961

{CULTURA / FOTOGRAFíA}

Teoría y juego del duende

La fotógrafa Ana Torralva expone una antología de su recorrido por el flamenco

La fotógrafa Ana Torralva expone 'Teoría y juego del duende' en el Museo Regional de Arte Moderno de Cartagena. Comisariada por la propia autora junto a Juan García Sandoval (director del MURAM), se trata de una muestra antológica del trabajo de la fotógrafa gaditana, compuesta por una cuidada selección 65 instantáneas en blanco y negro con retratos de grandes figuras del baile, el cante y el toque flamencos -algunas de las cuales se muestran por primera vez en público-, en varias de las cuales la autora introduce la fragmentación, con imágenes divididas en secuencias. 

 

"Como si de una cantaora se tratara, en 'Teoría y juego del duende' -detalla el catálogo- Ana nos muestra con gestos y retratos, los sentires que inundan su gran fascinación por el arte jondo". Atracción que le ha llevado a fotografiar a los grandes del flamenco, entre otros a Camarón, El Cigala, Paco de Lucía, Enrique Morente, Remedios Amaya, Carmen Linares o María Pagés, entre otros muchos. "Es el destilado de más de veinte años de trabajo que tienen un preciso hilo conductor: la indagación a través de la fotografía sobre la génesis de la emoción en el arte, sobre el duende en el flamenco. Magia y reflexión se unen en sus imágenes, en las que destaca la búsqueda psicológica de la persona". 

 

Sobre este trabajo, la propia Ana Torralva afirma que utiliza “las secuencias o la fragmentación en la fotografía como un proceso de conceptualización de la imagen, que provoca otra mirada. Acerca al publico al detalle, a la esencia… y, en este caso, al flamenco".

 

Son imágenes que hablan. Cada una constituye una narración poética y con una aparente sencillez surge el carácter psicológico de personalidades del flamenco, consiguiendo plasmar secuencias y rasgos inesperados, en los rostros. Son instantáneas en blanco y negro, realizadas en el espacio particular, en el domicilio o lugar de ensayo del retratado, fruto de sesiones y de actuaciones realizadas para Ana Torralva, en las que se establece un juego de seducción, de complicidad, de búsqueda de la magia.

Para Alfonso de la Torre, -crítico y teórico de arte, autor de un texto en el catálogo 'Ana Torralva: el álbum del desasosiego'-, "asunto capital es la indagación que esta creadora realiza en torno a las apariencias, comparando ciertas zonas de su trabajo con las reflexiones del artista Juan Muñoz, observando que 'vuelven a referirme, poderosas, el pavor del murmullo del mundo'. Y están los personajes de la artista retratados en un instante que pareció silencio, a veces con aire de contención, otras mirando atrevidos allende la imagen, cierran los ojos algunos, abandonados en su trance aquellos, otros dirigen sus párpados a la nada. Imágenes de geografías y cuerpos, de extensiones o fragmentos. Torralva es capaz de componer representaciones de rostros como campos, edificios en ruinas que muestran sus heridas, estrías de las tierras tal si fuesen rostros surcados por el tiempo". Sentencia la fotógrafo que se trata de un trabajo buscando la verdad, "la esquiva verdad”.

Ana Torralva está considera como una de las grandes fotógrafas españolas. Es Doctora en Bellas Artes por la Universidad de Salamanca (2011), especializada en Arte y Fotografía, y profesora de Fotografía y Proyectos, en dicha universidad desde 1991. Acreditada fotógrafa de prensa en sus inicios en el rotativo El País entre 1983-1995, al principio desde Valencia, donde crea la edición gráfica, y después desde Madrid, como reportera gráfica, publicando habitualmente en el País Semanal y en Babelia. Ana inició su camino en la fotografía de lamano de su padre, Esteban Torralva, fotógrafo, pintor y amante del flamenco. Desde los catorce años tuvo una cámara en sus manos y realizó sus primeras imágenes.

Entre sus primeros trabajos, sobresalen algunos retratos de literatos, músicos y personas vinculadas con el espectáculo, que le han otorgado su mayor reconocimiento artístico y profesional. "Destaca su serie de mujeres escritoras, un conjunto de retratos que refleja una insistente inclinación hacia el mundo femenino, y que se convierte en uno de sus temas recurrentes a través de imágenes de mujeres de todas las épocas". Después, el flamenco se ha configurado como uno de sus temas predilectos, desde 1985, en diversos proyectos, como 'Retratos y Paisajes de El Cante de las Minas'. 'La Unión (1996)', 'Ha pasado un Duende' (1999) y 'Duendes del Flamenco' (2005). 

 

Apunta la fotógrafa que la influencia artística y también su fuente de inspiración se fundamentan en la conferencia ‘Juego y teoría del duende’ pronunciada en 1933 por Federico García Lorca, quien transforma la palabra 'duende' en una categoría estética y artística. "Este concepto, el duende lorquiano, es el verdadero motor estético de Ana Torralva. En sus propias palabras: en Teoría y Juego del Duende, reinterpreto, a la vez que juego (en el sentido serio del término), y planteo conceptualmente cuestiones teóricas"./SPOONFUL

 

Museo Regional de Arte Moderno de Cartagena, hasta el 5 de noviembre. 

 

 

 

Suscripción a la Newsletter Enviar