4150

{DEPORTE / BALONMANO}

'Queremos alcanzar la fase de ascenso como primeras de grupo'

Marta Olarte y Lidia Novella son las capitanas del Sporting Logroño

El Sporting Logroño, el equipo femenino de balonmano de la capital riojana, enfila los cuatro últimos partidos de la Liga Regular en primera posición de la clasificación y mirando fijamente a la fase de ascenso. Antes, restan los enfrentamientos contra Zarautz –su máximo rival en la clasificación-, Elgoibar, San Adrián y Kukullaga. La temporada del equipo raya la perfección. Las jugadoras riojanas, entrenadas por Luismi Ascorbe, tan sólo contabilizan una derrota a falta de cuatro jornadas. Las capitanas del equipo, Marta Olarte y Lidia Novella muestran la ambición del equipo cuando se les recuerda la relación de victorias y ellas reconducen la conversación al análisis del partido perdido. Marta y Lidia han echado cuentas y saben que si vencen a Zarautz este sábado se garantizan la presencia en la fase de ascenso. Nos les vale, “queremos ser primeras de grupo”.


Lidia Novella es de Teruel y comenzó a jugar a balonmano a los cinco años, de Teruel. “Mi padre era el entrenador de los equipos base, y mis hermanos también jugaban”. Al verles a ellos, Lidia quiso jugar. “Como no había equipo de chicas –recuerda- entrenaba con los chicos”. Un día le llamó la selección aragonesa para disputar un campeonato en Málaga. “Nos enfrentamos a la selección valenciana y su entrenadora preguntó por mi. Tenía doce años”. Al poco tiempo, su padre recibió una llamada del Sagunto –que es, explica, como el Barsa de chicos-, “querían que fuera a entrenar con ellos”. La seleccionadora valenciana había hablado con los entrenadores del Sagunta y había recomendado a Lidia. Estuvo en Sagunto hasta juveniles, luego en Zaragoza, Gijon, y al año siguiente ya vine a Logroño, al Sporting.


Marta Olarte es riojana, de Navarrete, y comenzó a jugar con nueve años. “Comencé –recuerda- gracias a un profesor de Educación Física del colegio de Navarrete. Un día nos puso a jugar a balonmano. En el pueblo salió un equipo de balonmano y allí estuve jugando hasta los 17 años”. Después, formó parte del equipo de la universidad de La Rioja durante dos años. Entonces nació el Sporting. “Comenzamos jugando en categoría Territorial y desde entonces hasta ahora”. Hasta ahora, cuando el equipo mira a la División de Honor, la máxima categoría del balonmano femenino.


S.- ¿Llega el momento importante de la temporada regular? Quedan cuatro partidos y el primero contra vuestro máximo rival en la clasificación…

Marta.- Sí. Zarautz es nuestro máximo rival en cuanto a puntos, en la clasificación, aunque a lo largo de la liga nos hemos encontrado partidos tan difíciles y complicados como el de Zarautz.


Lidia.- Sí, ha habido partidos complicados, por ejemplo, contra Beti Onak. Ese partido es un derbi que siempre está reñido.


S.- Si vencéis a Zarautz estaríais clasificadas para la fase de ascenso…

Marta.- Sí, pero queremos clasificarnos como primeras de grupo porque luego en los cruces, a priori, siempre es mejor esquivar a los otros primeros de grupo, aunque también es verdad que nunca sabes el nivel que puede tener un equipo clasificado en segundo lugar.


Lidia.- Nuestra idea es pasar a la fase de ascenso como primeras y cruzarnos con un segundo, pero a veces los segundos clasificados son muy buenos equipos que simplemente en la temporada han jugado en un grupo de gran nivel. Además, te la juegas a tres partidos, así que mejor pasar como primeras de grupo.


S.- Con independencia de los cruces, ganar la Liga regular también supondrá una buena inyección de moral, ¿no?

Lidia.- Sí, claro, pero no vamos a perder nuestra filosofía de ir partido a partido, teniendo siempre en cuenta que lo primero es disfrutar jugando a balonmano.


Marta.- Estamos cerca de disputar esos partidos para los que nos hemos estado preparando todo el año y más esta temporada, en que la Liga está siendo un poco descafeinada porque tenemos dos o tres partidos fuertes, pero los demás…


Lidia.- Los demás partidos son un poco más flojos… Lo positivo de esta circunstancia es que a lo largo de la temporada podemos rotar todas las jugadoras, disfrutamos todas de más minutos, lo que es bueno de cara a la fase de ascenso, ya que llegamos más descansadas y en conjunto todas las jugadoras llegamos al momento decisivo con más rodaje.


S.- Llega el momento determinante de la temporada, ¿se nota en los entrenamientos?

Marta.- Personalmente, aún no veo que estamos tan cerca de la fase de ascenso. Todavía estamos jugando la Liga y quedan cuatro partidos. Prefiero pensar en el próximo partido contra Zarautz, y luego ya pensaré en el siguiente… que creo que es contra Elgoibar… Cuando llegué el último partido de la Liga, entonces sí. Entonces, pensaré “dos semanas y la fase de ascenso”.


Lidia.- Las dos últimas semanas sí que se nota la tensión. Los entrenadores están preocupados e insisten para que conozcamos todas las jugadas, la táctica, movimientos y nosotras queremos estar a tope, dar todo en los entrenamientos para poder jugar al máximo nivel.


Marta.- En esos momentos, hay días que te sale un entrenamiento buenísimo y la euforia y la moral suben, y otros en que el entreno sale mal y empiezas a pensar a “a dónde vamos así, esto no puede ser…”. Son semanas en las que de repente estás arriba, abajo y, de nuevo, arriba.


Lidia.- Son días de nervios, de tensión, de pensar…


S.- El entrenamiento y el planteamiento de los partidos que realizáis es absolutamente profesional, aunque los medios con los que contáis no sea como los de un equipo de ASOBAL.

Marta.- La idea, la manera que tiene el entrenador, Luismi Ascorbe, de concebir la preparación de los partidos es muy parecida a un equipo profesional. Entrenamos cuatro días a la semana. Los tres días que trabajamos en pista –martes, jueves y viernes- tenemos también vídeo. El primer día analizamos el partido del fin de semana anterior para corregir errores, el jueves visionamos el vídeo del equipo contra el que jugamos, y si el jueves nos hemos centrado más en la defensa, el viernes trabajamos el ataque.


S.- ¿Los vídeos los visionáis en equipo o Luismi también os pone deberes para casa…?

Lidia.- Sí, también nos pone deberes para casa.

 

Marta.- Cuando visionamos los vídeos, estamos con la libreta apuntando… “la número siete, hace esto, la número nueve, hace esto otro…, la portera, siempre abajo o siempre arriba…”
S.- Sois conscientes de que los equipos rivales os estudian también a vosotras, ¿no?

Marta.- … (se ríe)… supongo que sí…

 

Lidia.- Sí, por ese motivo, el entrenador suele explicarnos que algunas jugadas que preparamos no las vamos a poner en práctica en los partidos hasta que llegue la fase de ascenso, para evitar que los equipos rivales las conozcan de antemano.


S.- Hasta el momento, el Sporting La Rioja está jugando una temporada perfecta. Si no me equivoco, en Liga tan sólo habéis sufrido una derrota, ¿no?

Lidia.- Sí, en Liga hemos perdido un sólo partido.


Marta.- Es una temporada bastante buena. Creo que en el partido que perdimos contra el Beti Onak nos pudo un poco la confianza. Habíamos ganado en Castellón por un gol en el último instante del partido y nos vinimos un poco arriba. Quizá, pensamos que estaba todo hecho y perdimos.


Lidia.- Además, coincidió que jugábamos también los octavos de final de la Copa.


S.- Es curioso, la pregunta es por la temporada perfecta y tan sólo habláis del único partido que habéis perdido…

Lidia.- … (se ríe)… sí, somos muy críticas. Lo cierto es que ha habido muchos partidos en los que hemos disfrutado jugando. El año pasado tuvimos mucho tute porque había una gran competitividad y esta temporada llegamos más descansadas, hemos jugado todas y hemos disfrutado todas.


Marta.- Creo que este año, la sensación de equipo en general es mejor, independientemente de victorias o derrotas, porque estamos jugando todas bastantes minutos, el banquillo está rotando continuamente.


Lidia.- Así, el entrenador consigue que todas las jugadoras nos sintamos importantes.


Marta.- Quizá, el año pasado no había esa claridad de rotación.


S.- La temporada pasada, como equipo, ya dejasteis vuestra impronta en la competición, ya os dejasteis notar y dijisteis aquí estamos.

Marta.- En la primera vuelta de la pasada temporada nos costó coger los sistemas que nos proponía el entrenador. Luismi propone un juego muy sistemático. Nos costó conocer las jugadas, los cruces, ayudas, y desarrollarlos bien durante los partidos. Cuando, tuvimos claros esos conceptos, se notó y la segunda vuelta de la Liga fue siempre hacia arriba.


Lidia.- Además, en esa segunda vuelta teníamos una motivación extra, todo eran finales y si perdíamos un partido ya no teníamos opciones de jugar la fase de ascenso.


Marta.- Fueron todos partidos a vida o muerte, sí o sí.


S.- ¿Había menos presión el año pasado que en la actual temporada?

Lidia.- No. Llegábamos al entrenamiento del martes, después de haber ganado el encuentro del fin de semana y ya estábamos motivándonos… “el próximo partido hay que ganarlo”.


Marta.- Es cierto, que de inicio, igual no teníamos tantas aspiraciones como esta temporada. Hay que tener en cuenta que el equipo se fundó hace cuatro años y ha subido como la espuma.


Lidia.- Hace un par de años no nos tenían en cuenta los rivales como ahora. Decían jugamos contra el Sporting, ahora dicen ¡jugamos contra el Sporting!


Marta.- Ahora, se nos valora de diferente manera.


S.- ¿Cuál creéis que es el paso fundamental que se ha dado de la temporada pasada a la actual?

Lidia.- Me parece importante el hecho de haber alcanzado la fase de ascenso la temporada pasada. Nos sirvió para demostrarnos a nosotras mismas que podíamos. “Hemos alcanzado una fase, porque no ir más allá…”. Sirvió de motivación, de convencernos de que este año íbamos a ir a por todas.


Marta. Creo que la base del equipo también hace mucho. Las temporadas anteriores, la plantilla cambiaba, venían jugadoras, otras se marchaban. El año pasado se constituyó el bloque de jugadoras que se ha mantenido y eso se nota, todas conocemos los sistemas y cómo quiere el entrenador que juguemos.


S.- El alcanzar la fase de ascenso la pasada temporada después de una durísima segunda vuelta sirvió para que el equipo  creyera que el ascenso era posible, ¿no?

Marta.- Sí. Perdimos todos los partidos de la fase de ascenso, pero luchamos hasta el final en cada encuentro.


Lidia.- Perdimos partidos por un solo gol, veíamos que estábamos ahí, a un paso.


S.- La exigencia en esta temporada por parte del entrenador se nota, ¿no? Entrenamientos, técnica, táctica, físico…

Marta.- Sí. Con los ascensos y descensos que ha habido este año, la Liga ha perdido cierta competitividad y aun así, el entrenador mantiene la exigencia, también en cuanto a preparación física.


Lidia.- Luimi ha metido en los entrenamientos más intensidad en cuanto al trabajo físico porque sabe que en la fase de ascenso tenemos que estar a tope.


S.- Tener un entrenador que es también preparador físico…

Marta.- Sí, y que ha sido jugador, que eso también se nota.
S.- Exigencia, responsabilidad, ¿os divertís jugando a balonmano?

Lidia.- Sí, en general sí. Tenemos altos y bajos, pero es que somos mujeres (bromea).


Marta.- Sí, es una sensación especial. Hay entrenos físicos duros que igual no te gustan especialmente, pero sabes que hay un objetivo y para lograrlo hay que prepararse.


Lidia.- Al final, el balonmano se convierte en un modo de vida. Es tu trabajo, hay altos y bajos, días que igual no te salen las cosas y mandarías todo al carajo y muchos en los que ya te levantas pensado que vas a ir a por todas. Además, somos un equipo y tus compañeras saben reconocer el día en que estás más abajo y también sabe cómo conseguir que te vengas arriba.


S.- Esa sensación que describís es algo único en los deportes de equipo…

Lidia.- Es algo especial sentirte parte de un equipo, no podría jugar al tenis, me aburriría.


Marta.- Recuerdo el partido en Castellón, en los octavos de la Copa, cuando ganamos el partido en el último segundo y estábamos todas las jugadoras haciendo piña en la pista… fue algo increíble.


S.- ¿Qué os da el balonmano?

Marta.- Como deporte de equipo te da el compañerismo, el poder enfrentarte a situaciones difíciles. Por ejemplo, cuando en los entrenamientos o los partidos no te salen las cosas como te gustaría.


Lidia.- Te da experiencia y te da compañeras; no podría decir que tengo amigos si no es por el balonmano.


Marta.- Te da valores, como el respeto por tus compañeras y también por los rivales; valores que luego te sirven en el día a día.


S.- ¿Qué labor hacen las capitanas?

Marta.- Es complicado, es un equipo de mujeres… (se ríe)… a veces se confunde el papel de capitanas con el de madres… No, en serio, hacemos de canal de comunicación entre el equipo y el entrenador.


Lidia.- Sabemos que contamos con la confianza de las compañeras.


Marta.- Una de nuestras principal tarea es tratar de hacer piña, que exista buen ambiente dentro del equipo. Este año, se han incorporado cinco jugadoras nuevas y nosotras tratamos de que se integren en el equipo con facilidad. Vienen de fuera y no conocen a nadie.


Lidia.- Tratamos de arropar, de que se sientan cómodas y arropadas por el equipo.


S.- ¿Se puede vivir del balonmano?

Marta.- No. En mi caso, soy profesora. Trabajo por las mañanas y entreno por las tardes.


Lidia.- Aquí, en España no se puede vivir del balonmano. Yo estudio por las mañanas y por las tardes a entrenar. Cuando acabe de estudiar y tenga que trabajar …


S.- ¿Qué os parece la atención que los medios de comunicación deportivos prestan al balonmano? Ni siquiera la selección masculina, dos veces campeona del mundo, tiene un seguimiento mínimo…

Marta.- Nada, al balonmano no le presan ninguna atención. Es muy triste que los medios deportivos hablen y hablen a todas horas de la fiesta de cumpleaños de Cristiano Ronaldo y no dejen ni un solo segundo para otros deportes, ya no digo balonmano, sino cualquier otro deporte que no sea fútbol.


Lidia.- Es que no tendrían que llamarse programas de Deportes, sino sección Fútbol.


Marta.- Hay gente que te rebate esta opinión y lo justifica porque se emite o publica lo que la gente ve, pero igual es lo que se ve porque es lo único de lo que hablan.


S.- ¿Pero no creéis que ni siquiera hablan de fútbol, que muchas veces tan sólo emiten imágenes del mismo coche de alta gama entrando cincuenta veces al aparcamiento del estadio?

Marta.- Sí, hablan de los cotilleos del fútbol.


S.- ¿No creéis que si los medios prestaran más atención a deportes como el balonmano sería más sencillo promocionarlos y que crecieran en cantidad de practicantes y en la calidad de jugadores y jugadoras?

Marta.- Cuando en el colegio me preguntan a qué juego y les cuento que a balonmano y les invito a ir un día vernos jugar, después, al día siguiente, siempre me dicen lo bien que lo han pasado. Si no das opción de que la gente conozca un deporte y pueda verlo de cerca…


Lidia.- Ahora, tenemos una afición importante, gente que se ha ido acercando a nuestros partidos y que disfrutar viendo jugar al Sporting.

Suscripción a la Newsletter Enviar