2539

{CULTURA / MúSICA}

'Siempre que alguien rasguee una guitarra y emocione el rock and roll seguirá vivo'

Conn Bux, Alfredo Lázaro, Campbell, Larry y Miguel Pérez forman 'Conn Bux & The Deltic Underscore'

Puede que fuera mientras escribía ‘En el Camino’ cuando Jack Kerouac comprendió que la única verdad es la música. Hablaba de contar historias y concederles un ritmo. Años después, Kurt Cobain aseguraba que todos los escritores que conocía deseaban ser músicos y corroboraba, de alguna manera, al mito de la generación Beat. Quizá, ese –escribir canciones- sea el secreto de las extraordinarias críticas que recibe el disco de Conn Bux & The Deltic Underscore en publicaciones especializadas como MondoSonoro o Ruta 66.


Guarecidos de la insistente lluvia bajo una sombrilla en una terraza de la calle Portales, conversamos con Conn Bux –compositor y voz- y Alfredo Lázaro –guitarra-, dos de los miembros de la banda, junto Roddy Campbell –a las voces-, Francisco Larrea –a la batería-, Iggy -al bajo- y Miguel Pérez –piano y órgano.


Conn Bux, irlandés afincado en Logroño, descubrió La Rioja gracias a un amigo que le invitó a dar unos conciertos. La capital riojana le gustó y decidió quedarse durante un tiempo. Y hasta ahora. Con seis discos a sus espaldas, si visitas su web descubres a un músico que comenzó su carrera en Dublín y pasó un par años por Estados Unidos, San Francisco y California, donde grabó en los estudios de Tom Waits. Su primer disco fue ‘BUX’, de estilo folk acústico. Con sus diferentes trabajos ha girado por Inglaterra, Escocia, Francia –su cuarto disco lo escribió en París-, junto Roddy Campbell grabó su quinto disco, ‘Nothern Behavior’, catorce canciones optimistas. Mientras la tormenta arrecia, Conn comparte unas cervezas con Alfredo Lázaro, guitarrista de la banda, miembro también de Los Mutagénicos y alma del Stereo, uno de los locales que en la capital riojana continúan programando música en directo.


Las felicitaciones por el disco se acumulan. ‘Conn Bux & The Deltic Underscore’ ha sido valorados como uno de los mejores trabajos del panorama nacional del pasado año. “Teníamos muy claro –describe Conn- que antes de grabar un disco debíamos plantearnos qué disco íbamos a grabar, qué estilo iba a tener,  incluso qué micros debíamos emplear… Era un proyecto en sí, no sólo un disco para reunir las canciones con las que pudiéramos contar. Ha habido un gran trabajo previo, hemos tomado un montón de notas sobre qué es lo que queríamos grabar”. Y ahí surgen las canciones. “Lo más importante es la melodía, la canción –resalta el vocalista-, si es reggae, blues o jazz, eso ya no es tan trascendente… lo importante es la canción”.

 

Conn Bux & The Deltic Underscore han hilvanado canciones que cautivan y que componen un disco atemporal. “Sí, creo que es así –destaca Alfredo Lázaro-, como dice Conn son canciones, pero son canciones con mayúscula. Canciones que si te gustan sabes que las vas a volver a escuchar y que de aquí a dentro de quince años te van a volver a gustar”. Y es que temas como ‘Human Race Redefinied Blues’, ‘Third World War’, ‘California Said’ o Bad for the family’ cumplen la maxima que asegura la música expresa lo que no puede ser dicho sólo con palabras pero es imposible mantenerlo en silencio. “Creo que esa atemporalidad tiene que ver también con las letras –apunta Conn- no tratan todas sobre novias, sobre amor o sobre temas políticos, sino que son una mezcla de muchas cosas y muchos temas. Son canciones. Hay grupos que todos los temas de un disco son similares, para mí, y esa es la idea que defiendo, las canciones tienen que ser diferentes. Todo amor, todo política, no es lo que me atrae a la hora de componer”.
La banda que acompaña a Conn Bux suena potente, homogénea y muy engrasada. “Sí y eso que somos todos muy diferentes y procedemos cada uno de lugares distintos –explica el guitarrista-, pero mí me gusta que sea así, esa mezcla de estilos diferentes genera un estilo propio. Es un condicionante que como músico te obliga crecer y buscar formas distintas de tocar para conectar con el resto de los miembros del grupo”. Interviene Conn para entre bromas recordar como Alfredo ha aprendido también a tocar nuevos instrumentos como las maracas. “Así es, ya no sólo es la guitarra, sino que vas descubriendo que ciertos ritmos mejoran una canción. Muchas veces comprobamos que un tema suena mejor acompañado sólo por la guitarra, compruebas que menos es más, pero también que cierto ritmo, por ejemplo, el acompañamiento de las maracas –imita el rasgueo- hace crecer un tema. Son cosas que vas aprendiendo”.


El disco de Conn Bux & The Deltic Underscore es orgánico, se palpa, no es nada artificioso, se sienten las canciones y a la banda, te llega desde la primera escucha. “Supongo –analiza Conn- que también tiene que ver con la dedicación que le hemos puesto. Estuve cuatro años trabajando como profesor de inglés y decidí dejarlo todo y dedicarme a escribir y componer este disco”. Confirma Alfredo el tesón, el esmero, la pasión y el cuidado que ha acompañado la creación del disco. “Creo que esa dedicación se nota. Es un disco en el que las pistas suenan muy limpias, seleccionando qué necesitábamos para que cada tema quedara como realmente queríamos. Por ejemplo la canción ‘Human Race Redefinied Blus’ se grabó con un micro de treinta euros, porque era el que ofrecía el sonido que pedía la canción”.


¿Treinta? –se ríe Conn- creo que costó diez…”.


… pues fíjate –continúa  el guitarrista-, cuando un micro de estudio puede llegar a los seis mil euros, pero es que ese era el micro con el que se obtenía el sonido que buscábamos. Es una de mis canciones favoritas del disco”.


Con la voz principal de Conn se entrelaza la de Campbell; la primera más melódica, la segunda más cavernaria. Un juego de voces que suena bien en el disco y también en directo. “Desde el principio –señala Conn- tenía claro que debía de ser así, teníamos que conseguir esa conexión”. Lo cierto es que ambas voces se complementan de forma espectacular. “Es cierto –puntualiza Alfredo-, pero también es un detalle que hemos trabajado mucho porque incluso Larry –batería- llega muy alto y yo tiro para abajo, mientras que Conn y Roddy tienen un tono medio, pero es verdad que empastan muy bien”.


En el sonido de Conn Bux & The Deltic Underscore destacan los teclados. Es ese elemento diferenciador que confirma ese dicho que toda buena música debe aportar alguna innovación. “Se puede tocar sin teclado –asiente el guitarrista-, pero no es lo mismo. Las canciones del disco suenan muy bien tan sólo con la guitarra acústica, pero no es lo mismo”. Reitera el frontman y compositor irlandés que efectivamente no es lo mismo. “Cuando cuentas con teclado te das cuenta de  puedes hacer un montón de cosas. En mi opinión las canciones son buenas cuando funcionan al tocarlas acústicas, después elementos como el teclado te permiten introducir cosas nuevas y que los temas crezcan”. “Esa es la clave –continúa Alfredo Lázaro-, las canciones son imbatibles cuando las tocas en acústico y funcionan”.

 

‘Con Bux & The Deltic Underscore’ abre con  ‘Superman’, una canción contundente para comenzar, que define perfectamente lo que va a ser el disco. “Al principio –recuerda Alfredo-, habíamos decidido otro orden. Habíamos pensado comenzar con ‘She Drives a Mercedes’ y ‘Superman’ iba la tercera”. Determinar el orden de las canciones es, tal y como apunta Conn Bux, una decisión complicada que muchas veces termina enredándose. “La verdad es que haces mil listas sobre cómo situar las canciones en el disco hasta que encuentras un motivo”. Y como describe Alfredo lo encontraron en su condición “de trallazo, vimos que era el tema con el que teníamos que comenzar”.
‘Human Race Redefinied Blues’ es el siguiente tema. Sin duda una de las mejores canciones del disco, con un sonido muy The Black Crowes. “Sí, a mí también me lo parece. Es la canción del micrófono de los diez euros. Tiene ese ‘pum, pum, pum’… Es una canción que tiene un montón de detalles de fondo pero que en conjunto ofrecen un resultado increíble”.


‘Third World War’ tiene hoy en día un punto premonitorio. “Habla de la mala gente”, afirma ConnBux. ‘Left in your mind’ es una canción muy potente y ‘She drives a Mercedes’ surge como tema diferente. Aprovecha Alfredo para bromear sobre la idoneidad de la canción como banda sonora de un anuncio y los bien que le vendría al grupo. La lista continúa con ‘No reply for you”, y la espectacular ‘California said’. “A mucha gente le gusta este tema”, coinciden ambos. En el disco suenan después ‘Bad for the family, muy cañera`; ‘We are your lovers’, ‘She’s fire’, muy Soul y en la que Alfredo y Conn apunta como pueden escucharse “a Queen, a George Harrison, a Ottis Redding, dependiendo en que parte del tema estemos escuchamos una referencia diferente”. El disco finaliza como empezó, potente a través de la canción ‘Now or never’.


Sobre el escenario Conn Bux & The Deltic Underscore suenan también poderosos. “A mí –afirma Alfredo- las canciones me gustan mucho más en directo que en el disco”. Temas que en los conciertos interpretan a mayor ritmo. “ –reconoce Conn-, en algunas ocasiones aceleramos el ritmo al tocar algunos temas. Pero depende un tanto del momento, surgen así. También sucede que en los directos tratas de llevar las canciones hacia arriba”. Alfredo apunta a Larry, el batería de la banda: “No permite que bajemos la intensidad, da un redoble y nos venimos arriba”.

 

Sobre las influencias que recorren los temas que componen el disco, Conn no apuntan nombres concretos. “No sé, no sabría decir que grupos, me influye la música que escucho en cada momento, pero es que siempre escucho un montón de cosas diferentes. Me gusta la música de los años setenta, pero todo tipo de música”.
En un medio especializado como es Ruta 66, la crítica apuntaba que este disco merece mayor reconocimiento. Ahí, la conversación deriva hacia el estado actual del rock and roll. “A nivel de grupos pequeños siempre hay movimiento –entiende Alfredo-, pero a mayor escala es complicado. Es difícil mover una banda de rock. Vas a tocar a una sala en Madrid y ya sólo por tocar te cobran cuatro mil euros y luego te van a ver diez personas y porque pasaban por allí. Así pierde dinero la sala, perdemos dinero nosotros y pierde todo el mundo”. Aun así, el guitarrista de The Deltic Underscore considera que “siempre que haya gente que coja la guitarra y rasgue las cuerdas –imita el movimiento- y emocione a la gente el rock and roll va a continuar vivo. ¿Qué no va a ser mayoritario? Es que realmente nunca ha sido mayoritario. Si haces buenas canciones la gente las escuchara y sino…”. En opinión de Conn, “ell rock and roll siempre va a estar ahí porque su público es fiel. Lo que sucede es que de vez en cuando hay terremotos. Ahora, el terremoto ha sacado a la luz la música electrónica. Es algo circular en función de lo que genera el terremoto”.


Quizá la cuestión estribe en que al rock se le exija más que a otros géneros. “El rock and roll es como el flamenco, de alguna forma hay que sentirlo. Imagina alguien que haga flamenco sin sentirlo, no llegaría a nadie”. La crítica define ‘Conn Bux & The Deltic Underscore’ como un disco con alma. “Eso es lo que buscábamos –describe Con-, es un disco que tiene mucho trabajo detrás. No hemos buscado sonidos extraños, son canciones. A la gente le gusta y nosotros lo sentimos sobre el escenario en los conciertos”.  y ya se sabe que, como dijo un gran músico, una vez que el público comienza a escuchar tus canciones, hasta cierto punto, ya no son tuyas, sino suyas. Entonces se genera esa conexión que alguien definió como el instante en que la música se ve y la pintura se escucha. Ese momento se percibe en cada escucha dell rock de Conn Bux & The Deltic Underscore./Sergio Andrés/Javi Muro

Suscripción a la Newsletter Enviar