1305

{CULTURA / LIBROS}

'La hija del relojero' , una trama ambiciosa y maravillosamente trenzada

Kate Morton presenta su nueva novela y reflexiona sobre arte, la vida y objetos que son leyendas

Ha repetido Kate Morton en más de una coasión, medio en serio medio en broma, que escribe versiones de Enid Blyton para adultos. Morton creció en las montañas del noreste de Australia, en Queensland. Hoy en día, cuando sus novelas han vendido más de 11 millones de ejempares y se han traducido a 34 idiomas, vive y escribe a caballo entre Londres y su granja australiana. Licenciada en arte dramático y literatura inglesa y especialista en literatura eduardiana del siglo xx, Kate Morton ha colocado en el número uno de ventas 'La casa de Riverton', 'El jardín olvidado', 'Las horas distantes', 'El cumpleaños secreto' y 'El último adiós'. Ahora publica 'La hija del relojero'.

 

Nnarrada por varias voces a lo largo del tiempo, 'La hija del relojero' es la historia de un asesinato, un misterio y un robo, una reflexión sobre el arte, la verdad y la belleza, el amor y las pérdidas. Por sus páginas fluye como un río la voz de una mujer ya libre de las ataduras del tiempo y cuyo nombre ha caído en el olvido: Birdie Bell, la hija del relojero, la única persona que vio todo lo sucedido. En 'La hija del relojero', Eliodie Winslow trabaja en los archivos de Stratton, Adwell & Co y un día, mientras hace inventario, encuentra un objeto que será clave para ella: un libro de bocetos de un pintor llamado Edward Radcliffe y una fotografía de una mujer muy bella. En los bocetos de Radcliffe aparece una casa grande bordeada por un río que le es vagamente familiar: se trata de la casa que su madre, que murió cuando Elodie era una niña, le describía en su cuento favorito. Pero ¿qué relación tiene esta casa con su madre?

 

Mientras Elodie ultima los preparativos de su boda con Alastair, una relación de la que no acaba de estar segura, moverá cielo y tierra para averiguar quién es la mujer de la fotografía, que resulta ser la musa de Edward Radcliffe, ambos involucrados en un asesinato y el robo de una joya a mediados del siglo xix. También tratará de adentrarse en la historia de la casa que aparece en los bocetos de Radcliffe, relacionada con su propia familia. La novela es la historia de Elodie, pero no solo eso. Es la historia de su pasado, de los secretos tejidos alrededor de la casa del río, de una misteriosa joya y de un suceso trágico que tuvo lugar en 1862 y después del cual nada ya volvería a ser igual.

 

Como ya es habitual en la literatura de Kate Morton los escenarios están seleccionados al detalle. El romance entre Lily y Edward tiene lugar a mediados del siglo xix en un ambiente bohemio artístico, en el seno de un grupo de artistas llamado la Hermandad Magenta, que no existió realmente pero en la recreación que hace Kla escritora comparte códigos estéticos con los prerrafaelitas, una asociación de pintores, poetas y críticos ingleses, fundada en 1848 en Londres por John Everett Millais, Dante Gabriel Rossetti y William Holman Hunt. La Hermandad duró como grupo constituido apenas un lustro, pero influyó en la pintura inglesa hasta entrado el siglo xx. Se suele vincular este grupo al movimiento realista que simultáneamente se estaba desarrollando en Francia. Su pintura se focaliza especialmente en evocar el estilo de los antiguos pintores del Renacimiento, especialmente basándose en los autores y temas propios del Quattrocento, el Trecento y motivos aún más antiguos, medievales principalmente o incluso pasajes de la época clásica de Grecia y Roma.

 

Por otro lado, en la novela es protagonista el Londres de la actualidad, el del Soho y el mundillo artístico en el que se maneja Elodie. Su vida gira alrededor de su interés por el arte pero también, aunque a ella no le guste, acude a fiestas que organiza su amiga Pipa en un ambiente chic e intelectual. La casa de Birchwood Manor tiene gran importancia y puede considerarse, más que ambientación, casi un personaje ya que a su alrededor se desarrollan las historias que cobran más peso en la novela. Se trata de una casa muy especial en la que la presencia de Lily Millington sigue muy viva, un escenario mágico que parece tener vida por sí mismo. La autora nos describe una casa rodeada de bosque y bordeada por el río Támesis que situamos mentalmente en un lugar de la campiña inglesa. Una casa señorial pero con aires melancólicos y decadentes. Es el epicentro de la mayoría de historias y ejerce un gran magnetismo sobre los personajes.

 

Los personajes:

Lily Millington (Birdie): podríamos decir que su historia es la que protagoniza el libro. Es una mujer fuerte, con carácter, una superviviente que ha tenido que espabilarse sola desde niña. Su madre murió y su padre es relojero. Su taller es un lugar que Lily adora, ahí se queda embelesada mirando los relojes. Cuando se muere su madre, su padre se hunde en una depresión y busca consuelo en la bebida. Llega un momento en que él se va a vivir a Estados Unidos para buscar una vida mejor y promete volver a por Lily, cosa que no ocurre. Lily se tiene que ir a vivir con la señora Mack. Desde niña empezó a robar carteras por las calles de Londres para salir adelante. Encuentra la felicidad cuando conoce a Edward Radcliffe, pintor que pertenece a la Hermandad Magenta. Edward es el amor de su vida y ambos viven una historia llena de pasión y promesas que se trunca el verano de 1862 cuando aparecen Fanny, la prometida de Edward y Martin, el hijo de la señora Mack, en Birchwood y acaban con todos los sueños de la pareja.

 

Elodie: es el nexo entre varias historias que van entrelazándose y que transcurren desde 1862 hasta la actualidad. Elodie es una chica tímida que trata de pasar desapercibida. Perdió a su madre cuando era pequeña pero esta acude permanentemente a su recuerdo. Su madre, Lauren Adler, era una violonchelista muy famosa de la que Elodie no sabe demasiado. Desearía saber más y, por eso, cuando ve por primera vez la misteriosa fotografía de Birchwood Manor intuye que tiene que tirar del hilo para ir adentrándose en su propia historia. El mundo de la música, los conciertos y teatros en los que Elodie imagina a su madre tocando cobran gran fuerza dramática en la narración.

Tío Tip: un hombre bueno, con ciertas resistencias a contar el pasado, con el que Elodie no tiene demasiado contacto pero que será clave para empezar a reconstruir la vida de su madre y todo lo referente a la misteriosa casa del relato. Vivió de niño en Birchwood Manor con su madre huyendo de los bombardeos de Londres de la Segunda Guerra Mundial.

 

Ada Lovegrove: la conocemos siendo una niña rebelde y asalvajada que ha pasado su infancia en India hasta que sus padres la dejan en Birchwood Manor. A pesar de su rebeldía pronto se convertirá en la preferida de Lucy. Es una niña con una gran fortaleza que luego se convertirá en arquitecta y ya siendo adulta le entregará a Tip el Radcliffe Blue para que lo proteja; le dice que si él protege al diamante, lo mismo hará el diamante por él. Así, cuando Tip ya es mayor, hacia el final del libro, decide darle la piedra a Elodie porque, aunque ya es mayor, aún necesita que la protejan.

 

Birchwood Manor: es una casa con vida propia que está en el centro de los acontecimientos del libro. Influye y ejerce un gran poder en las decisiones de los personajes. Es una casa en la que Birdie sigue muy presente, que custodia sus paredes y va interpelando a sus inquilinos tratando de contarles su historia, las injusticias de las que ha sido objeto.

 

Radcliffe Blue: es mucho más que una piedra preciosa. Es un diamante codiciado por todos y, a su vez, un amuleto que protege la vida de aquellos que lo poseen. Está presente, como Birchwood Manor, a lo largo de toda la novela.

 

La crítica ha calificado 'La hija del relojero' como la obra más ambiciosa de Kate Morton. Destacan que se trata de una novela que atrae por el modo en que entreteja escenas "hasta construir un tapiz preciosista, intimista, repleto de claroscuros y misterios sutiles en los que el lector cae rendido sin resisntencia". Morton idea tramas maravillosamente narradas, que ofrecen reflexiones sobre el arte, la vida, las leyendas sobre objetos y lugares./SPOONFUL

 

 

 

 

Suscripción a la Newsletter Enviar