955

{CULTURA / LIBROS}

'Jane Eyre', el viaje a la libertad y la desobediencia social frente los crueles e injustos

Carme Portaceli dirige a Ariadna Gil en el papel escrito por Charlotte Brontë en el teatro Bretón

Apunta Carme Portaceli, directora de la versión teatral, que ‘Jane Eyre’ cuenta el viaje a la libertad de la protagonista. “Lo más fantástico de este personaje y de esta novela es -describe- el hecho de que Jane Eyre, desde su nacimiento y sin tener unas circunstancias que la lleven a ser de esta manera, tiene en su interior el instinto de superación más impresionante que yo jamás haya leído”. Portaceli, que ha elegido a Ariadna Gil como protagonista del montaje teatral, recuerda que “ya en el internado de pobres, donde la envían para quitársela de encima porque ya se enfrentaba a la injusticia desde muy pequeña, ella percibe su incapacidad de dejarse maltratar por ninguna de las vertientes en que el maltrato pudiera disfrazarse”. 

 

El trabajo realizado sobre la obra de Charlotte Brontë ha permitido a la directora teatral apun-tar a Jane Eyre como “mucho más que un personaje literario, en Jane hay mucho de Charlot-te. La autora juega con su propia experiencia”. Y es que Charlotte Brontë publico la novela en 1847 firmada bajo el seudónimo masculino Currer Bell -las tres hermanas, también Emily y Anne publicaron su primera novela bajo firmas masculinas. “El libro es una crítica a los valores victorianos de género y clase”. Por supuesto la reacción inicial de la crítica de los sectores con-servadores fue muy dura, calificándola de obra “peligrosamente inmoral”. Llegando a denunciar que “si el libro lo había escrito una mujer, ésta debía haber perdido el contacto con la vida social de su propio sexo”. Charlotte Brontë fue acusada de falta de feminidad y la novela comparada con los levantamientos de la clase obrera, la demanda del derecho de voto de los trabajadores y las revoluciones políticas que en ese momento se extendían por toda Europa. “De alguna Jane Eyre no deja de ser actual -argumenta Portaceli- hay algo moderno en la historia que cuenta Charlotte Brontë”. 

La directora del montaje teatral que acoge el escenario del teatro Bretón de Logroño se adentra en las páginas de la novela. “Jane le pregunta a su amiga Helen por qué se deja casti-gar de esa manera. Helen le responde que ella ha venido aquí para recibir una educación y que esto forma parte de la consecución de este gran objetivo. Y Jane le dice que no sería capaz de soportar esa humillación ‘yo, eso, no lo perdonaría. Si todos obedecieran y fuéramos amables con quienes son crueles e injustos, ellos no nos tendrían nunca miedo y serían cada vez más malos. Si nos pegan sin razón tenemos la obligación de devolver el golpe, estoy segura y bien fuerte, para dejar claro a los que lo hacen que no lo pueden repetir”. Al leer los diálogos de Jane Eyre en pleno siglo XXI resulta imposible que la reflexión lleve a las demandas del feminismo y a la lucha contra la violencia de género; pero también a la desolación ante la desigualdad y la injusticia social, ante el abuso sistemático de los poderosos sobre los ciudadanos, en la corrupción, en los cambalaches para colocar afines a la carta en órganos judiciales, o en el conformismo generalizo ante la crueldad de los dictadores y asimilados.

“‘Jane Eyre’ es -describe Carme Portacelo- una ventana a través de la cual Charlotte Brontë nos enseña su visión del mundo. Jane opina sobre la diferencia arbitraria entre clases y hace especial mención al papel de la mujer en el mundo. Ella nunca deja que nadie olvide que por ser pobre o ser mujer no es un ser inferior”. Además, o por encima de todo resalta la directora teatral, “Jane Eyre’ es una obra romántica donde la lucha por la libertad es el impulso que guía a la protagonista en un mundo donde las mujeres no la podían alcanzar y es una gran historia de amor que sólo se podrían vivir cuando los amantes se encuentren de igual a igual, cuando el amor no sea una prisión, sino un acto de libertad. ‘Jane Eyre’ es una impresionante historia de amor que la sociedad de la época no puede comprender”. 

 

Añade Portaceli que en Jane Eyre destaca también el valor de la lealtad, “y la lealtad hoy en día, en la sociedad del siglo XXI, es algo que está en desuso. El personaje de Jane Eyre te deja la mochila llena de enseñanzas”./J.M.

 

* Intérpretes: Ariadna Gil, Abel Folk, Jordi Collet, Gabriela Flores, Pepa López, Joan Negrié, Magda puig.

* Música: Alba Haro y Clara Peya.

* Duración: 2 horas aproximadamente.

Suscripción a la Newsletter Enviar