2698

{CULTURA / LIBROS}

'Me inspira la gente que quiere cambiar el mundo'

Patricia Benito es escritora y 'Primero de Poeta' el libro en el que ha reunido sus poemas

Dicen que la poesía de Patricia Benito es sincera y apasionada, cercana y directa. No siempre dedico su tiempo a escribir. Puede decirse que tuvo una revelación tras asistir a un recital poético. Ahora,'Primero de Poeta', el título bajo el que ha reunido sus poemas, es un éxito de ventas, dentro de un género que no suele ocupar los primeros puestos de las listas de los más vendidos. La escritora lo tiene claro, hoy en día hay mucha gente con ganas de descubrir cosas nuevas. Quizá ese mismo espíritu aventurero es el que habita los versos que escribe Patricia y el que ha llevado el libro inicialmente autoeditado a ser insignia de 'Verso y Cuento', la sección de poesía de la editorial Penguin Random House. Reconoce la Patricia que la actualidad y lo que pasa en el mundo también le afecta a la hora de escribir porque también le influye a la hora de vivir./Javi Muro

 

SPOONFUL.- Has roto moldes, ¿no? Dicen que la poesía no vende libros y tú eres un fenómeno de ventas con ‘Primero de Poeta’

Yo no he roto nada, qué va. Las cosas ya estaban cambiando mucho antes de que yo llegara. Ya había una fiesta genial ahí fuera y cada vez más gente con ganas de bailar. Hay un montón de lectores con ganas de descubrir cosas y eso es maravilloso.

 

S.- ¿Abrimos las páginas de ‘Primero de Poeta’ y qué nos encontramos?

Todos mis trocitos. Muchas ganas de sentir, muchas ganas de vida, de ordenar prioridades, de aprender...

 

S.- Corrígeme si me equivoco, pero inicialmente te auto editaste, ¿no? Tenías la idea de regalar tus poemas a familiares y amigos  …

Sí, el libro lo autoedité el año pasado. Más que nada para que mi familia tuviera algo mío, y por otro lado, necesitaba sacar algo adelante, terminar un proyecto y ver si era capaz de llevarlo a cabo.

 

S.- ¿Qué cuentas en tus poemas? ¿Qué te inspira? ¿Qué te influye a la hora de escribir?

S.- Hablo de cosas que todos sentimos cada día, de cuando estamos arriba, abajo, de cuando queremos querer, de cuando no, de las ganas… Me inspira la gente que quiere cambiar el mundo. Esa me vuelve loca. 

 

S.- ... porque el mundo hay que cambiarlo...

Como mínimo hay que mejorarlo, no lo estamos cargando. Cada vez nos volvemos más individualistas y creo que, al menos, tenemos la posibilidad de cambiar nuestro entorno.

S.- Definen tu poesía de sincera y apasionada; con un lenguaje cercano, directo… ¿reconoces en esas palabras tus poemas?

Eso creo. Posiblemente el secreto de Primero de Poeta es la empatía que siente la gente con lo que lee. Son capaces de convertir mis historias en suyas. Y todo el mundo anda loco por sentir.

 

S.- ¿Te influye a la hora de escribir la actualidad, las cosas que pasan y nos rodean?

Me influyen a la hora de vivir, así que sí, me influyen muchísimo. Realmente, lo que más me interesa de todo esto es poder mejorar un poco el trocito de planeta y sociedad que me toca. Es algo que se ha convertido en una prioridad para mí ahora mismo. Creo que es algo en lo que debemos trabajar todos juntos y no podemos tardar mucho en hacerlo.

 

S.- ¿Crees que la poesía tiene que ver con la experiencia de vivir?

Los poetas hablan de cómo se sienten, de lo que ven, de cómo lo ven, de lo que viven... Tienen una visión especial de las cosas y son capaces de transmitirlo de una manera tan maravillosa que te permiten meterte dentro de cada historia.

 

S.- ¿Siempre te gustó escribir?

No, nunca había escrito, ni siquiera un diario de adolescente. Acudí a un recital de Escandar Algeet y a partir de ese día tuve la necesidad de escribir. Al escuchar aquello poemas me quedé pillada.

 

S.- Dices que en Primero de Poeta están los papeles rellenados y quemados y los pasos no dados…

Antes de Primero de poeta había mucho miedo a equivocarme. Había muchas decisiones no dadas sólo por las posibles consecuencias. Ahora ya he aprendido a bailar.

 

S.- También… todas las declaraciones de amor que callaste… y los sueños que rompiste… ¿Es preciso haber vivido para escribir poesía?

Es preciso haber sentido para escribir poesía.

 

S.- Los miedos siempre ganan la partida… no sé si creerte cuando te lanzaste a autoeditar tu poesía, por ejemplo.

Por suerte, hay muchas cosas que han cambiado a raíz de ese momento. Los miedos ya no mandan. He aprendido a no cerrarme puertas y a no tener miedo a equivocarme. Ahora doy muchos pasos adelante que antes nunca hubiera dado y, de momento, no me arrepiento de ninguno. Y eso no quiere decir que no me haya equivocado...

S.- Es empujarte a que te vayas por si te acercas demasiado. Es querer que te acerques demasiado… 

Otra vez los miedos...


S.- ‘Primero de Poeta’ son todos mis errores y mi cura…

Primero de Poeta son tantas cosas para mí... una de las principales cosas para lo que me sirvió fue para localizar qué es lo que no me gustaba de mí, qué estaba haciendo mal y, por tanto, tener la posibilidad de mejorarlo. Después cada uno decide si quiere hacer el esfuerzo de cambiarlo o seguir en su zona de confort. Y en eso estamos, aprendiendo.

 

S.- El título ‘Primero de Poeta’ incita a pensar en el escritor estudiando en la Escuela de los Poetas…

Hay muchos 'Primero de' en esta vida, y menos mal. Primero de poeta es una frase que salió en una conversación con alguien especial y ahí se quedó.

 

S.- Abordas temas personales que al leerlos los lectores hacen suyos, ¿sientes cierto pudor o una vez publicados dejas que los poemas tengan sus propias vidas?

Me da mucha vergüenza, sí. Ni siquiera me puedo ver en vídeos, pero es cierto que cuando notas que la gente es capaz de pasearse por todas tus historias y que está sintiendo lo mismo que sentí yo cuando lo escribí, se te pasa todo el pudor que puedas tener. 

 

S.- ¿Qué es la incontinencia sentiverbal?

Mi incapacidad total a callarme lo que siento unida a mi maravillosa necesidad de sentir. Una bomba de relojería, diría yo.

 

S.- …y dices que no haces planes más allá de cerveza y media, pero ¿trabajas en un nuevo poemario?

No he tenido tiempo ni siquiera de pensar un momento en todo lo que me está pasando este año. Me veo incapaz de planear nada ahora, pero sí, en algún momento tendré que sentarme a ordenar todos los papeles que sigo rellenando por las esquinas. Supongo que después de todas las presentaciones que tengo lo haré.

Suscripción a la Newsletter Enviar