1397

{CULTURA / LIBROS}

Explotados y enamorados, una historia musical del movimiento obrero

Alberto San Juan escribe y dirige la obra de teatro 'Mundo Obrero'. Teatro Bretón de Logroño

Café ‘La Tranquilidad’. Barcelona, años 20. Un mendigo a sitúa junto a una de las mesas y pide una moneda al hombre que la ocupa. Éste saca una pistola del bolsillo interior de su chaqueta y la deposita en la mano al pobre. “Ve a un banco -le dice- y coge lo que necesites. Es tuyo”. Así comienza ‘Mundo Obrero’, la obra de teatro escrita y dirigida por Alberto San Juan, e interpretada por Luis Bermejo, Lola Botello, Pilar Gómez y el propio San Juan -con música de Santiago Auserón-, que acoge el teatro Bretón de los Herreros de Logroño. 

 

Asegura el director del montaje teatral que ‘Mundo Obrero’ es una historia de amor. Pilar y Luis son los protagonistas, dos enamorados que viven en el campo. Que viven -sobreviven- del hambre necesaria para la existencia del latifundio. Dos enamorados que a través del tiempo -sea La República, contra la Dictadura, mientras imaginan una democracia por llegar- defienden siempre su amor frente a las diferentes hambres.

 

‘Mundo Obrero’ retrotrae el relato hasta los últimos años del siglo XIX para retomar la historia de la creación del movimiento obrero. Así, a principios del siglo XX, Pilar y Luis serán alumnos de Francisco Ferrer i Guardia en la Escuela Moderna. Durante la dictadura de Miguel Primo de Rivera, se encontrarán con Buenaventura Durruti en el bar La Tranquilidad, en el Barrio Chino de Barcelona. Participarán de la gran esperanza de la Segunda República, ocuparán fincas en el 36. Serán asesinados y arrojados a una fosa común. Reaparecerán a principios de los 60, en las asambleas obreras y vecinales que empezaron a construir una alternativa radicalmente democrática frente a la dictadura franquista. Sufrirán tortura por parte de comisarios que ascenderán en el escalafón durante la democracia posfranquista. Formarán parte de la ola prerrevolucionaria que sucedió a la muerte de Franco. Serán tiroteados. Después, serán integrados en el gran consenso, casi borrados en su humanidad por su condición de asalariados. “Finalmente -en esta historia sin final, cuenta el programa de mano de la obra-, asaltarán los cielos. Y allí bailarán, siempre enamorados”.

‘Mundo obrero’, la obra de teatro, que evoca a la revista ‘Mundo Obrero’, la publicación del Partido Comunista que se edita sin interrupción desde 1930. San Juan resalta que escogió el título por su fuerza expresiva y como a través de la conexión de ambas palabras pretende hablar de la clase trabajadora, de las personas asalariadas. Reconoce que el concepto de obrero ya no se identifica con la fábrica, pero al mismo tiempo reitera considerarse obrero en su trabajo como actor. 

 

Precisamente en una entrevista en ‘Mundo Obrero’, el director describe que en la obra de teatro habla de “un personaje que es Ferrer y Guardia, el maestro anarquista creador de la escuela moderna que se refiere al pueblo como comunidad política con capacidad para gobernarse a sí misma. Es un intento de seguir el rastro de esta comunidad política con capacidad potencialmente para gobernarse a sí misma a lo largo de nuestra historia y en los momentos de mayor impulso como el primer tercio del siglo XX, la República, el antifranquismo de los sesenta y los setenta y hoy en día. Es indudable que vivimos en un momento de confrontación... aunque las cosas ya no son tan claras”. Donde las fábricas fueron protagonistas hoy lo es un mundo postindustrial y tecnológico.

Quienes han disfrutado de ‘Mundo Obrero’ apuntan a un ejercicio de memoria sobre las luchas populares. Una memoria en palabras de San Juan, que el poder se esfuerza en borrar una y otra vez, sustituyéndola por los acuerdos institucionales entre las elites de cada época. Y ahí sitúa Alberto San Juan su percepción del teatro como ámbito de reflexión sobre la forma en que decidimos vivir. Reflexión como paso previo a la acción, dice. Y recuerda que la sociedad no va a cambiar por sí sola, pero el teatro es uno más de los lugares desde donde se cambia el mundo.

 

Alberto San Juan invita a la reflexión a través de personajes históricos, pero acompañados, de forma imprescindible, por una serie de protagonistas anónimos, inventados, cercanos. “Son los abuelos, padres, somos, en definitiva, cada uno de nosotros, en busca de una casita, de un trozo de pan, una inversión millonaria, poder dormir al acostarse, exhaustos”. Y lejos de un planteamiento sesudo, San Juan cuenta la historia de ‘Mundo Obrero’ a través del formato de la comedia musical. Y a través de la música el Café ‘La Tranquilidad’ se transformará en un olivar extremeño, un callejón de Lavapiés, el Congreso de los Diputados, una oficina de teleasistencia o el salón de un piso de Sanchinarro… “Habrá discursos y diálogos -asegura el actor y director- nos reiremos y nuestras risas serán balas que al acertar no matan; dan vida”. ¿Por qué… es posible que el amor triunfe en una sociedad donde impera un capitalismo salvaje y los hombres y las mujeres, explotados en sus empleos, siquiera disponen de un instante para cuidar sus relaciones?/Javi Muro

 

* Teatro Bretón de los Herreros. Sábado, 4 de abril. 20,30 horas.

 

Suscripción a la Newsletter Enviar