2118

{CULTURA / MúSICA}

'Queríamos grabar canciones que pudiéramos defender en directo'

Victuro Santamaría y Roberto Santos forman La Ciencia junto al batería Borut Bizjak.

 

“Ya lo sé se trata de no hablar, pero hay más, muchos más… podría resultar. Lo podría intentar si nadie me oye hablar”. ‘No hablar’ es el tema que abre ‘Doce reactivos químicos’, el disco de La Ciencia. La banda riojana está formada por Victuro Santamaría –voz y guitarras-, Roberto Santos –voz y bajo- y Borut Bizjak –batería. Aunque parezca una contradicción Victuro y Roberto hablan y hablan… del grupo, de su disco, del vídeo que han grabado sobre la base de la canción ‘Ofelia’ y de la música en general, su pasión. El sonido de La Ciencia presenta claras reminiscencias británicas. Quizá son esas guitarras y esos bajos que en ocasiones recuerdan a Joy Division, New Order y el postpunk, o a Placebo y el sonido de los 90. La Cienca puede presumir también de cuidar sus letras –interesantes, con un punto críptico. La Ciencia tiene personalidad propia./Sergio Andrés/Javi Muro

 

S.- Del disco llama lo primero que llama la atención es el nombre ¿Por qué os llamáis la ciencia?

Decidir cómo llamar al grupo fue difícil. Al final el nombre lo puso el primer batería que tuvimos. Estuvimos jugando con ‘El árbol de la ciencia’, pero resultaba muy largo. Así que tras darle muchas vueltas nos decidimos por ‘La Ciencia’. También tiene una connotación ideológica, de alguna manera. Cuando nos hacen esa pregunta solemos responder porque en la ciencia es en lo único que se puede creer.

 

Victuro Santamaria.-  Quizá no es un nombre muy habitual y, probablemente, sorprende en el ámbito musical. Lo que también es bueno, ¿no?

 

S.- ‘Doce reactivos químicos’ es un disco muy cuidado en la producción; una producción muy limpia

Victuro.- Ha sido muy fácil trabajar con Dan Díez, el técnico del estudio de grabación, que viniendo del mundo del metal tenía las referencias de lo que nosotros queríamos hacer y cómo lo queríamos hacer. Nos resultó muy fácil trabajar con él.

 

Roberto Santos.- Dan nos hizo aportaciones muy interesantes, apuntándonos dónde debíamos sumar un poco más de fuerza al sonido y dónde no. El resultado es, como dices, una producción muy limpia y a la vez muy potente.

 

S.-  El sonido del disco tiene reminiscencias británicas –los 80 y 90-, que vienen marcadas por la guitarra y el bajo.

Victuro.- Sí, en nuestro grupo el sonido de los bajos es muy importante, nosotros no utilizamos sintetizadores. 

 

Roberto.- Cuando te metes en el estudio, a veces, compruebas que puedes aportar nuevas cosas a los temas, pero teníamos claro que queríamos grabar un disco que luego pudiéramos defender en directo. Es muy tentador agregar y completar, pero realmente queríamos grabar canciones que luego pudiéramos tocar en directo.

 

S.- Vuestros temas apuntan también una gran cultura musical, referencias a la música que escuchabais y escuchábamos. Una música que habéis respetado. No hay muchos grupos que hagan un género como el vuestro…

Victuro.- Lo que hacemos nosotros, que es un sonido de los ochenta y noventa no lo toca nadie.

 

Roberto:- Nos pasó con el actual batería de la banda, Borut vino a vernos tocar antes de unirse al grupo. Entonces estábamos sin batería y nos dijo que le apetecía tocar con nosotros porque no había escuchado nada parecido en la música española. Le dijimos que adelante y se unió a La Ciencia, pero también que nosotros no habíamos inventado la pólvora. Nosotros tocamos la música que nos gusta.

 

S.- Con independencia de esas apreciaciones, La Ciencia tiene una identidad muy definida. Más allá de las referencias tenéis una personalidad muy clara...

Roberto.- Está todo inventado. Creo que al final hemos conseguido un sonido personal de una manera natural, pero es que es el sonido que nos sale.

 

Victuro.- Borut, el batería, viene de un estilo diferente al nuestro, pero creo que la combinación ha sido positiva porque nos lleva a dotar los temas de más fuerza.

 

S.- Otro aspecto por el que destaca La Ciencia son las letras de las canciones. Muy crípticas algunas…

Victuro.- Es cierto, nos gusta cuidar las letras, pero aunque componemos de una manera conjunta es Roberto quien tiene un mayor protagonismo en la escritura, yo me encargo más de la parte musical.

 

Roberto.- Me gusta esa percepción de las letras como crípticas, me gusta que el mensaje o la historia que cuentan no sean trasparentes sino que el que las escuche se pare a pensar y se pregunte “qué han querido decir en este tema”.

 

Victuro.- Creo que una letra no tiene por qué ser diáfana en su significado, del mismo modo que el vídeo de una canción no tiene por qué explicarla. Una canción o un vídeo pueden ser bonitos sin dejar explícito su significado.

 

S.- ¿Cómo veis el estado de salud del rock?

Victuro.- Creo que el estado de salud de la música es fenomenal. Nunca ha habido tantas bandas como ahora. Logroño es un buen ejemplo, para encontrar local de ensayo en esta ciudad es complicado. Otra cosa es el tema de la industria… si se ha perdido o no…

 

S.- … ¿pero al final los que llegan no son muy pocos? ¿y la clase media no ha ido desapareciendo, aunque sea cierto que hoy en día está internet como medio de difusión?

Victuro.- Hoy en día la música es un todo, de esa forma es fácil promocionarla. Eso provoca que se masifique y que para muchos grupos cada vez sea más difícil llegar arriba.

 

Roberto: La forma de entender la música ha cambiado mucho. Ahora resulta más fácil escuchar a un grupo, junto a un montón más de bandas en los diferentes festivales que se organizan, que realizando una gira propia. Ya prácticamente no hay giras de grupos. La mayoría de los conciertos son en festivales. O van a salas pequeñas –como aquí en Logroño al Biribay- o no los concibes en una gira de conciertos. Tiene también que ver con los cambios que se han producido en la sociedad, con internet esencialmente. Ya no tengo el disco de un grupo que me gusta sino que tengo todos los discos.

 

S.- Los festivales han cambiado la forma de acercarse a la música, ¿no?

Victuro.- Sí, la gente acude a los festivales con el concepto de acudir a una fiesta, a escuchar música, pero también a estar con sus amigos, a socializar, a pasárselo bien. Casi como si fueran a una discoteca.

 

S.- En vuestros directos la puesta en escena también está muy cuidada.

Victuro.- Creemos que es importante. Proyectamos audiovisuales, no somos de saltar sobre el público, somos más bien estáticos. Los audiovisuales acompañan muy bien al espectáculo, las imágenes que elegimos comparten ese sentido críptico con nuestras canciones. Es una manera de incitar a quienes escuchan a interpretar.

 

Robero.- Tenemos la suerte de contar con Pablo que nos ha grabado y producido vídeos y es también el responsable de las imágenes que se proyectan durante nuestros directos. Queremos mimar las letras y el sonido de las guitarras, pero también que detrás del batería hay una espiral de imágenes sugerentes.

 

S.- El inicio del disco con ‘No hablar’ es muy del rock británico, ese bajo muy Joy Division, y esas guitarras poderosas…

Victuro.- ‘No hablar’ tiene dos partes muy claramente diferenciadas, la instrumental y la cantada. Es una canción de muy larga duración como se estilaba hace tiempo. Comienza muy suave y finaliza con una gran energía. Nos lo han dicho en ocasiones y puede ser cierto que el disco dulcifica las canciones; en directo somos más agresivos.

 

Roberto.- Recuerdo que al componer esta canción no dábamos con el bajo. Seguimos tocando y tocando hasta que la melodía del bajo y la melodía de la guitarra encajaban, no queríamos introducir el bajo sólo por que apareciera, como si fuera un ladrillo más.

 

“La tierra remota es el lecho de cualquier ingenuo que huye del misterio atroz de todo final”


S.- Por ejemplo en ‘La tierra remota’ hay una evolución. Es un tema muy de los 90, más melódico, más guitarrero también. Con una letra muy interesante.

Victuro.- Es más fácil de escuchar y tiene un punto más roquero.

 

Roberto.- ‘La tierra remota’ es una canción que me hace disfrutar cuando la tocamos en directo. Creo que es un ‘hit’, es muy redonda.

 

“La historia del horror comienza ya en pasado tras el tedio pegamoide”


S.- ‘Inorgánica’ es uno de los mejores temas del disco, guitarras muy pesadas, una letra curiosa, y ese giro en la mitad del tema…

Victuro.- A veces te da la impresión de que el sonido de las canciones es muy manido y quieres hacer algo diferente, que rompa un poco. 

 

Roberto.- También influye que tocamos para nosotros y esa es también nuestra forma de componer. Así, que en ocasiones, nos apetece ir por caminos.

 

“No querer despertar, y así sin más dirán adiós las piruetas del azar”


S.- ‘Hostil’ es también muy de los 80 y tiene un punto a…

Roberto.- (Se adelanta a la conclusión de la pregunta) Ya sé qué vas a decir… un punto Héroes del Silencio. Pasa a veces, haces un sonido un poco oscuro y ya te relacionan con los Héroes del Silencio. No ha sido algo premeditado, creo que la gente lo interpreta así por las referencias musicales que cada uno tiene, aunque las nuestras procedan del sonido de algunas bandas que igual no tuvieron o han tenido tanta visibilidad.

 

“Olvidar lo que he encontrado, codiciar lo que vendrá aunque el frío seco del adiós sea escarcha nada más”.

“Esperándote volveré a inventar un desierto yermo con mis dedos huecos”.


S.- ‘Invierno’ y ‘Qué ven tus ojos’ son hasta cierto punto pop. ‘Invierno’ es uno de los mejores temas del disco, más melódica y con ese punto pop, se puede decir que rompe un poco con el resto del disco. Es una línea que no exploráis tanto. Sucede igual con ‘Qué ven tus ojos’.

Victuro.- ‘Invierno’ es una canción que comienza muy tranquilita, pero es un tema bastante sugerente.

 

Roberto.- ‘Qué ven tus ojos’ es una de las canciones más antiguas de las que forman parte del disco, pero nunca hemos dejado de tocarla. Ha evolucionado con el tiempo. El disco tiene un sonido oscuro, pero con canciones como ‘Invierno’ y ‘Qué ven tus ojos’ proyecta también luces y sombras. Los dos temas han evolucionado con las aportaciones que hemos realizado en los últimos años.

 

“Quiero ser un compás y poder pescar con mil redes concéntricas muñecas neuróticas que huelan a nuevo y que no sepan hablar”


S.- ‘Ofelia’ es una canción opresiva y épica, sobresaliente, y cuenta con un gran vídeo, es sin duda uno de los temas principales de ‘Doce reactivos químicos’, que yo creo que remite a esa música oscura de los 80 de la que hablábamos.

Victuro.- Creo que es el tema bandera del disco. Es una canción que le gusta a todo el que escucha ‘Doce reactivos químicos’, igual cada uno señala unos temas diferentes pero siempre incluyen ‘Ofelia’.

 

“Llueven arañas sobre el misal, sobre tu espalda de meretriz”


S.- Por último, ‘Bulgaria’, que es una canción también muy destacada, con mucha fuerza, y acompañada del impacto de las guitarras y de una letra de las más potentes del disco. 

Roberto.- Es cierto, ‘Bulgaria’ tiene mucha fuerza. Quienes han escuchado las nuevas canciones en las que estamos trabajando nos dicen que siguen el estilo que marcamos con ‘Bulgaria’. Sucede porque este disco es un poco resumen de mucho tiempo tocando juntos y ‘Bulgaria’ es quizá el tema que da continuidad. Es un sonido más corrosivo, más roquero, más poético también, pero más potente.

 

S.- De ‘No hablar’ a ‘Qué ven tus ojos’, ¿le dais muchas vueltas al orden de las canciones en el disco?

Victuro.- Sí, es algo a lo que le damos muchas vueltas. No buscando una narrativa, pero sí desde un punto de vista musical. Lo estudiamos mucho tratando de que siempre mantenga la energía.

 

… “Ven al cosmos sin ley, a este falso edén donde arderé…”. Suena 'Que ven tus ojos'... y todos los reactivos químicos han sido activados...

Suscripción a la Newsletter Enviar