1259

{CULTURA / LIBROS}

'Solitudes', y la máscara como máxima expresión teatral de las emociones

Kulunda presenta en el Bretón una comedia sin palabras que conmueve y sorprende

De los montajes teatrales de la compañía Kulunda ha dicho la crítica especializada que trasladan al público en un viaje emocional que transita de la risa al nudo en la garganta. Zarandean a quien los disfruta. De los actores y actrices de Kulunda resaltan las reseñas el reto que asumen al poner las máscaras al servicio de la emoción pura y absoluta. Aluden los artículos a los griegos -al teatro clásico- y al uso de, precisamente, las máscaras como condimentos básicos de la expresión que sacan ventaja a la palabra y el gesto. A sus puestas en escena se les atribuye poesía, preciosas composiciones, momentos entrañables y el deleite de la deliciosa comedia. Y todo desde una extraordinaria percepción de la belleza. 

 

‘Solitudes’ es el segundo montaje de Kulunda tras ‘Andre y Dorien’, y llega al escenario del Bretón, dentro del 39 Festival de Teatro de Logroño. En ‘Solitudes’ un anciano, cuya principal ilusión en la vida era jugar a las cartas con su mujer, enviuda repentinamente. Su familia, hijo y nieta, se hacen cargo de él. Pese a esforzarse de la mejor manera de la que son capaces, le atienden, pero no le acompañan. El abuelo no logra hacerles entender que lo único que necesita es compañía, aunque sea jugando a las cartas tal como lo solía hacer. Se siente tan desvalido que acaba saliendo a la calle a buscar con quien jugar encontrando como única compañera una prostituta primeriza. El descubrimiento por parte del hijo de la prostituta en casa desencadenará una serie de acontecimientos cruciales en la vida de estos tres personajes. “Aparentemente una historia sencilla, pero repleta de metáforas y de reflexiones sobre de las relaciones humanas, la necesidad de afecto, la incomunicación y en qué medida los prejuicios son capaces de imposibilitar la felicidad de otras personas y por supuesto la propia”.

 

‘Solitudes’ es -tal y como describen desde Kulunda- “una historia emotiva que habla de soledad y solitudes, reúne al mismo equipo creativo, los mismos productores y los mismos actores que ya participaron en Andre y Dorien’, creando un nuevo trabajo de teatro de máscaras que sin ni una sola palabra, resulta todo lo contrario a inexpresivo”. ‘Solitudes es un viaje por universos cotidianos que, “combinando la gravedad con la sonrisa, conmueve, sorprende y emociona”.

 

Kulunda Teatro nace en Guipuzkoa en 2010 de la mano de Garbiñe Insausti y José Dault, dos jóvenes actores con formación académica en la Real Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid y con una extensa trayectoria teatral. La propuesta teatral de Kulunda surge de la inquietud de ambos “por experimentar con diferentes lenguajes escénicos al servicio de un teatro accesible para todo tipo de público. Un teatro vital, actual, comprometido, capaz de emocionar y divertir a partes iguales. Sobre todo, un teatro honesto que por encima de todo nazca de la necesidad de sus creadores de contar historias”. 

Motivados por crear un espectáculo sin fronteras, y su voluntad es la de descubrir un lenguaje que trascienda más allá de la palabra, Insausti y Dault se apoyan fundamentalmente en un teatro de gesto, en el que la máscara actúa como puente hacia una poética visual. “La máscara abre las puertas del imaginario hacia un mundo en el que todo es posible”. Con su primer montaje recibieron múltiples galardones, ‘Solitude’ no ha sido menos. Atesora ya el Premio Max 2018 al Mejor Espectáculo Teatral y Mejor Composición Musical, el Premio Ojo Crítico de RTVE y el Premio Mejor Espectáculo BE Fesival Birmingham. ‘Solitudes’ es una historia sencilla e intensa, una lección de vida a través de una comedia que emociona sin palabras./J.M.

 

Suscripción a la Newsletter Enviar