5285

{DEPORTE / FúTBOL}

Un millar de colchoneros ordenados alfabéticamente

Ángel Iturriaga publica en la editoria SinIndice el Diccionario de Jugadores del Atlético de Madrid

“Perdone, eso que está usted pisando es el escudo del Atlético de Madrid”. Luis Aragonés reclamaba así al árbitro en un partido internacional respeto para el emblema del club bordado de jardinería sobre el césped. Un escudo sobre el que otro mítico colchonero, como Iselín Sánchez Ovejero, advertía a sus compañeros de vestuario que no se lleva por fuera sino por dentro. Ahora, el historiador, Ángel Iturriaga, ha reunido a todos los atléticos que en la Historia del Club han sido –tan sólo falta Augusto, fichado en el pasado mercado de invierno- en el más completo Diccionario de Jugadores del Club Atlético de Madrid (SinIndice) publicado hasta la fecha.


Dice otra leyenda del club del Manzanares, Adelardo Rodríguez –autor del prólogo- que “el recorrido histórico que propone este trabajo documental nos permite recordar y conocer la Historia, valga la redundancia, y aprender de los hechos del pasado para así comprender el presente y vislumbrar el futuro”. Resalta el centrocampista –el jugador que más partidos ha disputado con la camiseta atlética- que “más allá de los títulos deportivos, el verdadero valor de una entidad se encuentra en las personas que la integran, en especial, de los jugadores, que a lo largo de sus carreras han ganado campeonatos, partidos, han realizado grandes jugadas, y han hecho vibrar los corazones de los aficionados”. Desde esa perspectiva no hay duda que el Atlético de Madrid es un equipo especial, diferente.


El Diccionario de Jugadores del Club Atlético de Madrid tiene como objetivo fundamental llenar una laguna bibliográfica existente en la obra escrita sobre el club. “La idea era realizar –explica Ángel Iturriaga- un trabajo absolutamente completo s, queríamos que el libro recogiera a todos los jugadores que, aunque fuera un solo minuto, han disputado un partido con el Atlético de Madrid. Hablamos, siempre, de partidos oficiales, ya sea en Liga, Copas o competiciones europeas. Sólo falta de incluir Augusto porque fue fichado en el mercado de invierno y fue posible incluirlo”.


‘Abadía, Agustín ‘Tato’; Abbiati, Christian; Abdón García; Abel Resino… Zamora de Grassa, Ricardo; ‘Zé Castro’, José Eduardo; Zubiarraín, Jesús María; Zulueta Ricardo… de la A a la Z, cerca de mil referencias. “Están todos los jugadores -describe Iturriaga- desde la fundación del club en 1902 hasta nuestros días; los que pudieron participar en partidos amistosos ya se nos escapa, sobre todo los de los primeros años de existencia del club”.


El proyecto surge al entrecruzarse, una vez más, las dos pasiones de Ángel, la Historia Contemporánea –es doctor en Historia Contemporánea- y, por otro lado, el fútbol. Ha publicado un gran número de artículos científicos relacionados con la Historia Actual tanto en su vertiente política como deportiva. Con anterioridad publicó el Diccionario de Jugadores de FC Barcelona, el Diccionario de técnicos y directivos del FC Barcelona, el Diccionario de Jugadores de la Selección Española, y ‘Paulino’, su primera novela, escrita junto a David Valero.


La Historia y el futbol –resalta- son dos de mis grandes pasiones. Siempre me ha gustado el fútbol y su historia y siempre he echado en falta la existencia de documentación referida a los jugadores históricos. Todos sabemos hasta con quién está casado cualquier jugador actual y no sabemos nada de jugadores –muchos con vidas muy interesantes- de la época de la Guerra Civil hacia atrás. Uno de los objetivos de este libro es recuperar la memoria de todos esos jugadores, que puede ser de interés para aficionados atléticos, en este caso, o aficionados al fútbol en general. A través de las páginas del libro van a poder descubrir la historia de aquellos jugadores que fundaron el club, por ejemplo, o de los que vivieron las primeras etapas del equipo”.


El trabajo documental no ha sido sencillo. “En el libro hay mucho trabajo de investigación en hemerotecas y en archivos, especialmente en periódicos, tirando del ABC, del Mundo Deportivo. Con los jugadores del año 1936 hacia atrás ha sido especialmente complicado. Hemos acudido a la Biblioteca Nacional, a publicaciones periódicas de la época que ya han desaparecido. A través de ese tipo de documentos hemos podido ir reconstruyendo la historia de los jugadores”. El historiador riojano también se apoyado en las fuentes orales. “Hemos podido realizar entrevistas a descendientes de jugadores. A través de twitter, por ejemplo, hemos conseguido establecer contactos con gente que tenía relación con aquellos jugadores o conocían a sus familiares. Hemos conseguido hablar con nietos, sobrinos, y biznietos, de antiguos jugadores. Ha sido fundamental para establecer fechas de nacimiento y defunción, que en muchos casos estaban perdidas. También ha sido esencial la aportación de aficionados atléticos para poder reconstruir todos estos nombres”.


Las horas metidas en archivos, bibliotecas y hemerotecas han deparado el hallazgo de algunas joyas documentales históricas. “Hemos descubierto la historia de jugadores que estuvieron en la Primera Guerra Mundial o en la Segunda y que se les pierde la pista después de esos conflictos bélicos, o tras la Guerra Civil. Historias rocambolescas que nada tienen que ver con la idea que tenemos hoy en día de los futbolistas de nuestro tiempo. Personas que las pasaban canutas para salir adelante y que tenían el fútbol como un hobby. Era una afición y más allá del balón tenían muchos problemas para salir adelante como cualquier ciudadano normal”.


Recuerda Iturriaga que es preciso tener en cuenta que el fútbol profesional llega a España en los años 30 y “ni siquiera entonces podemos pensar en profesionales como los actuales. Hasta los años 50 o 60 no podemos pensar en jugadores que se ganen bien la vida con el fútbol. Eran excepciones, algún jugador internacional que llegaba a la Liga. Por eso, las historias personales que tienen detrás estos deportistas son mucho más interesantes, en la mayoría de los casos, que las de los jugadores actuales”.

 

Abres el diccionario por una página al azar y en caras enfrentadas surgen las figuras de Hugo Sánchez (1981-85, 162 partidos, 82 goles), Hilario Fernández (jugó la temporada 1930-31, dos partidos), Hugo Leal (1999-2001, jugó 77 partidos y marcó 6 goles) y ‘Hucha’, Enrique Manuel (1928-29, cinco partidos).
Las hemerotecas han revelado también una forma muy diferente de hablar del fútbol en las primeras décadas del siglo XX. “La terminología de las crónicas es muy diferente y está llenas de anglicismo. Utilizaban foot-ball; goal, Goalkepper… un aficionado actual si se pone a leer una crónica de la primera o segunda década del siglo XX se vuelve loco con los términos y la explicación técnica del juego –no había expertos-, es bastante extraña. A veces prestaban más atención a lo que pasaba en la grada. Podían dedicar párrafos al señor que ha acudido al campo con un peculiar bombín, por ejemplo, que a lo que había pasado sobre el terreno de juego. Se percibe una gran evolución. Las crónicas deportivas propiamente dichas aparecen cuando algunos jugadores comienzan a escribir en los periódicos. Comienzan a explicar el juego un poco mejor”.


Otra visita casual al Diccionario nos recuerda que Jabo Irureta, reconocido como un completo centrocampista, disputó 271 partidos en el Atlético de Madrid y marcó 67 goles; aparecen Leivinha, Leal, Juninho, Julio Alberto, José Mari, o Heriberto Herrera.


La ausencia de archivos documentales es un mal del que están aquejados la práctica totalidad de los clubes españoles. “Entre el año 1902 y el año 1920, cuando la Selección Española juega su primer partido, no hay ningún jugador del que se tengan muchísimos datos. Tenemos nombres, apellidos, o el apodo. A partir de ahí hemos tenido que ir reconstruyendo. Este libro, siendo el trabajo más completo que se ha realizado, aún presenta algunas lagunas. Puedes saber que a un determinado jugador le llamaban Chus, pero no tienes su nombre completo. Acudes al club y no está en sus archivos. Y nos quedamos en Chus… un delantero, que jugó en la primera década de la historia del Club, marco siete goles y jugó ocho partidos, por ponerte un ejemplo”. Indica Iturriaga que “prácticamente, en todos los clubes durante la guerra se perdieron los archivos, bien por bombardeos, por cambios de sede. He hablado con el Barsa, con el Real Madrid, Atlético de Madrid, y todos tienen el mismo problema. Tienen datos pero en obras ya publicadas, los originales no están”.

 

El Atlético de Madrid siempre se muestra cómo un equipo diferente, una condición que quizá se ha dejado notar también al ir indagando en la historia de sus jugadores. “Es un club diferente, pero lo noto más en cuanto a la afición, gente acostumbrada a sufrir durante muchos años y también dispuesta a celebrar muy especialmente los títulos. Son gente muy volcada con su club. Un dato significativo es que el club batió el récord de número de socios cuando descendió a Segunda. Los atléticos se vuelcan especialmente en las malas. Es algo muy interesante. También los canteranos viven mucho el club, gente como ahora pueden ser Saúl o Koke, o en otros tiempos como Gárate o Adelardo, que tienen un sentimiento de pertenencia”. Así lo entiende también Enrique Collar, el delantero que disputó 360 partidos con la elástica colchonera y marcó 85 goles entre 1953 y 1968. “Volvería a nacer –dijo- para volver a jugar en el Atlético de Madrid”.


El libro recoge cerca de mil reseñas de jugadores. “Ha sido un proceso largo, han sido cinco años de investigación, aunque llevando al mismo tiempo otros proyectos en paralelo”. El historiador bromea: “por ejemplo, los años de Jesús Gil fueron una época de muchos cambios e inestabilidad, había mucho cambio de jugadores y de entrenadores. Cada temporada podía aparecer hasta quince jugadores nuevos. Es una época en la que muchos jugadores juegan quince partidos, veinte partidos…”. En aquella época sobresalía el portugués Paolo Futre -52 goles en 215 partidos, entre 1987 y 1993- que no dudó responder ante la posibilidad de fichar por el eterno rival. “¿Irme al Madrid? No, estoy en el equipo más grande del mundo. Aunque la Historia no dice eso, si lo dice mi corazón”. Y es que como describe el que fuera portero del equipo y actual segundo entrenador, Germán, el ‘Mono’ Burgos… “El Atlético es rock and roll”… no sabemos si es la música que gusta a su jefe, la letra la tiene clara… “o ganamos o morimos ganando”./Javi Muro

Suscripción a la Newsletter Enviar