1190

{CULTURA / FOTOGRAFíA}

El rito de la vida, el ordinario deambular y la extraordinaria percepción

La Casa de la Imagen de Logroño acoge la exposición 'Ordinario, Extraordinario'

Héctor Alonso, Ishay López, Rocío Marín, Antonio Muñoz y Marta Ruiz son los autores de las fotografías que dan forma a la exposición 'Ordinario, Extraordinario'. Una muestra que acoge la Casa de la Imagen de Logroño y que tal y como describen sus responsables, "recoge su mirada sobre nuestra vida ordinaria. El espacio habitado en común, aquel que conforma una historia, la nuestra".

 

Apuntan desde la Casa de la Imagen que las imágenes de 'Ordinario, Extraordinario' surgen de "una reflexión sobre los habitantes y su espacio. Son fotografías sobre lo humano, lo que nos desagrada ver en contraposición a aquello que nos complace, sobre el amor, la pobreza, el género, la esperanza o las miradas cómplices, que convierten nuestro ordinario deambular en algo extraordinario: el rito de la vida. Acometer esta temática desde el punto de vista del francotirador es la base del encargo".

El termino “disparar“ -apuntan desde la Casa de la Imagen- "encierra algo relacionado con la parálisis, con neutralizar, con aislar y con aspectos bélicos tremendamente descalificados del género humano. Es curioso que se emplee con total familiaridad para referirse a 'tomar una fotografía'. Quiero creer que es por el símil de la rapidez en la que coinciden los actos de dispara un arma y una cámara, aunque también coinciden en estar al acecho, en la mira telescópica, en apropiarse de la presa. Sin duda hay algo de depredador a la hora de accionar el disparador de la cámara. Fotografiar personas, sin saber que lo están siendo, tiene un componente de intromisión, de atrevimiento ya que damos una versión las personas que raramente coincidirá con la suya, transformándolas en objetos simbólicos. De la misma manera algo grotesco puede conmovernos, porque la mirada del fotógrafo lo ha dignificado".

Desde esa perspectiva, los responsables de la Casa de la Imagen resaltan que es igualmente atrevido y arriesgado mandar a cinco nuevos y jóvenes fotógrafos a emprender semejante empresa, a darse cuenta -como decía Sunsan Sontag- "de que todas y cada una de las fotografías que toman atestiguan la despiadada disolución del tiempo. Ellos se han dado cuenta que este forma de fotografiar depende del conjunto que unifica la libre actitud, con la magia, con lo accidental, con pillar desprevenida a la realidad y de la simbiosis entre fotógrafo y tema". 

 

Héctor, Ishay, Rocío, Antonio y Marta han cumplido el encargo, cada uno con su singularidad, "mostrando retazos de la vida, de lo que podríamos llamar realidad, de una manera no realista. Es su forma de ver, de transformar el mundo en opiniones, que son imágenes y que no pretenden ser textos u otro medio de comunicación, solamente simples fotografías que ayudan al humano a explicar lo humano.  Hacer de lo ordinario algo extraordinario"./SPOONFUL

Suscripción a la Newsletter Enviar