1067

{CULTURA / MúSICA}

Cuando Manic Street Preachers nos volvieron a enamorar

De Manic Street Preachers hemos escrito en algunas ocasiones, tanto en especiales sobre ellos como acerca de su historia y trayectoria. Marcada sin duda alguna por la desaparición en 1995 de Richey Edwards, que hacía de la autenticidad su bandera, los galeses han vivido varias carreras en una, pasando de una contundencia más Punk de sus inicios, con grandes discos, a la adopción de una épica guitarrera que se inició con Everything Must Go (1996). Cuestionados en ocasiones por ese giro, los Manic Street Preachers no han dejado de hacer buenos discos, pero un momento en el que parecía que su carrera estaba en una especie de punto muerto. En 2001, Know Your Enemy no había convencido mucho y Lifeblood (2004) se mostraba más introspectivo. James Dean Bradfield, Sean Moore y Nicky Wire estaban en un nuevo punto de inflexión cuando en 2007 sacaron Send Away the Tigers, del que se cumplen ahora diez años. Recuerdo haber escuchado muchísimo este disco en un momento en el que tenía que viajar mucho en coche, un trabajo que trataba de recuperar las dos versiones más reconocibles de los galeses, la épica y la más rockera, imponiéndose la primera. Tampoco es que la crítica se volviese loca, pero creo que fue un disco que retornó a unos Manic Street Preachers más directos y menos ensimismados. Diez años después, sigue siendo un disco al que gusta regresar porque no ha perdido vigencia.

 

Ya el comienzo es una muestra de lo que viene, épica y guitarras para el tema que da título al disco, pero en ‘Underdogs’ dan un giro más Punk, en teoría al menos, con esas guitarras más furiosas. Pero el punto fuerte, y el single de lanzamiento, es para otra de esas canciones llamadas a durar, un tema tremendo que mezcla la épica de su sonido con el Pop más elegante, ‘Your Love Is Not Enough’, en la que colabora Nina Persson y donde se establece un diálogo entre Bradfield y Persson y en el que interviene Wire brevemente. Una canción fantástica que es una de las mejores de la última etapa de los Manic Street Preachers. El disco no cesa en intensidad con ‘Indian Summer’, medio tiempo épico, con unas cuerdas que le quedan muy bien, y con un comienzo muy destacado. Y ‘The Second Great Depression’ no baja el nivel, con un punto nostálgico y melancólico que también saben emplear en parte de sus temas.

 

En ‘Rendition’ viran de nuevo a sonidos más duros, esas influencias Punk que nunca han perdido, mientras que ‘Autumnsong’ es una canción más ‘fácil’ al jugar la apuesta segura de la épica con esos coros. En ‘I’m Just a Patsy’ siguen por esa dirección y funciona mejor, de nuevo con otro estribillo coreable. Y en ‘Imperial Bodybags’ se basan en guitarras más cañeras, tratan de acelerar pero sin salirse de los parámetros de la segunda parte del disco. El cierre ‘Winterlovers’ es otro tema de los ‘fáciles’, de nuevo épica coreable (esos ‘na, na, na, na’), que da paso a una versión escondida del ‘Working Class Hero’ de John Lennon que los Manic llevan a su terreno superando la sencillez del tema original.

 

Vale, como decíamos, Send Away the Tigers no es un discazo pero a nosotros nos volvieron a conquistar con su mezcla de épica y contundencia, aderezadas con unos trallazos más duros que recuerdan a sus orígenes más Punk. Desde entonces, no han parado con cuatro discos más, los dos últimos el maravilloso Rewind the Film (2013) y el más experimental Futurology (2014), y esperemos que pronto haya novedades de una de las bandas imprescindibles para entender la música popular de casi las tres últimas décadas./Sergio Andrés desde 'Los Restos del Concierto'

Suscripción a la Newsletter Enviar