997

{CULTURA / MúSICA}

'Automatic for the people' o REM toca el cielo

En 1992 habíamos asistido a la eclosión del Grunge, a un cambio de rumbo en el Rock & Roll y en la música popular con Nirvana a la cabeza. Pero en 1992 había otras bandas que seguían estando muy arriba. U2 rompieron los esquemas con el Achtung Baby (1991), los Guns N’ Roses giraban y triunfaban sin parar con los Use Your Illusions (1991), y gente como Michael Jackson o Prince no bajaban tampoco el ritmo. Entre todos ellos se habían colado unos corredores de fondo en 1991 con un single adictivo como ‘Losing my Religion’ de su disco Out of Time. Ya sabéis que tenemos debilidad por REM, que es una nuestras bandas favoritas, pero en 1992 tenían ante sí un reto muy complicado como era estar a la altura de la canción y el disco que les había puesto en primerísima línea. Seguramente no habría una canción mejor que ‘Losing my Religion’ para hacer de puente entre lo que se quedaba atrás y los nuevos sonidos más existenciales y autorreflexivos. A fin de cuentas, REM venían del circuito independiente universitario de los 80, para cuando firmaron con Warner ya habían publicado cinco discos, pero la furia juvenil y guitarrera había ido dando paso a un sonido que tiraba más hacia la épica.

 

Por lo tanto, la empresa no era fácil. Las expectativas eran muy altas y Michael Stipe, Peter Buck, Mike Mills y Bill Berry se la iban a jugar pero lo harían dando un giro inesperado. Recordemos que no solo ‘Losing my Religion’ había sido un hit mayúsculo sino que también se había colado en la lista la denostada por ellos durante mucho tiempo ‘Shinny Happy People’, una delicia Pop. Para Automatic for the People se volvieron a poner en manos del productor Scott Litt, con el que firmarían seis discos, desde el Document (1987) todavía en I.R.S. hasta New Adventures in Hi-Fi (1996). Para su octavo disco de estudio, los de Georgia apostarían por un sonido con gran presencia de las cuerdas, con violines, chelos y violas por doquier, un toque muy barroco que contaría con los arreglos orquestales de John Paul Jones, el bajista de Led Zeppelin, y todo ello dando lugar a un dramatismo en alza. Y desde la portada y el primer single, lo que se anunciaba no tenía mucho que ver a priori con lo que se esperaba de REM.

 

Y es que ‘Drive’ era una canción dura, a mí no me gustó en su momento, me costó entrarle, pero era enorme. Épica y angustiosa, no encajaba como un primer single. Era un tema que sí que respondía a esos tiempos y marcaba las constantes del disco, unos grandes arreglos a las cuerdas, una guitarra acústica junto con el contrapunto bien ajustado de la eléctrica, y la voz de Stipe, que en este caso se hacía valer de un eco que le daba todavía mayor profundidad. Sí, a mí no me gustó en su momento como decía, pero con el tiempo se convirtió en uno de mis temas favoritos de la banda. ‘Try Not to Breathe’ es una maravilla, de nuevo los arreglos funcionan perfectamente, es un medio tiempo que crece y alcanza una gran fuerza al final, siendo un tema de los escondidos del disco. Mills hace unos coros a Stipe, y aunque el tema parece querer avanzar hacia una cierta luminosidad, de fondo se palpa la oscuridad. Pero con ‘The Sidewinder Sleeps Tonite’ ese tono más vital se hará presente en otra de las canciones grandísimas del disco, una melodía preciosa con la presencia del órgano y un estribillo muy conseguido, para una letra difícil de descifrar.

 

Con un disco de 10 en el comienzo, el cuarto corte era para ‘Everybody Hurts’. ¿Qué podemos decir de esta canción?, pues que fue un gran éxito, que fue de los temas más importantes de la década de los 90, que ha sido interpretada por muchos artistas y bandas, y que es reconocible por cualquiera. Compuesta en su mayor parte por Berry, es delicada y minimalista en su inicio con esa voz doliente de Stipe, va creciendo a medida que avanza, ojo al puente de la mitad, así como al piano, que le van a dar su tono épico característico que llegará a su clímax al final, destacando de nuevo las cuerdas. REM crearon una balada atemporal y un clásico instantáneo que todavía sigue emocionando.

Tocaba descansar con la instrumental y opresiva ‘New Orleans Instrumental No. 1’ para cerrar la primera cara del disco con ‘Sweetness Follows’, que también se caracterizaba por ese tono oscuro y sombrío, destacando de nuevo la voz de Stipe. ‘Monty Got a Raw Deal’ es otro temazo, con una gran producción y que avanza con fuerza, aunque sin dejar de lado el punto oscuro y épico y donde Buck tira de mandolina. En ‘Ignoreland’ se permiten un tema más rockero y guitarrero, con un Stipe desatado para una de las canciones que rompe con la dinámica del disco pero que para nada sobra o queda extraña. ‘Star Me Kitten’ puede pasar por ser el tema menos conseguido del conjunto, aunque no es para nada una mala canción, al contrario, introduce una pausa antes de la traca final. Y ésta va a comenzar con la imbatible ‘Man on the Moon’. Si hay un tipo de canción que definirá a REM será ‘Man on the Moon’, cuyo patrón repetirán en las tremendas ‘The Great Beyond’ e ‘Imitation of Life’ en los próximos años. ‘Man on the Moon’ tiene ese tono alegre pero triste, esa melancolía arropada por una melodía, ese toque eléctrico, ese estribillo impagable, ese inicio acústico con la voz de Stipe…En fin, ‘Man on the Moon’…

 

Pero todavía les quedaban dos temas más, dos canciones para cerrar Automatic for the People a la altura de las anteriores. ‘Nightswimming’ es otra delicia, un tema que también cuenta con una gran melodía, una canción lenta basada en la voz de Stipe, los arreglos de cuerda y un piano de fondo que se torna protagonista. Y, para cerrar, el tono pausado y con un punto acústico de ‘Find the River’, un tema que te lleva a una cierta paz y reposo tras un carrusel de emociones.

 

REM superaron la difícil prueba que tenían, crearon el mejor disco de su carrera que contenía dos de sus tres canciones más reconocibles, ‘Man on the Moon’ y ‘Everybody Hurts’, la tercera es, obviamente, ‘Losing my Religion’. Vendieron millones de discos lo que les valió un nuevo contrato con Warner que les convirtió en el grupo mejor pagado de su tiempo. Pero fue su cima y, como hemos contado en otras ocasiones, la banda inició un camino irregular. En 1994 publicaron Monster, un regreso a los sonidos más eléctricos que fue mal recibido aunque a mí me parece un buen disco. Problemas de salud dieron lugar a que Bill Berry abandonase la formación en 1997 y REM ya no alcanzarían los niveles de creatividad anteriores, pero siguieron dando algunas alegrías, aunque también decepciones. Pero unos tipos que fueron capaces de crear este Automatic for the People, un disco que reflejaba también esa época, y muchas cosas más, nos tienen ganados para siempre. Yo sigo escuchando sus discos, las obras maestras, los buenos, los regulares e incluso los malos, y siempre me conquistan./Sergio Andrés desde 'Los Restos del Concierto'

Suscripción a la Newsletter Enviar