclista? ¿Qué tipo de ciclista eres?

… soy un poco trotamundos, todoterreno; no soy la mejor escaladora, tampoco la mejor llaneadora, no soy la mejor en nada, pero me defiendo bien en todos los terrenos. Me gustan las carreras de fuerza, creo que es en las que mejor me desenvuelvo.


S.- Te definen como clasicómana…

Sí, sí, es que me gusta mucho ese tipo de carreras. Pruebas que tienen dureza y permiten romper la carrera, seleccionar el grupo. Carreras en Bélgica y Holanda, que presentan tramos de pavé, con agua… me encantan. Son peligrosas, pero me encantan.


S.- Cuando hablabas de la carrera que ganaste, la clásica Plumelec-Morbihan, hacías un gesto describiendo el final en subida…

Eran diez vueltas a un circuito y el final era un repecho de un kilómetro y medio bastante duro. Esos finales me gustan. Ven a una chica alta y piensan que no subo bien, pero a mí me gusta ese terreno. Son tramos en los que se selecciona la carrera y aunque se hizo duro porque son muchos pasos por el repecho, pero las tres veces que he corrido allí me ha ido bien (sexta, séptima y primera).


S.- Si hacemos una comparación con el ciclismo masculino para que se comprenda tu estilo, hablaríamos de ciclistas como Purito, Valverde, Gilbert…

Sí, por ejemplo, Alejandro Valverde es uno de mis corredores favoritos.


S.- Ya que lo mencionas. ¿Crees que Valverde tiene el reconocimiento que merece? Le dan mucha caña.

Le dan mucha caña, pero ¡madre mía! Ya me gustaría poder hacer lo que hace él, ganar carreras de enero a octubre.


S.- Hablabas antes de que desde muy pequeña has andado en bicicleta, pero no es lo mismo salir en bicicleta que entrenar para competir profesionalmente. ¿Cómo es tu entrenamiento?

Antes, en categorías inferiores o cuando no competía mucho, la bicicleta era un juego. Es cierto que yo era de las que salía todos los días a entrenar, pero porque disfrutaba, me divertía. Me lo tomaba más en serio de lo que la categoría exigía. Ahora, en profesionales he comprendido que en una semana de entrenamiento tiene que haber días de carga y días de recuperación. Si por ejemplo he corrido el fin de semana, sábado y domingo, y he realizado un esfuerzo máximo el cuerpo necesita recuperar. Si tengo que viajar, si estoy muy cansada, dedico ese día a descansar o rodar una horita para, simplemente, soltar piernas. Un tercer día vas adaptándote a un nuevo entrenamiento y ya, el tercer día, comienza de nuevo el trabajo de carga e intensidad.


S.- ¿Entrenamientos con muchos kilómetros y también series?

Sí. Un día de fondo en el que metes series a umbral, sin llegar al cien por cien de intensidad. Otro día realizo series más cortas, pero más intensas. Normalmente en puerto, aunque a veces las combino con contrarreloj, en llano.


S.- ¿Gimnasio?

Sí, en invierto todos los ciclistas hacemos gimnasio en función de cómo sea la pretemporada de cada uno. En mi caso, por ejemplo, la pretemporada va a ser muy corta porque he terminado la temporada en octubre y en enero ya empiezo a competir. A lo largo de temporada también visitamos el gimnasio en sesiones de recuerdo, insistimos mucho con abdominales, lumbares y laterales.


S.- ¿Realizas concentraciones con el equipo?

Lo habitual en los equipos es realizar dos concentraciones al año y después las que realizo con la Selección Española. En mi caso, ya individualmente, en las épocas de frío nos bajamos tres semanitas a Benidorm para poder meter carga de trabajo y evitar resfriados y caer enferma. Además, realizo alguna concentración en altura.
S.- ¿Cuándo finaliza la temporada consigues olvidarte de la bicicleta? Ahora estás retomando de nuevo los entrenamientos, ¿has conseguido evadirte del ciclismo durante las últimas semanas?

No del todo. Es cierto que es necesario desconectar un poco porque todos los meses del año te los pasas conectada al mundo del ciclismo. Termina siendo obsesivo. Pero como te decía no es posible del todo, he parado pero el cuerpo me pedía hacer algo, se sentía mal por estar parado. Pero es cierto que viene bien despejarte, hacer otros deportes, estar con los amigos, con la familia.


S.- ¿Cómo es el ambiente en el pelotón entre las corredoras? Sois rivales, pero en el ciclismo para existir también un gran compañerismo…

Todas las que estamos en el pelotón luchamos, al final, por ser las primeras y vamos a darlo todo para conseguirlo. Pero también, precisamente porque todas estamos luchando por lo mismo, existe un sentimiento de unidad que no se consigue con cualquier persona por la calle. El ciclismo son muchos kilómetros, muchos viajes, muchas vivencias juntas, acaba siendo tu mundo, tu círculo cercano. Son rivales, pero también son compañeras. Para mí el ciclismo es competición, pero también es diversión… hay que divertirse también.


S.- ¿Hay súper estrellas en el ciclismo femenino? ¿Son accesibles?

Sí, sí. A mí me parecen inaccesibles, pero también me parecía imposible lo que voy consiguiendo poco a poco. Hay súper estrellas Pauline Ferrand, Mariane Vos, Enma Johansson… son ciclistas muy trabajadoras, pero tienen un don. Tienen una clase espectacular. Son referentes lejanos porque sabes que es difícil llegar a ser como ellas, pero motiva ver esas capacidades que tienen.


S.- Da la impresión de que el ciclismo británico, tanto en chicas como en chicos, ha dado un salto extraordinario y que cuenta con muchos medios…

Bueno… es cierto que la campeona del mundo es Elisabeth Armitstead, que es británica, pero Ferrand es francesa, Vos es holandés, Johansson es sueca… Sí que es verdad que selecciones como Holanda, Francia o Inglaterra han apostado siempre muy fuerte por el ciclismo y de ahí que cuenten con una cantera muy grande. Han trabajado muy bien la cantera y están obteniendo resultados. El ciclismo británico también ha realizado un gran trabajo y con la aparición del equipo Sky se ven beneficiadas. Pero, al final, depende de una misma. Hay que tener las condiciones y la motivación para llevar acabo el reto, sino no llegarás. Los medios son una ventaja, pero, al final, depende de uno mismo.


S.- ¿Cómo es el salto a profesionales? ¿Cambia mucho el ritmo de carrera y competición?

En chicos se ve muy claro del sub-23 a profesional. Siempre se dice es que este chico es muy joven –igual tiene 23 años- ha subido de categoría, pero aún se está formando, pero en chicas pasas de juvenil a profesional y parece que ya tienes que cumplir… y no, no es así. Todo lleva un proceso. En primer año en profesionales sigo siendo sub-23 y compito con ciclistas de categoría profesional y se nota muchísimo. Compites con corredoras formadas y de muy alto nivel; las carreras son totalmente diferentes, de dureza, de ritmo, de competitividad… Te tienes que ir afianzando y que el cuerpo se haga. El primer año fue duro, estaba preparada porque sabía que iba a ser duro y difícil, pero tienes que ser consciente de que no puedes pretender pasar de estar adelante en juveniles a estar adelante en profesionales. Todo lleva su tiempo.  Tengo mucho margen de mejora, la progresión me gusta, ir mejorando cada año.


S.- ¿Siempre te apetece entrenar?

De 365 días que tiene el año montas en bicicleta 340, así que mucho te tiene que gustar para poder hacerlo todos esos días. La verdad es que hay día que estás cansada, que estás enferma, que no tienes muchas ganas, que no te apetece salir, pero si sé que tengo que entrenar mi cuerpo y mi mente no me permiten quedarme en casa. Esos días, cuando salgo, lo disfruto. No todos los días tengo ganas, pero después, acabado el entrenamiento, salgo beneficiada. Si tienes una motivación clara, que la tengo, no hay problema.


S.- ¿Te pones límites?

… (muestra el interior de su muñeca izquierda, donde luce un tatuaje con el símbolo de infinito) Creo que no existen los límites, el que crea que existen es que está muy limitado. Seguro que hay algo que por muy bien que creas que lo estás haciendo lo puedes mejorar.


S.- ¿Miras el tatuaje cuando vas en carrera?

A veces sí. De hecho, a veces para motivarme me pongo una pegatina con el símbolo de infinito en el manillar para recordar que no existen los límites, que siempre se puede más y más.


S.- ¿Piensas mucho, le das muchas vueltas a la cabeza, cuando estás en carrera?

Da tiempo a pensar muchísimo, la verdad es que pasas mucho tiempo sobre la bicicleta y piensas mucho, te puedes volver loco… La menta trabaja igual que las piernas. Creo que la mente comparte importancia con el estado de forma. Todas las ciclistas realizamos un gran esfuerzo en competición, pero hay algunas que en un momento dado desactivan su mente y es en ese instante cuando baja el rendimiento.


S.- ¿Alguna vez has sentido una falta total de fuerzas en competición, una pájara, un desfallecimiento?

He llegado a cruzar la meta, bajarme de la bicicleta e ir a la ambulancia. Me daba cuenta, mientras pedaleaba, que estaba sin energía pero no quería parar. En profesionales también he tenido alguna crisis, pero sobre todo en juveniles. Vas aprendiendo, al final tu familia, el entrenador, el director del equipo, me veían en crisis fuerte y me decían que me bajara de la bicicleta y por no hacer caso me ha pasado llegar a meta y caerme… vas aprendiendo. Este año, por ejemplo, he decidido bajarme en una carrera, algo que para mí era impensable. Te preguntas ¿qué vas a conseguir por continuar? Nada, desgastar tu cuerpo, para no conseguir nada porque al nivel de profesionales si estás con la mitad de fuerzas que las demás no tienes nada que hacer. Aprendes y guardas fuerzas para la próxima carrera.
S.- ¿Tienes ídolos?

Sí, por ejemplo, como hablábamos antes Alejandro Valverde. Es un superclase, gana desde enero o febrero hasta octubre, disputa y gana en cualquier tipo de carreras. Sean clásicas de un día, de una semana o grandes Vueltas. Me gusta la gente valiente, me gusta Aru, me gusta Níbali, me gusta Sagan porque tiene mucha personalidad.


S.- Y entre las chicas…

Hay algunas corredoras que me gustan mucho, por ejemplo, Ellen Van Dijk, que es como si fuera una Cancellara en hombres. Es muy buena contrarreloj y el año pasado ganó el Tour de Flandes. También me gusta mucho Giorgia Borzini, que fue campeona del mundo. Me gusta por su personalidad, trata muy bien a las corredoras jóvenes en el pelotón y tiene mucha experiencia. Es muy buena en prácticamente todos los terrenos.


S.- ¿Qué es lo peor de ser ciclista?

Hay malos momentos como en todas las profesiones, tengo la suerte de que disfruto de lo que hago. Está claro que para una victoria tienes cien derrotas, para una carrera buena cien malas, pero eso no es lo peor porque al final siempre sacas un aprendizaje. Claro que hay días malos y días que te preguntas por qué estoy haciendo esto… pero enseguida encuentras la explicación… si lo dejas de hacer quieres volver.


S.- y lo mejor…

Lo mejor es que sacas el máximo de ti misma y que llegas a conocerte como deportista y como persona. Viajas mucho, aprendes a convivir con otra gente, aprendes a trabajar con otras personas, trabajas para ellas, las ayudas y luego ellas te ayuda a ti… Compartes un esfuerzo tan máximo que encuentras un nivel de solidaridad que no hayas en otros sitios. Lo bueno del ciclismo son todas las experiencias que vives.


S.- Y esta próxima temporada…

Cambio de equipo. He estado muy a gusto en el Lointek, con las compañeras, con todo el equipo. Me han ayudado a crecer. Llegué al equipo siendo una niña y ahora soy un poco menos niña. He estado muy bien estos tres años y me quedo con muy una extraordinaria sensación.


S.- ¿En qué equipo vas a correr?

Me voy a un equipo de Estados Unidos. Es una formación nueva, de categoría World Tour, en la máxima categoría. Voy a hacer un calendario muy bonito y tengo muchas ganas de comenzar la temporada.


S.- ¿Objetivos?

Quiero estar bien en los meses de marzo y abril. Disputar clásicas y mejorar los resultados de la temporada pasada. El verano también vendrá fuerte, pero poco a poco, primero la meta puesta en las carrera de primavera. Son muy duras, pero son las que más me gustan.


S.- ¿Se puede vivir del ciclismo?

Del ciclismo masculino se puede vivir bien, del ciclismo femenino hay muy pocas corredoras que puedan vivir tan bien. Puedes sobrevivir. Con ayudas y con la colaboración del equipo puedes sobrevivir. Puedes ir tirando. Mi objetivo es costearme mi carrera de Psicología.

Suscripción a la Newsletter Enviar