1330

{CULTURA / FOTOGRAFíA}

Martine Franck, la fotografía entendida como 'el sigilo de un lobo con guantes de terciopelo'

 

Martine Franck fue sobre todo una fotógrafa documental, cuyo prestigio creció gracias a sus excepcionales retratos. De nacionalidad belga (1938-2012) fue miembro de la Agencia Magnum Photos a lo largo de 32 años. Su esposo y colega, el reconocido fotógrafo Henri Cartier-Bresson. Cuentan que en una ocasión, durante la inauguración de una exposición de Martine Franck, preguntaron a Cartier-Bresson a qué se dedicaba él. "Oh!, sólo soy el marido de la artista", aseguran que explicó. Martine Franck ya era una foógrafa reconocida cuando conoció al fotógrafo francés. Franck co-fundó y presidió la Henri Cartier-Bresson Foundation, centro ubicado en el parisino barrio de Le Marais que acogió en 2012 una retrospectiva de la obra de la fotógrafa. "Una mujer reservada que prefería permanecer discretamente al fondo".

 

La fotografía de Franck ha sido descrita como elegante, sincera e impecable. Martine Franck nacida en Amberes se trasladó a Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial. Estudió Historia del Arte en Madrid y París. Siempre reveló que su relación con la cámara fotográfica comenzó en 1963, a lo largo de un viaje por el continente asiático. A su regreso a París inició una serie de fotografísa sobre el movimiento artístico de la época en la capital francesa. Unas imágenes que fueron publicadas en en las revistas Vogue, Life y en el periódico The New York Times. A Martine Franck le interesaban igualmente las protestas políticas y la denuncia de situaciones de pobreza. Sabía también, dotar de humor ironía sus fotografías generando casualidades.

 

 

 

 

 

 

 

Reconocida como fotógrafa enormemente hábil para captar los juegos de luz y sombra, una de sus fotofrafías emblemáticas muestra una escena en una piscina. El sol cae con dureza y crea una sombra poderosa sobre las baldosas que recorren la pila de agua. Una imagen tomada en un instante que parece un posado por su calidad y fuerza. Pero son los retratos los revelan la capacidad de Franck para obterner momentos de conexión con sus modelos. Ancianos de París, gentes de las calles de las ciudades norteamericanas, la vida precaria en lugares remotos, fueron protagonistas de las fotografías de Franck. Su técnica siempre fue la misma la mirada paciente en busca de ganar la confianza de la persona a retratar. Cartier-Bresson describía la forma de entender la fotografía de Martine como "el sigilo de un lobo con guantes de terciopelo"./J.M.

 

 

 

 

 

 


 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Suscripción a la Newsletter Enviar