1268

{CULTURA / LIBROS}

'Estudié Bioquímica para salvar el mundo, pero empecé a escribir para salvarme a mí del mundo'

María Goñi ha publicado el poemario 'Tú a Marte, yo a amarte'

María Goñi (Logroño,1993) ha publicado 'Tú a Marte, yo a amarte' (Editorial Siníndice), su primer poemario. Sus poemas ya surcaban las redes a través del blog @cocinelleblog y de su perfil de instagram. Hace unos años, la primera vez que SPOONFUL conversó con la poestisa, María organizaba y participaba en la lectura de textos con el acompañamiento de música de guitarra. Desde entonces, asegura que su forma de escribir ha evolucionado. "Cada día que pasa todos nos vemos influenciados por una sociedad llena de injusticias, por nuevas vivencias, puedan ser buenas o malas. También crecemos como personas y todo esto ha hecho que cambie mi forma de escribir". 'Tú a Marte, yo a amarte' está organizado en nueve capítulos y recuerda desde su contraportada que "las historias existen cuando se cuentan y alguien las escucha"./Javi Muro

 

SPOONFUL.- “Poemas singulares, para problemas plurales”. ¿Qué nos encontramos al adentrarnos en las páginas de ‘Tú a Marte, yo a amarme’?

Cuando comienzas a adrentarte en 'Tú a Marte, yo a amarme', puedes encontrar diferentes reflexiones y pensamientos. Las personas vamos pasando por diferentes etapas en nuestra vida, y qué duda cabe que damos más importancia a unas cosas que a otras. Pero estoy segura que muchos de los problemas que tenemos son porque no nos conocemos. Es lo que hacen reflexionar los primeros poemas. 

 

En todo caso, opino que todos tenemos mucho que aprender de lo que hay en nuestro interior, pero no siempre tomamos el tiempo necesario para hacerlo, por esa pluralidad de problemas que tenemos en común, por ejemplo 'las prisas'. Así es como comienza mi poemario, personas con prisas…

 

S.- Has organizado el libro en nueve capítulos, ¿no?

Es mi primer poemario y he querido mostrar 'un camino', puesto que los nueve capítulos en los que está dividido el libro son etapas por las que todos tarde o temprano tenemos que pasar, en un orden o en otro. En cada capítulo hay una media de diez poemas que te hacen resentir esos cambios de 'camino' que cada etapa nos da. 

 

S.- En los tiempos de pandemia que vivimos ahora, pudiera parecer una colección de poemas escritos durante el confinamiento, pero no. Los escribiste antes, durante los últimos meses, ¿no?

Durante estos días de Coronavirus y cuarentena he estado muy inspirada y he podido escribir mucho, pero los poemas que he publicado en el libro son previos a la pandemia. 

 

S.- Rebelas en la presentación del libro la condición de poemas vividos; de textos impregnados de una reflexión previa, ¿No? Como cuando hablas del camino recorrido y mencionas la “vida va hacia ninguna parte”.

Muchas veces nos podemos sentir a la deriva, sentir que no tenemos una dirección y que somos tremendamente vulnerables a lo que pueda pasar. Pero no es así. Detrás de nosotros ya hay un camino recorrido que hemos dibujado con nuestras decisiones. Por ello, aunque a veces podamos sentir que vamos a la deriva y que nuestra vida no lleva ningún rumbo, nunca hay que olvidar lo que ya hemos andado y la fuerza y el poder que tenemos con nuestra voluntad. Es eso lo que quiero hacer sentir, cuando hablo del camino recorrido y de que la vida va a ninguna parte. 

 

S.- Eres una persona viajera, ¿has encontrado tu lugar?

Todavía no he encontrado mi lugar. Además quiero contar algo muy curioso. Hará aproximadamente un par de años un compañero de trabajo, para un proyecto de poesía, nos pidió escribir un poema y la única consigna que daba era 'Mi lugar íntimo'. Muchas personas escribieron sobre lugares físicos donde se sentían bien. A mí no me inspiró un lugar físico y mi poema fue una metáfora sobre nuestro jardín interior. ¿Qué  quiero decir con esto? Pues quiero decir que no sé si algún día encontraré un lugar en el que quiera quedarme para siempre, porque todos mis esfuerzos se centran en crear ese lugar en mi interior.

 

S.- Tus poemas apuntan optimismo. “las ruinas te permiten adentrarte en tu yo; conocerse a una misma”.

Me gusta siempre sacar el lado positivo de todas las vivencias, por muy malas que hayan sido. Por ello quiero transmitir a las personas que leen mis poemas, que incluso cuando te quedas en ruinas puedes volver a construirte y esta vez poner refuerzos a esos pilares que te hicieron caer, ya puede ser el orgullo, la falta de constancia, la vergüenza, una mala racha…

 

S.- Hablas también del paso del tiempo. ¿Siendo tan joven, es también algo que te interesa y llama la atención?

Es curioso y muy gracioso este tema, porque cuando era pequeña no escribía, pero muchas veces estaba inquieta por el paso del tiempo. Creía que todo transcurría e iba demasiado rápido y muchas veces le preguntaba a mi abuela qué pensaba sobre la vida, la muerte, la fugacidad de los buenos momentos… y es cierto que esas pequeñas conversaciones me inspiran mucho a día de hoy.

 

S.- … y en los poemas de ‘Tú a Marte, yo a amarme’… hay también desamor, ¿no?

Hay un poco de todo. También hay poemas de desamor porque es algo sobre lo que me gusta escribir y no podía faltar.

 

S.- ¿Tienes claro la importancia del lector para que el poema escrito complete el viaje y tenga sentido más allá del otorgado por el autor?

He tenido muy en cuenta al lector a la hora de escribir y seleccionar los poemas que he publicado en mi primer poemario, ya que sobre todo me gusta que quien los lea pueda sentirse identificado o identificada. Incluso verse reflejado en ellos. 

 

S.- ¿Has percibido evolución desde tus poemas de ‘Primavera poética’ y ‘Logroño poético’ y de las lecturas acompañadas de música?

Ha habido evolución, está claro. Pero ha sido casi sin querer. Cada día que pasa todos nos vemos influenciados por una sociedad llena de injusticias, por nuevas vivencias, puedan ser buenas o malas. También crecemos como personas y todo esto ha hecho que cambie mi forma de escribir. Algún poema en el libro puede resultar familiar, pero la mayoría son poemas que nunca antes había publicado y que han nacido estos dos últimos años. Por eso he querido compartirlos de una manera especial. 

S.- Los poemas de ‘Tú a Marte, yo a amarme’ están acompañados de ilustraciones. ¿Cómo surgió la idea?

Antes de enviar el borrador a la editorial imprimí todos los poemas y los estuve leyendo, releyendo y cambiando cosas durante todo un verano. Aunque no dibujo nada bien, al lado de algún poema iba haciendo garabatos y pensé que unas ilustraciones bien hechas acompañando a los poemas transmitirían mejor el verdadero sentido de mis poesías, que es lo que yo busco. La primera persona en quien pensé para ilustrar mi poemario, fue en Andrea Martínez. Le comenté la idea, le pareció perfecto y nos pusimos manos a la obra. Es ella también quien ha hecho la portada del libro. Andrea estudia Ilustración y es una artista de la acuarela. 

 

S.- Por cierto, ¿por qué escribes?

Hace mucho tiempo, decidí estudiar Bioquímica y así poder salvar el mundo. Pero durante la carrera empecé a escribir poesía para salvarme a mí misma del mundo. Ese fue el principal motivo por el que empecé a escribir. Al poco tiempo, mis compañeras de residencia me animaron a hacer un blog, pero mi primer blog era anónimo, me daba mucha vergüenza compartir aquello que sentía. Mis amigos y amigas lo leían. También había personas que anotaban comentarios y me di cuenta que lo que yo sentía y que escribía para ordenar mi cabeza. otras personas también se sentían identificadas y les gustaba… y cuando terminé mis estudios fue cuando decidí abrir mi instagram y es ahí donde he ido compartiendo mis poemas. Ahora puedo decir que escribo porque quiero dar luz a otras personas y hacerlas desconectar mientras leen mis poemas

Suscripción a la Newsletter Enviar