1483

{CULTURA / LIBROS}

'Las experiencias vividas marcan la diferencia entre mi primera novela y 'Entre tu piel y mis grietas'

Raquel Villar publica su sexta novela

'Entre tu piel y mis grietas' es la sexta novela de Raquel Villar. Un historia que tiene trazos del género negro, pero también feministas, juvenil e, incluso, de de auto ayuda. "Para todos los públicos', define su autora. Los personajes de 'Entre tu piel y mis grietas' son tangibles, surgen de la vida. "Personas que conoces y suman, te aportan", al igual que el escenario donde se desarrolla el relato. Raquel Villar mira atrás y reconoce la evolución que ha seguido su escritura desde que publicó con 18 años 'La libreta roja'. Durante el confinamiento de las últimas semanas ha continuado trabajando, dando clases, practicando deporte y, por supuesto, escribiendo./Javi Muro


SPOONFUL.- ¿Qué cuenta 'Entre tu piel y mis grietas'?

Creo que más que lo que cuenta, la clave está en 'cómo' lo cuenta. Es una novela con mucho sentimiento, con alma propia. Cuenta la historia en primera persona de una mujer joven que teniéndolo todo, siente que no tiene nada. Atraviesa un proceso depresivo que a día de hoy muchas personas afrontan en su vida, aunque parezca un tema tabú que nos cueste reconocer... y sobre todo entender, a los que no lo vivimos en nuestra propia piel, cuando lo vemos en otros. Creo que es necesario que se hable en voz alta de ello, hace falta más empatía, más humanidad. Pero no todo son emociones, la trama conductora de la novela es policiaca, y el escenario es puramente histórico. Llevaba tiempo queriendo escribir una novela parcialmente histórica, pero hasta ahora no me sentía con capacidad para ello.

 

S.- ¿Cómo surgieron los personajes?

De la vida misma. De vivir, y conocer personas que te aportan, que te suman. Mis circunstancias personales han hecho que viaje mucho en los últimos años, y he conocido a personas muy especiales. Creo que la gente que viaja, que conoce mundo, tiene una forma de ver la vida diferente. Muy profunda y al mismo tiempo mucho más fácil. Con el tiempo me he ido dando cuenta de que cada vez me gusta menos la gente difícil. Y que cada vez me gusta más la gente que es de verdad. Que se alegra de tus cosas buenas y te lo demuestra, y te dice lo que no le gusta de tus cosas malas. Y en ese tipo de gente encuentro la esencia para forjar a mis personajes. Isabel, la protagonista, es la mezcla de tres personas muy diferentes, y a la vez tiene mucho de mí misma, por ejemplo. Hay un personaje secundario que a mí particularmente me encanta, Jakob, que es cien por cien real. Jacob existe, y vive en Israel. La familia andaluza de Isabel también es cien por cien real y auténtica. Sus amigos Diego y Lorena son amigos míos. Armando, el psiquiatra, también tiene su parte real, y Ana, la psicóloga, es una mezcla de un par de personas. No sé, al final creo que un escritor siempre escribe sobre lo que vive. Es muy complejo crear de la nada a un personaje inventado por completo. Lo intenté con Asier, el segundo protagonista de la novela, y al final me fue imposible. Pero creo que es algo bonito. Significa que tienes un entorno de gente que te inspira…, y la gente que sin querer inspira, para mí es mágica.

 

S.- ¿Dónde se sitúa? ¿Es también un personaje el lugar dónde se desarrolla la historia?

La protagonista es andaluza, y hay varios escenarios de Andalucía que a mí personalmente me enamoran, pero gran parte de la novela se desarrolla en Israel. Y sí, creo que Israel es un personaje en sí mismo. No sé si conseguiré transmitir todo lo que ese país me hizo sentir a mí, pero con un poquito me conformo. Quería darle un toque histórico a la novela además, un pequeño salto de calidad literaria en lo referente a los escenarios, y al vivir allí un tiempo pude documentarme y aprender sobre su cultura y su historia. Adentrarme bien en ella.

 

S.- ¿En qué estilo situarías 'Entre tu piel y mis grietas'?

Creo que no encaja con ningún estilo. Es una novela con estilo propio, con alma propia. Hay quien la sitúa en el género negro o policiaco, porque tiene un hilo conductor que lo es. Hay quien la sitúa en el género de auto-ayuda, porque trata en primera persona el tema de la depresión y el suicidio, y de alguna manera acompaña, empatiza y aconseja. Hay quien la sitúa en el género de narrativa juvenil, porque aparece la problemática de las redes sociales que hoy en día compromete principalmente a los jóvenes. Hay quien la sitúa en el género de igualdad o feminista, porque la protagonista es una mujer que vive una experiencia emocional dura relacionada con la inferioridad social en la que a veces nos encontramos las mujeres… Creo que es una novela “para todos los públicos”. Después de seis novelas, por fin tengo la sensación de que he conseguido algo así. O al menos es lo que he intentado.

S.- ¿Qué experiencia has sacado de la escritura de esta novela?

La más importante de todas, que aprendí a quererme más a mí misma. O más que más, mejor. Cuando escribí 'Entre tu piel y mis grietas' estaba afrontando un montón de cambios en mi vida, algunos buscados, otros no tanto, y otros nada de nada -se ríe-. Supongo que por la edad que tengo es normal, que para mí fue una novela que apareció en un punto de inflexión, en el que pasé de ser una chica a ser una mujer. Sigo siendo joven, pero creo que en algunos aspectos terminé de madurar escribiéndola. De hacerme a mí misma. Creo que es la más corta de todas mis novelas, y sin embargo la que más me ha costado escribir. Y probablemente, la mejor.

 

S.- La última vez que conversamos sobre tu literatura mencionabas una constante evolución, ¿sigues en ese camino?

Sin duda. ¡Y lo que me queda por delante! La semana pasada tuve que ir a correos a enviar unos paquetes con ejemplares firmados, y la mujer que me atendió (que por cierto era majísima) me reconoció y me dijo algo así como…”¿Cómo has podido escribir ya seis novelas? ¡Si eres una niña!” -se ríe- la verdad es que una niña no soy, pero entendí a lo que se refería. Y creo que es algo bueno. Quien me lea desde el principio, y vea esa evolución, creo que apreciará la mejoría. No me avergüenzo de lo anterior para nada, estoy orgullosa de ello, pero me encanta ver el progreso. 

 

S.- ¿Qué diferencias narrativas destacarías respecto a tus novelas anteriores?

Yo creo que la principal diferencia es la experiencia de vida. Escribí mi primera novela con dieciocho años. Por muy bien que escribiera entonces, no dejaba de ser una cría de dieciocho años, con experiencias e inquietudes de chica de dieciocho años, y con un recorrido y una mochila a mis espaldas de dieciocho años. Bastante madura en muchas cosas, quizás, pero… dieciocho años. Hay muchas experiencias emocionales, laborales, sociales, legales, sexuales, que no podía describir bien, simplemente porque aún no las había vivido. En mi opinión, un buen escritor se caracteriza por escribir sobre lo que sabe, y lo que vive. Y yo siempre he sido bastante fiel a eso. Así que mis novelas evolucionan conmigo, crecen conmigo, y en consecuencia, las experiencias que aparecen en ellas evolucionan en cuanto a complejidad y a variedad conforme yo evoluciono. Y no hay nada de malo en ello, creo yo. Una vez escuché decir que “no hay nada peor para un escritor que una novela prematura”. No estoy de acuerdo, porque creo que quien lee 'La libreta roja' sabe que está leyendo una novela escrita por una cría de dieciocho años, y sabe lo que puede encontrar en ella. Y si la lee desde ese prisma, a lo mejor incluso se sorprende. Y sin embargo quien lee 'Entre tu piel y mis grietas', sabe que está leyendo una novela que fue escrita por una mujer de casi treinta años. El lector sabe lo que tiene entre manos. Es crítico, pero a la vez empatiza mucho. Y yo estoy muy agradecida de que hayan acogido siempre tan bien y cada vez mejor a todas mis novelas.

 

 

S.- La novela ha salido en un momento de librerías cerradas. ¿Cómo ha ido en estos meses la difusión de la novela?

Sorprendentemente bien. Desde la página web de la editorial, y desde Amazon, se hacen envíos a domicilio, y no esperaba una acogida tan buena, mucha gente la compró online nada más salir. Y además, la editorial me propuso ofrecer ejemplares dedicados para enviar yo, y fue todo un éxito. Ofrecí los 25 que tenía en casa en mis redes sociales y dos días después no me quedaba ninguno. Estoy esperando una caja nueva de la editorial y todos están reservados, y hoy he tenido que pedir otra para la semana que viene, porque me siguen pidiendo libros…No es lo mismo que ir a la librería y comprarlo, pero todo llegará. No tengo prisa, y hay que adaptarse a lo que venga.

 

S.-  'Entre tu piel y mis grietas' está editada en un nueva editorial para tí. ¿Cómo ha sido el cambio?

Pues agridulce. Estoy muy agradecida y muy ilusionada con el trabajo de la nueva editorial. He conocido personalmente y virtualmente a gente súper profesional que ha trabajado y sigue trabajando para que 'Entre tu piel y mis grietas' salga adelante incluso en esta situación, cuidando todos los detalles. Maquetación, producción, distribución, promoción… Es una maravilla. Pero para mí Ediciones Emilianenses sigue siendo y siempre será especial. Emiliano Navas fue un desconocido que confió en mí cuando yo era una cría a la que nadie conocía. Ni siquiera él. No tenía ninguna necesidad de invertir su dinero y su tiempo en mi primera novela, y lo hizo. Y le siguieron otras cuatro más. Él vio algo en mí que, aunque ahora otros también lo hayan visto, no hubiera sido posible sin que él lo hubiera visto antes, y lo hubiera sacado a la palestra. No sé si me explico. A veces me paro a pensar en que si él no hubiera publicado 'La libreta roja' en su momento, a lo mejor yo no estaría ahora donde estoy. Me queda muchísimo camino por recorrer, pero lo cierto es que en parte le debo a Emiliano el que a día de hoy, año 2020, tenga publicadas seis novelas. Me dio mucha pena, 'salir del nido', no te lo voy a negar, pero creo que el punto de inflexión del que te hablaba antes en el que me encontraba cuando escribí  'Entre tu piel y mis grietas' necesariamente también implicaba un paso hacia delante con el cambio de editorial.

 

S.- ¿Cómo has pasado estas semanas? ¿Has escrito?

¡Un montón! -se ríe. La verdad es que luego me quejo de que no tengo tiempo de nada, pero no sé parar quieta. Trabajo de lunes a domingo, tengo bastante trabajo del instituto y de la Uned, y hago deporte todos los días porque el cuerpo me lo pide… Pero la cuarentena me ha ayudado a dedicarme un poquito de tiempo a mí misma. Y cuando me dedico tiempo a mí misma, generalmente leo y escribo. He escrito bastante poesía, y he retomado una novela que tenía parada desde verano. Y ya llevo cien páginas. Espero poder terminarla este verano…Pero bueno, tiempo al tiempo.

 

* Fotografías: Javi Muro

 

Suscripción a la Newsletter Enviar