1237

{CULTURA / FOTOGRAFíA}

Jean Dieuzaide y la fotografía sin trampas

El fotógrafo francés realizó el icónico retrato de Dalí emergiendo del agua con los bigotes rectos

“Cada vez que tengo la ocasión de ir al campo, fotografío a la gente de la tierra. No olvido todo lo que les debo. Entrevistar a un campesino o un pastor, es una gran lección”. A Jean Dieuzaide -conocido como Yan, tal y como firmaba sus trabajos fotográficos- le inició en la fotografía su padre. Dieuzaide (Grenade, 1921) nació en el seno de una familia humilde. Su padre, funcionario de correos, falleció de forma prematura. Su madre se hizo cargo del pequeño Jean y de su hermano. La familia se trasladó al campo. Allí, en un entorno rural Jean Dieuzaide aprendió la forma directa y solidaria de relacionarse entre las familias y los vecinos de la aldea. Esa empatía puede observarse en varias de sus series fotográficas realizadas en sus viajes por los pueblos de España, Portugal y Turquía. "Imágenes sensibles de un mundo que siempre resulta fascinante".

 

La carrera como fotógrafo de Dieuzaide alcanzó relevancia a través de un reportaje sobre la liberación de la ciudad de Toulouse durante la Segunda Guerra Mundial, en agosto de 1944. Allí, Jean Dieuzaide realizó el primer retrato oficial de Charles de Gaulle. 

El retrato del líder de la resistencia francesa frente a la Alemania nazi, otorgó visibilidad a la fotografía de Dieuzaide. En 1946, el fotógrafo francés entró a formar parte de la agencia Rapho y comenzó a colaborar con diferentes periódicos. Cinco años después, en 1951, decidió instalarse en Toulouse como fotógrafo independiente. Desde su estudio, en plena década de los cincuenta, inició un viaje por España. Un proyecto documental que le permitió recorrer la Península Ibérica y capturar con su cámara la vida de la época. "Lo que más me gusta es la vida -resaltaba-, la belleza humana, me interesa la gente que hace las cosas con afición, con delicadeza, con amor. La fotografía no debe hacer trampas, no puede falsear la realidad".

La experiencia española le permitió conocer a Salvador Dalí. A lo largo de una tarde, cuentan. conversaron largo y tendido y después llegaron las fotos. Dieuzaide realizó uno de los retratos más icónicos del artista. Dalí emerge del agua con los bigotes rectos y flores en cada punta. "Es la locura del genio en una imagen". Tras visitar Portugal, Dieuzaide viajó a Turquía, donde surge su interés por los fondos marinos que fotografía en primeros planos. El fotógrafo francés inició después una etapa de investigación sobre la estructura de las cosas.

 

Dieuzaide formó parte de los grupos fotográficos ‘Les XV’ y ‘Club 30x40’. En 1963, fundó el ‘Grouppe Libre Expresion’, siguiendo los principios de Otto Steinert y la fotografía subjetiva. Ya en 1974 abrió la primera galería dedicada exclusivamente a la fotografía en Francia con el nombre de ‘Galerie Municipale du Château d'Eau’. 

Veinte años después, en 1994, Jean Dieuzaide fue nombrado miembro de la Royal Photographic Society. A lo largo de su trayectoria fotográfica recibió numerosos premios y galardones entre los que destacan el Premio Niépce de 1955, el Premio Nadar de 1961, el de caballero y oficial de la Orden Nacional del Mérito en 1966 y de la Orden de las Artes y las Letras en 1981. Jean Dieuzaide falleció en Toulouse el 18 de septiembre de 2003. “La gente piensa a menudo -ironizaba- que es necesario irse a la otra punta del mundo para actuar como un fotógrafo.La fotografía es la única disciplina artística que puede captar todos los detalles: la carne de gallina de una piel pero también del alma"”./J.M

Suscripción a la Newsletter Enviar