8476

{CULTURA / MúSICA}

'Blue and Lonsonme', los Stones y la elegante mirada a las fuentes de su inspiración

Sobrepasadas las cinco décadas de carrera, con las andanzas que ello supone, los Rolling Stones amplían su bagaje con una elegante mirada atrás, una revisión de las fuentes que inspiraron gran parte de su música. En una maniobra sin aparentes pretensiones, surgida espontáneamente de las sesiones iniciales de lo que debería haber sido su próximo disco, los patriarcas del rock lanzaban el pasado dos de diciembre este ejemplo de maestría grabado en apenas tres días de diciembre de 2015 en los estudios que Mark Knopfler posee en Londres. De esta forma, lo que inicialmente iban a ser unos ejercicios desentumecedores previos a un nuevo disco, acabó resultando este homenaje a los pioneros del rock.


Para ello estilizan el sonido recuperado de algunos de sus discos más importantes (‘Aftermath’, ‘Exile On Main Street’), incluyendo guiños que percibirán sus seguidores más fieles, en estas doce versiones de blues de autores imprescindibles de los cincuenta y sesenta como Willie Dixon, Howling Wolf, Jimmy Reed o Little Walter. De nuevo en manos del productor Don Was, en colaboración con Jagger y Richards (‘The Glimmer Twins’), y con la voz y la armónica de Mick Jagger (primera vez en treinta años que no se cuelga ninguna guitarra) como protagonistas, la banda suena inspirada y engranada a la perfección en una producción con toda la inmediatez que puede tener la grabación de una banda de la talla de los Stones. Sin la crudeza de las interpretaciones originales, pero sin eclipsarlas tras la potente personalidad de la banda, sí que conservan el espíritu original aunque se echa de menos una mayor notoriedad de la guitarra de un Keith Richards que, como todos excepto Jagger, se reserva un papel secundario (cuarenta y dos años después de It´s Only Rock ‘n’ Roll no canta ninguna canción).

 

Como decía antes, hay varias versiones del maestro del sonido de Chicago Walter Jacobs (‘Little Walter’), como la extraordinaria apertura de Just Your Fool, Blue And Lonesome con destacadas guitarra y armónica y las incendiarias I Gotta Go y Hate To See You Go. También están representados otros clásicos del blues de Chicago como ‘Howling Wolf’ (Chester Burnett) con Commit a Crime, un blues tradicional interpretado con dureza, o ‘Magic Sam’ (Samuel Maghett) con una All Of Your Love en la que Jagger canta excelente.
Everybody Knows About My Good Thing, versión lenta de Miles Grayson y Lermon Horton en la que repunta la figura de Richards y I Can’t Quit You Baby, revisión también lenta de un clásico de Willie Dixon, son las dos canciones en las que colabora Eric Clapton, al que secuestraron del estudio de al lado. Alguna marcha más meten en Just Like I Treat You, también de Willie Dixon, otro exponente principal del Chicago Blues. En Ride’em Down (Eddie Taylor) también hay espacio para las guitarras, Hoodoo Blues (Otis Hicks y Jerry West) avanza con brillantez entre el polvo y el sofoco con un Jagger contenido y en  Little Rain (Jimmy Reed y Ewart G. Abner Jr.) los instrumentos parecen pesar quintales, pero suenan de maravilla.


‘Blue & Lonesome’ es un tributo entre maestros, un homenaje de los patriarcas del rock & roll a sus precursores que demuestra la vigencia de unos y de otros. Algo que empezó como aperitivo y se fue convirtiendo en almuerzo mientras sobrellevaban los rumoreados obstáculos creativos que les supone componer nuevo material y que a sus seguidores nos sirve para satisfacer el apetito con una ración ligera pero suficiente que nos deja más que satisfechos./Javier Castro desde 'Los Restos del Concierto'

Suscripción a la Newsletter Enviar