1847

{CULTURA / EXPOSICIONES}

Y los trazos de lápiz azuzan tú visión del mundo

Raquel Marín expone '10 años ilustrando El País' en el festival Mujeres en el Arte en La Rioja

Mostrar a través de una ilustración los bamboleos impredecibles de la política de Donald Trump, o lo que sea que haga desde el despacho Oval de la Casa Blanca no parece una tarea sencilla. Tampoco retratar desde los trazos de un dibujo la incertidumbre -quiebra ya- del bipartidismo en España; el fin de ETA, o los titubeos que la Corona ha dado en los últimos años. Como describe Tomás Ondarra, redactor jefe de Infografía e Ilustración de El País, la terea del ilustrador es complicada ya que debe captar a través de unos esbozos el espíritu de una información y lo es aún más cuando el apunte tiene como destino la sección de Opinión. Ahora, Raquel Marín (Pradejón, La Rioja 1980) muestra en la exposición ’10 años ilustrando El País’ su trabajo y la brillantez con la que entiende y resuelve las exigencias de las tribunas y artículos que plantean los columnistas del periódico. En la Sala de Exposiciones del Ayuntamiento de Logroño y dentro del Festival Mujeres en el Arte en La Rioja, un entresijo de caminos desorientados surge desde la cabellera amarillo naranja y recorre el rostro del presidente norteamericano; mientras en un castillo de naipes -absoluto House of Cards- pierden pie los dos grandes partidos, una paloma de la paz se posa y transmuta en banda blanca de la ikurriña y un trono trata de mantener el equilibrio dejando la estela de un frenético tambaleo.

 

“Hace poco más de diez años -cuenta Ondarra en el catálogo de la exposición- una joven ilustradora me llamó al periódico para concertar una cita y enseñarme sus ilustraciones. Creo que le comenté fría, pero sinceramente, que sus ilustraciones eran buenas. Nunca se lo dije a Raquel, pero sus ilustraciones eran muy buenas, distintas, agradables, originales, todas transmitían algo, te hacían pensar y todas, aún siendo diferentes, mantenían un estilo, un registro propio”. Al contemplar las cincuenta ilustraciones que componen ’10 años ilustrando El País’ las palabras del responsable de Infografía cobran aún más sentido. Cada una de las obras obliga al visitante a detenerse y reflexionar sobre el mensaje que transmiten, y lo hacen en solitario con independencia del texto al que acompañaron cuando fueron publicadas. Y no hay duda, si alguien es trasladado al centro de la sala con lo ojos vendados al recuperar la visión no tendrá dudas, una única persona es la autora de todas las ilustraciones expuestas. Raquel Marín tiene un sello propio e inconfundible. “Para El País -resalta Ondarra- es un orgullo tener a una ilustradora que va más allá de la interpretación del texto”. De alguna manera, las obras que acoge la Sala de Exposiciones del Ayuntamiento de Logroño revelan que Raquel Marín formula una doble interpretación, la propia del texto y lo que para ella significa la opinión del autor; siempre de la mano, pero siempre con su propia voz. 

 

‘El olvidado progreso de América Latina’ fue la primera ilustración publicada por Raquel Marín en El País. Era el 19 de enero de 2008 y el texto lo firmaba Norman Gail, ejecutivo del Instituto Braudel de Economía Mundial de Sao Paulo. Una tribuna que trataba sobre el avance de América Latina política, económica y socialmente. En la ilustración, Desde vértice superior izquierdo una mano vertía agua sobre un árbol que creía en el centro de un mapa de América Latina. 

 

Desde aquel primer reto para el periódico, Raquel ha lanzado a través de sus lápices infinidad de incitaciones a detenerse a pensar más allá de lo obvio. El dragón chino amenaza el mundo; las mujeres políticas y la maternidad; las balanzas fiscales autonómicas, el referéndum de Irlanda y la UE; la integración -mujer con burka calzándose un zapato rojo; la memoria histórica -una pala echa tierra en el cerebro-; la Ley de Ciencia, las lágrimas por la Primavera Árabe; el péndulo de la política exterior de los Estados Unidos; o Maduro en el atril y el espectro del demonio manifestándose a su espalda. También temas de actualidad que ya lo eran siete años atrás, como la reforma de las pensiones y la muleta recortada o las democracias silenciadas.

Raquel Marín estudió Bellas Artes en Cuenca e ilustración en Barcelona. En 2007 ganó el premio INJUVE (Instituto de la Juventud) de ilustración, lo que impulsó el reconocimiento de su trabajo, consiguiendo sus primeros encargos profesionales como ilustradora. Su trabajo se centra en ilustración de prensa, editorial y cartelismo. Ha publicado en editoriales como Anaya, Nórdica, Thule, Penguin Random House, Gadir, Oxford o Cruïlla. En la actualidad sigue colaborando semanalmente con el diario El País y también con el diario internacional Herald Tribune (edición global del New York Times). Un periplo que como resalta Tomás Ondarra retrata “a ese tipo de personas que pelean por lo que quieren, luchan por conseguirlo y lo consiguen”. /Javi Muro

 

* ‘Raquel Marín. 10 años ilustrando El País’. Sala de Exposiciones del Ayuntamiento hasta el 1 de abril.

 

 

Suscripción a la Newsletter Enviar