6075

{CULTURA / FOTOGRAFíA}

'Comencé con la fotografía para asegurarme que un día podría mirar atrás'

Lorena Martínez Acha, galardón de la Muestra de Artes Plásticas, expone 'No day but today' en el IRJ

Quizá no exista mejor refugio para nuestras posesiones más queridas que una caja de galletas. Ahí, en una de esos pequeños cofres de hoja de lata, los tesoros adquieren el brillo de las joyas más preciadas, la valía de las emociones, de lo vivido. Y es que los diarios no tienen porqué sustentarse tan sólo en el lápiz y el papel, las imágenes también son capaces de contar los días y vida. ‘No day but to day’ lo hace.


La bitácora de Lorena Martínez Acha comienza en 2010 en Londres; aunque quizá lo había hecho ya –tal vez sin ser consciente- años atrás, en los veranos pasados en Luezas, el pueblo riojano de su padre. Londres cosmopolita, Luezas serrano y abandonado. “Nací y crecí en Logroño –explica- pero siempre veraneé en Luezas de Cameros, el pueblo donde había nacido mi padre.Crecí fascinada por la naturaleza y la nostalgia que me invadía tras cada visita”.


El disfrute de aquellos veranos cameranos llevó a Lorena hasta la fotografía. “Comencé a utilizar la fotografía –apunta- como medio para asegurarme que un día podría mirar atrás y recordar lo felices y despreocupados que eran esos veranos”.


De aquellas instantáneas estivales, Lorena pasó a estudiar fotografía en Cámara Oscura (Casa de la Imagen de Logroño) y ya no hubo marcha atrás. Allí aprendió de Teo Martínez, uno de sus maestros, que la fotografía es “nostalgia y vanidad” o “sentimentalismo y vanidad, si prefieres”. Una convicción que define, de alguna manera, la exposición ‘No day but to day’, que acoge el Instituto Riojano de la Juventud y que ha comisariado Susana Baldor. “El tiempo –reitera Lorena en el catálogo de la muestra- convierte las memorias en olvido, y la fotografía nos ayuda a rescatar y mantener sus verdades”.

 

La fotógrafa completó sus estudios sumando el diseño gráfico y un máster en Dirección de Arte a sus conocimientos. “Todo con la idea de mejorar mi técnica, ser capaz de retocar mis fotografías e incluso diseñar mis propios catálogos”. El pasado año decidió participar en la convocatoria de la Muestra Joven de Artes Plásticas de La Rioja. Ganó en la categoría de Fotografía –‘Flying birds Windsor’, fue la imagen galardonada- y ahí se desencadena el origen de la muestra que acoge ahora el IRJ. “Susana, la comisaria con la que ha sido un placer trabajar -explica- me propone realizar una exposición con el conjunto de mi obra y lo que era un diario visual on line cobra sentido físico”.
Una obra que nos devuelve a la caja de galletas. En la memoria suena la canción de Manolo García ‘A San Fernando, un ratito a pie y otro andando’ y la estrofa “enséñame las fotos que tienes en tu caja de galletas”. De alguna manera explica Lorena esa es la idea que ha dado forma sus fotografías. “Realizaba fotografías, retratos de personas y lugares, que han conformado mi vida en estos años. Primero, desde Londres para que mi gente supiera a través del blog cuál era mi vida, cuáles eran las cosas importantes para mí, mis amigos, mi actividad… eran retratos para guardar lo personal, para guardar en una caja de galletas…”.

 

La caja fue un regalo de uno de sus primos –retratado también en la muestra-, una 'María Fontaneda' de las antiguas en la que Lorena fue cobijando un extraordinario diario visual. ‘No day but today’ –la exposición- cuenta una historia a través de las paradas de metro y de tren en las que ha esperado Lorena, de los compañeros de trabajo, de los amigos y amigas, de la casa londinense y de las vistas entre las gotas de lluvia que ofrecían sus ventanas. También a través de los lugares típicos de la capital británica, “esos –bromea Lorena- a los que sólo vas cuando viene alguien de fuera a visitarte”; de las galerías de arte visitadas en buena compañía, de las compañeras de piso; o de esos lugares especiales de las ciudades como 'The Economist Square’, “una plaza junto al trabajo que era uno de mis espacios favoritos en Londres”.
No faltan las imágenes de Luezas, de Logroño y de su familia. Tampoco del grupo creativo del que formó parte ‘Una postal desde Londres’ ni de ‘Finisterre’, el proyecto que desarrollaron juntos fotógrafos y periodistas sobre los barrios londinenses. “Entrevistábamos –recuerda- a la gente sobre cómo eran sus barrios y cómo habían surgido”.  Luezas, Londres, Perú, Roma, Barcelona, su hogar –esté aquí o allá- y su vida. “Siempre llevo una cámara conmigo; me da mucha rabia ver una foto y no poder hacerla”.


La sala del IRJ muestra cerca de un centenar de fotografías –hasta cuatrocientas si se abre la caja de galletas- realizadas por Lorena entre 2010 y enero de 2014  y presentadas en un original montaje expositivo en el que la selección y detenida búsqueda de los marcos también toma parte relevante en el juego propuesto. Pudieran ser notas en servilletas de papel, tickets, entradas de cine y conciertos...y fotografías…. una colección de imágenes que cuenta un relato… el de ningún día, pero quizá hoy./Javi Muro.

Suscripción a la Newsletter Enviar