1414

{CULTURA / LIBROS}

'Tengo miedo del olvido, por encima de todos los monstruos'

La última novela de Verónica García Peña 'La isla de las musas' (Suma) ya está en las librerías

La editoral Suma, del grupo Penguin Random House, ha llevado a todas las librerías la última novela de Verónica García Peña, 'La isla de las musas'. "Una historia singular, distinta, de misterio y terror clásico -describe la propia autora- en la que lo sobrenatural coexiste con el amor y el horror; la locura y la lucidez; la inspiración y la nada. Nos encontramos con Ricardo Pedreira Ulloa, un escritor alcohólico y en horas bajas que regresa a la isla donde creció, a Galicia, para recuperar la inspiración perdida y sanar un cuerpo colmado de excesos. Allí se encuentra con una misteriosa mujer que logrará que esa ansiada inspiración regrese, pero que también despertará en él otra clase de sentimientos. Y lo hará a través de una simple pregunta: "¿Sabes quién soy?". En la isla, además, se esconden secretos que harán resurgir en el escritor partes de un yo que parecía olvidado. Secretos como los que se ocultan en el faro abandonado del islote y en una vieja caja metálica que es el origen de una historia que cambiará, para siempre, la vida de los protagonistas". ¿Y Quién es Verónica García Paña? ¿Cuál es su proceso de escritura? ¿Manías? ¿las escritoras de misterio creen en fantasmas?/Javi Muro 

 

SPOONFUL.-. ¿Escribir te hace sufrir o disfrutar?

Ambas. Depende del momento, el ánimo, el entorno, la historia...

 

S.- ¿Tienes cuadernos, libretas y post-it con anotaciones por todos los lados?

Sí. Demasiados. Mi mesa está llena de todo eso y de folios. 

Y algunas de mis paredes también.

 

S.- ¿Comprar una libreta o cuaderno o un taco de post-it te hace feliz?

Lo cierto es que sí. No voy a mentir. Sobre todo cuadernos. Me gustan mucho. Además, escribo parte de mis historias en ellos, a mano, antes de pasarlos al ordenador.

 

S.- ¿Cuántas veces mientras escribes una novela piensas ‘mejor me dedico a otra cosa’ cuando no fluye la historia cómo quieres?

Muchas. Escribir es un proceso tan largo y complejo que esa idea, la de abandonar, tienta, pero soy cabezota. Al final, frente al desánimo, gano yo.

 

S.- ¿Si pasa un día sin escribir tienes remordimientos de conciencia?

Sí. Es como si me traicionara a mí misma. 

 

S.- ¿Si en plena noche te surge una idea para la novela saltas de la cama para anotarla?

No. Soy perezosa, pero la anoto al día siguiente. De momento, no se me olvidan.

 

S.- ¿Tienes algún ritual para escribir?

Nada especial. Me guastaría tener más silencio, pero el mundo actual es ruidoso.

 

S. ¿En algún momento al escribir tus novelas has percibido que te autocensurabas?

Es algo natural. Lo hacemos en nuestro día a día más de lo que creemos y, a la hora de escribir, también sucede. La magia está en saberlo y encontrar un buen equilibrio.

 

S.- ¿Qué libro de ‘renombre’ no has podido terminar de leer?

El ‘Ulises’ de Joyce. No puedo. Simplemente no puedo. 

 

S.- ¿Con que autor o autora clásico te gustaría haber compartido una conversación?

¿Solo puedo elegir uno? Escogería a muchos, pero elegiré a Oscar Wilde.

 

S.- ¿Qué autor o autora te ha sorprendido recientemente?

Adeline Dieudonné. Me ha encantado su forma de narrar y he disfrutado mucho, más de lo que esperaba, de su novela, ‘La vida verdadera’. Hipnótica. 

 

S.- Siendo aficionada a las buenas historias de misterio y de terror, ¿de qué tienes miedo?

Del olvido. Por encima de todos los monstruos. 

 

S.- ¿Los fantasmas existen? ¿Te dan miedo?

Me gusta pensar que existen como proyecciones de nuestros recuerdos, de nuestras vidas. ¿Miedo? No lo sé. Me dan más miedo los vivos.

 

S.- ¿Y los políticos, te dan miedo?

Estos sí que me dan miedo. Terror, en realidad, sobre todo cuando escuchas según qué afirmaciones o cuando te das cuenta de cómo la mentira se ha instalado con comodidad entre muchos de ellos. 

 

S.- ¿Cuál es tu leyenda urbana favorita?

El fantasma del espejo en su versión con mi nombre. Los espejos es algo que me fascinan como elemento de misterio y terror. Y, bueno, el hecho de que sea mi nombre objeto de una leyenda, tiene su aquel.  

 

S.- ¿De pequeña querías ser escritora?

Era una de mis profesiones favoritas. Me imaginaba como Jessica Fletcher, en Cabot Cove, delante de la máquina de escribir construyendo mil y una historias. Y aquí estamos…

 

S.- ¿Adicta a alguna serie?

A muchas. Algunas confesables y otras no.

 

S.- ¿Hay literatura en las series de televisión?

Siempre la ha habido, pero quizá últimamente prestemos más atención a de dónde salen muchas de las historias que vemos en cine o televisión. 

 

S.- ¿Te gustaría probar como guionista de series?

No sé si me atrevería. Lo que sí me gustaría, las cosas como son, es ver algún día mis novelas convertidas en una buena serie o una buena película. Sería fantástico.

 

S.- ¿Cómo encajas las críticas?

En general las encajo bien, aunque siempre hay alguna que se te puede atragantar más porque, oye, los escritores somos humanos y tenemos nuestro corazoncito. 

 

S.- Por cierto; ¿quién es Verónica García-Peña?

Alguien que lucha cada día, sin descanso, por lograr sus sueños.

Suscripción a la Newsletter Enviar