1003

{CULTURA / MúSICA}

Freddie Mercury, más allá de lo establecido

Alfonso Casas firma la biografía ilustrada del líder de QUEEN

La figura estelar de Freddie Mercury ocupa estos días las pantallas de los cines y de la novela gráfica. ‘Bohemian Rhapsody’ -dirigida por Bryan Singer, autor entre otras cin-tas de ‘Sospechosos habituales’- e interpretada por Rami Malek -protagonista de la extraordinaria serie ‘Mr Robot’, se ha adentrado en la la historia de Queen, uno de los grupos legendarios de la música popular. Ahora, se publica ‘Freddie Mercury’, la bio-grafía ilustrada del líder de Queen, con la firma de Alfonso Casas. Relatos ambos que se sustentan en la vida y obra de uno de los mitos más poderosos del siglo XX. Porque como reza la cubierta trasera del libros de Casas ¿quién no ha cantado a pleno pulmón ‘I want to break free’ o dramatizado en total entrega ‘Bohemian Rhapsody’.

 

Describe el autor que “detrás de esas canciones, que forman parte de la historia de la música y de nuestra historia personal, hay un nombre propio: Freddie Mercury. Con su bigote, su chaqueta amarilla y su voz in¬confundible, el líder de Queen es un icono para una generación, que bailó sus pegadizas melo-días y lloró su muerte en 1991”. Y Alfonso Casas se pregunta: “¿Quién fue Freddie? ¿Cuál es su histo-ria?”. En su biografía ilustrada, Alfonso Casas acom¬paña a Freddie Mercury desde Tanzania, donde nació, hasta Reino Unido, donde murió y se hizo inmortal cantando ‘Show Must Go On’. “Su carisma sobre el escenario, su impresio¬nante rango vocal y sus icónicos looks rompieron con el modelo clásico de estrella del rock, dejando claro que una persona puede salirse de lo esta¬blecido y aun así -o precisamente por eso- seguir triunfando. Porque donde otros eran simplemente excéntricos, Freddie Mercury era libre”.

 

‘Freddie Mercury’ es una obra realizada con minuciosa precisión, un dedicado cuidado tanto en las ilustraciones como en los textos, que desarrolla no sólo una vida apasionante sino quizá una de las vidas más emblemáticas de la cultura pop. La figura de Freddie Mercury renace aquí con un atractivo único, el concedido por el autor del libro quien, a través de su trabajo, propone toda una revisión del líder de Queen como persona y como personaje, también un acercamiento al recorrido que hubo de hacer para llegar a convertirse en estrella, uno de los músicos más celebrados de los últimos tiempos. 

Desde esa perspectiva, ‘Bohemian Rhapsody’ fue sin duda una de las canciones más conocidas de Freddie Mercury. “Su composición rompió todos los esquemas de la música rock hasta el momento, no solo por su duración (casi seis minutos), sino por su estructura: ‘Bohemian Rhapsody’ no tiene estribillo, nada en ella se repite. En esta canción todo es nuevo, siempre avanzando hacia delante, como sin duda fue la vida de Freddie”.

 

Apunta Casas en el dossier que su biografía de Freddie Mercury “no pretende bucear en los rincones más profundos de la vida privada de Freddie Mercury, aunque entre sus páginas aparezcan algunos detalles que ayudan a entender la persona que fue. Tampoco es un libro de consulta sobre Queen, pero encontrarás en él muchos datos sobre el grupo, porque en ocasiones la música que compu-so Freddie parece hablarnos de su vida personal, y a la vez su vida personal puede construirse a través de su música, en una especie de frontera que se desdibuja. Y esa es precisamente la intención de este libro dibujar, de manera literal y metafórica, un retrato del enorme Freddie Mercury. Un pequeño homenaje a lo que su música y su persona significaron (y significan) para muchos, incluso para aquellos que quizá no nacimos siendo fans de Queen, pero moriremos siéndolo. Cada capítulo de este libro es en realidad una sección de aquel gran éxito, como si su vida y su canción más famosa discurrieran en paralelo. Porque si algo se puede decir de Freddie Mercury y de su ‘Bohemian Rhapsody’ es que ambos se salieron de lo establecido para encontrar su propio camino”.

 

Como recordaba tras su muerte, su compañero en Queen, el guitarrista Brian May. “Freddie vivió al máximo. Devoró la vida. Celebró cada minuto. Y, como un gran cometa, dejó tras de sí una estela brillante que iluminará muchas ge¬neraciones venideras”./J.M.

Suscripción a la Newsletter Enviar