3973

{DEPORTE / FúTBOL}

'La filosofía del Athletic Club le convierte en especial, incluso contracultural en el mundo del fútbol que vivimos'

Ángel Iturriaga ha escrito el Diccionario de Jugadores del Athletic Club

Ángel Iturriaga es doctor en Historia, profesor y escritor. Asegura que dos de sus grandes pasiones son la Historia y el Fútbol y ya si van de la mano la sonrisa de este riojano afincado en Valencia es de oreja a oreja. Sabe de lo que habla, hace cuatro años y mucho antes de que entráramos en el bucle infinito del 'procés', Ángel conversaba con SPOONFUL y apuntaba que "dos mil mítines políticos tienen menos repercusión que una reivindicación en en el Camp Nou". Iturriaga ha publicado multitud de artículos científicos relacionados con la historia actual en sus vertientes deportiva y política. La presencia del historiador riojano es requerida en en ciclos de conferencias y comunicaciones en diversos Congresos y Seminarios Nacionales e internacionales relacionados con sus líneas de investigación. Colabora con diversos medios de comunicación tanto españoles como europeos y sudamericanos. En breve podrá escuchársele en las tertulias previas al Mundial de Fútbol de la Cadena SER. En los últimos años, ha centrado sus investigaciones en la recuperación de la memoria histórica del fútbol, destacando la publicación de seis libros relacionados con esta materia. Destacan el 'Diccionario de jugadores del FC Barcelona', el 'Diccionario de jugadores de la selección española' y el 'Diccionario de jugadores del Atlético de Madrid', así como su primera novela, 'Paulino', junto a David Valero Carreras. Ahora ha publicado el 'Diccionario de Jugadores del Athletic Club'. "La filosofía del Athletic -describe- le convierte en especial, incluso contracultural en el mundo del fútbol que vivimos"./Javi Muro


SPOONFUL.- ¿Cómo surge la idea de escribir el Diccionario de Jugadores del Athletic Club?

La idea surge del vínculo que mi entorno familiar y personal ha tenido siempre con el club vizcaíno. Había detectado que, entre los muchos libros publicados sobre el club de Ibaigane, había una laguna en lo referente a un volumen que recordara a todos los jugadores de su historia. Una laguna que, por desgracia, es habitual en la mayoría de los clubes españoles.

 

S.- Con anterioridad habías llevado a cabo los proyectos de los Diccionarios de los Jugadores del Barcelona y del Atlético de Madrid. ¿Ha sido éste un proyecto diferente en su desarrollo?

Cada proyecto tiene un origen y un desarrollo diferentes. En este caso, debo decir que lo más destacable de este proyecto ha sido que se me han abierto todas las puertas a las que he llamado. Para poder coordinar un diccionario de este tipo he tenido que contactar con más de cien personas (personal del club, familiares, futbolistas, periodistas, historiadores…), y en este caso he recibido una respuesta positiva en casi el cien por cien de los casos.

 

S.- ¿Es el Athletic un club diferente? ¿Qué lo diferencia de otros?

Sin duda, el Athletic Club es una entidad futbolística diferente. Su filosofía de contratar solo jugadores de su entorno lo convierte en especial, e incluso contracultural en el mundo del fútbol en el que vivimos. El poder sobrevivir en la élite manteniendo su esencia lo convierten en un caso único.

 

S.- ¿Esas diferencias se perciben también en la historia y los relatos que acompañan la vida de los jugadores que han pertenecido al club?

Sí, hay circunstancias que también son únicas. El vínculo de los jugadores con el club es mayor que en otras entidades. Ello explicaría que apenas son 608 los futbolistas que han jugado partidos oficiales con el primer equipo en 120 años de historia, mientras que la mayoría de los clubes han contado en sus filas con más de 1000.

 

5.- Hay una atmósfera que el Athletic, al menos en sus orígenes, recordaba al fútbol inglés; al origen del fútbol, ¿no?

Sin duda. Aunque desde los años diez el club está formado solo por jugadores vascos o del entorno geográfico, hay que recordar que entre los fundadores del club había muchos ingleses. De hecho, en las primeras alineaciones de la historia rojiblanca hay un importante número de jugadores británicos. Además, la atmósfera del viejo San Mamés recordaba mucho a la de los estadios de las islas, algo también aplicable a los aficionados del equipo rojiblanco, que tienen un gran respeto por el juego y su historia, algo que también ocurre en tierras británicas.

 

S.- ¿Continúa ese aroma a club británico o en plena era de lo efímero y el marketing esa percepción es ya historia pasada?

Continúa existiendo ese aroma de club histórico, si bien los tiempos atropellan a todos, y el Athletic no puede escapar a ello. El magnífico nuevo estadio todavía respira algo de la esencia clásica, pero no deja de ser un estadio moderno y con las últimas novedades tecnológicas. El fútbol actual está cada vez más globalizado y mercantilizado, pero el Athletic intenta mantener sus raíces sin renunciar a dar un paso al frente en la modernización del club.

 

S.- Da la sensación que el Athletic es un club que sabe mantener muy vivo su pasado. Sus títulos, sus estrellas…

Creo que en el club y el entorno son muy conscientes de la gran historia que hay detrás de su escudo y de la dificultad de haber sido capaces de competir con menos capacidad económica que la mayoría de rivales. Este bagaje es mostrado con orgullo por unos aficionados que recuerdan títulos y figuras del pasado con tanto o más entusiasmo que pueden hablar del equipo actual.

 

S.- Estrellas que son leyendas del fútbol, ¿no?

Por supuesto. En el Athletic ha habido leyendas que incluso han trascendido lo meramente deportivo. Nombres como Pichichi, Zarra, Panizo, Iribar, Dani o Goikoetxea son muestra de ello. Estas leyendas están muy presentes cuando uno visita el museo del club, cuando uno visita los bares del entorno de San Mamés o cuando se habla con cualquier aficionado medio de la entidad.

 

S.- ¿Es un modelo competitivo hoy en día el del Athletic? ¿Compite en igualdad de condiciones?

No compite en igualdad de condiciones por su filosofía. Tanto la entidad como sus aficionados saben que deben pagar un peaje por mantener su identidad, pero lo hacen muy a gusto. Es cada vez más difícil ser competitivos en un fútbol tan globalizado, pero desarrollando la cantera y realizando buena captación de futbolistas en el entorno geográfico pueden ser capaces de hacerlo, tal y como se ha demostrado a lo largo del tiempo.


S.- ¿Qué curiosidades destacarías del diccionario? ¿Qué te ha llamado especialmente la atención durante todo el proceso documental?

Es un diccionario en el que se explica la trayectoria de todos y cada uno de los jugadores que han jugado con el primer equipo. Por ello, hay decenas de historias que merecen mucho la pena. Me quedaría, en general, con las biografías de los jugadores anteriores a la Guerra Civil, especialmente con aquellos que tuvieron que emigrar durante el conflicto bélico. Muchos de ellos formaron parte de la selección vasca que realizó una gira por Europa y América, y, con el tiempo, del CD Euzkadi que disputó la Liga mexicana. El sufrimiento y trayectoria vital de aquellos jugadores son uno de los elementos que me parecen más llamativos del diccionario.

 

S.- ¿Qué jugador abre el Diccionario?

El diccionario está ordenado alfabéticamente por el nombre por el que eran conocidos cada uno de los jugadores, sea nombre propio, apellido o apodo. Por ello, quien abre el libro es Aquilino Acedo, un futbolista de los años diez que era hermano de Txomin Acedo, uno de los mejores extremos de la historia del club.

 

S.- ¿Quién lo cierra?

Lo cierra José María Zuluaga, un defensa de los años setenta.

 

S.- Has seguido un orden alfabético… ¿si el reloj de la Historia hubiera marcado las páginas qué jugador o jugadores hubieran abierto el diccionario?

El orden del diccionario es alfabético, ya que pensamos tanto desde la Editorial Siníndice como yo que era la forma desde la que los lectores podrían acceder de forma más sencilla al volumen. Los jugadores que abrirían el diccionario si se siguiera un orden cronológico serían hombres como De la Sota, Dyer, Evans o Ugalde, nombres olvidados en su mayoría en nuestro tiempo, pero absolutamente decisivos para que el club llegara a ser lo que es hoy en día.

 

S.- ¿Por qué los libros sobre deporte tienen tanto éxito en la actualidad?

Los libros sobre deporte están viviendo un crecimiento que creo que es lógico viendo la demanda de información deportiva que hay en los medios de comunicación. Hasta hace pocos años los libros deportivos estaban un poco a la sombra de otro tipo de volúmenes. Sin embargo, y tú lo conoces como autor de libros sobre deporte, creo que hoy en día ya no existe esa estigmatización que hubo en tiempos pasados.

 

S.- ¿Crees que influye que los medios generalistas obvien el deporte en sus informaciones y que incluso los espacios que llevan el calificativo de ‘deportes’ hablen de todo menos deporte?

El tratamiento del deporte en los grandes medios, especialmente en televisión, me parece lamentable. Yo soy un apasionado del deporte en general, por lo que nunca veo los denominados “informativos deportivos”, que son ejemplos de desinformación y de amarillismo. Creo que quienes estamos apasionados por el deporte debemos intentar hacer pedagogía e intentar que los verdaderos aficionados se alejen de ese tipo de productos de consumo.

 

S.- ¿Crees que el fútbol, el deporte en general, es importante para entender la Historia de un país?

Sin duda. El fútbol es un deporte de masas en Europa desde los años veinte. Fútbol y política han estado estrechamente relacionados desde entonces. Los estadios han sido lugares en los que se han trasladado mensajes políticos y los dirigentes han utilizado el deporte como mecanismo de propaganda. El historiador que no trate el deporte para analizar la historia de un lugar pierde un ámbito fundamental para poder explicar la evolución de un lugar o de una sociedad.

 

S.- ¿Ha cambiado mucho la idea del ‘fútbol’ y el ‘futbolista’ desde aquellos pioneros que vistieron por primera vez la camiseta del Athletic a hoy?

Sí, absolutamente. En los orígenes, todos los “sportmen” eran personas que practicaban deporte por amor al arte y para disfrutar del juego. Hoy en día hay niños de 12 años que ya tienen representante y los entornos buscan el beneficio económico desde edades tempranas. El espíritu infantil del juego sigue permaneciendo, pero hoy en día prima la búsqueda del beneficio económico.

 

S .- Tras trabajar sobre la historia del Athletic y tener cerrado el diccionario llega el traspaso de Laporte. ¿Los historiados y escritores que investigáis el deporte, el fútbol concretamente, odiáis el mercado de invierno?

El mercado de invierno creo que es necesario desde el punto de vista de refuerzos puntuales que puedan tener los equipos. Sin embargo, en mi opinión, debería ser mucho más limitado en el tiempo, ya que hoy en día se presta más atención al mercadeo de jugadores que a lo que realmente pasa sobre el rectángulo de juego.

 

S.- ...y el Ahtleci realiza ahora el fichaje más caso de su historia, Iñigo Martínez... ¿Una rareza en el diccionario de jugadores del equipo?

Desde finales de los ochenta el Athletic ha realizado movimientos de este tipo. En 1989 pareció una locura pagar 300 millones por Loren. Con el tiempo hubo fichajes de características similares como los de Joseba Etxeberria o Roberto Ríos. El caso de Iñigo Martínez es parecido. No es un movimiento habitual en el Athletic, pero su reducido ámbito de mercado hace que deban acometer fichajes que se escapen un poco de las cantidades manejadas por el club en otras transacciones.

 

S.- ¿Trabajas ya en la documentación de algún otro equipo? 

Estamos en conversaciones con algún club para realizar un nuevo volumen, pero no hay nada concreto por el momento. En un año mundialista como este estoy ampliando la búsqueda de documentación sobre las Copas del Mundo. De hecho, participaré en las tertulias sobre la historia de los Mundiales que va a hacer la Cadena SER a partir de febrero para ir calentado motores de cara a Rusia 2018.

GALERÍA

  • iamgen pequeña 0
  • iamgen pequeña 1

Suscripción a la Newsletter Enviar