2129

{CULTURA / EXPOSICIONES}

La mirada turística y los estereotipos fotográficos

El Museo Es Baluard de Palma acoge la exposición 'Ciutat de vacances'

El museo Es Baluard acoge la exposición ‘Ciutat de vacances’. Desde finales de 2015 y a lo largo del año 2016 Es Baluard ha desarrollado el proyecto ‘Ciutat de vacances’, una investigación sobre el devenir presente del fenómeno turístico, realizado conjuntamente por Es Baluard Museu d’Art Modern i Contemporani de Palma, Arts Santa Mònica (Barcelona); IED Istituto Europeo di Design (Venecia) y Museo de Arte Contemporáneo de Alicante, MACA. "Se trata de un trabajo en proceso -describe el catálogo de la muestra- cuyos análisis y reflexiones se desarrollan a través de participaciones colectivas relacionales en dialogo con diferentes agentes, propuestas creativas e intervenciones analíticas en red".

 

En su sala de exposiciones temporales, el museo presenta una selección de las producciones -desarrolladas en su mayor parte ex professo para el proyecto-, en diálogo con otras obras de artistas del ámbito nacional e internacional, que complementan o vehiculan planteamientos y focos de reflexión desde la creación contemporánea. La exposición cuenta con la participación de más de una decena de artistas y colectivos: Left Hand Rotation, Marina Planas, Miguel Trillo, Neus Marroig, Ana A. Ochoa, Juan Aizpitarte, Ángel Marcos, Idensitat (Gaspar Maza-Ramon Parramon), Irene Pittatore, Irene de Andrés, Xisco Bonnín, Mélissa Epaminondi, Daniel Gasol, Adrian Melis, Joan Miró y Massimo Vitali. A ello se unen Jana Leo, Marc Morell, Fran Simó y Tomás Ruiz-Rivas en apartado de analítica e investigación.

 

En 'Ciutat de vacances' "se propone -detallan desde el museo- una metodología diferente retomando como punto de partida estereotipos de la fotografía e iconología contemporánea para desarrollar hipótesis de lecturas transversales alejadas del formalismo al uso y basadas en trabajos procesuales de campo deslocalizados vinculados a una pedagogía experimental que aborda in situ el cambio histórico, social y urbanístico que vivimos".

 

La exposición en Palma se articula así sobre dos ejes claves, la dicotomía de lo privado frente a lo público y la memoria, imagen y mito del turismo por otro. "Ambos enlazados fundamentalmente por el análisis y construcción del fenómeno del turismo a través de la mirada del anfitrión y del huésped, de la economía y la ecología y desde lo concreto próximo a lo global". 

Apunta la comisaria de la exposición, Nekane Aramburu, que la imagen del archipiélago balear se comienza a visibilizar en el exterior a partir del libro de José Vargas Ponce, publicado en Madrid en 1787 bajo el título 'Descripciones de las islas Pithiusas y Baleares', y se propaga como paisaje y leyenda gracias a la obra de los pintores que llegaron a las islas buscando la luz y a viajeros míticos como el Archiduque Luis Salvador. "El turismo de masas que se inicia en Europa tras la Segunda Guerra Mundial señala a Mallorca como el primer destino del Mediterráneo en ponerse de moda para el descanso vacacional de extranjeros procedentes de los países del norte y del ámbito nacional, tras las campañas publicitarias de luna de miel en 1946 impulsadas por Fomento del Turismo de Mallorca (una de las instituciones de promoción del turismo más antigua del mundo). En paralelo, la Ley del suelo de 1956 dio lugar a una construcción urbanística intensiva en la costa que se extendió, así mismo, a Ibiza y Menorca en 1960 y que marcaría la terciarización de las islas y su asociación con lo vacacional. Es la época del boom del turismo, reclamo de baños de mar y relax romántico, que el cantante y compositor Bonet de San Pedro -de cuyo nacimiento se cumple el centenario este año- propaga en melodías comerciales y pegadizas. Hoy, la canción del verano también está desestacionalizada". 

 

En opinión de Aramburu, "el impacto del turismo en las identidades locales revela la evolución y transformación de la población receptora y el territorio pero también la compleja situación geopolítica de los países competidores, las estrategias de los turoperadores, los excesos del turismo masivo low cost y la evolución de la sociedad de consumo en crecimiento exponencial. Con ello, los destinos urbanos como Palma experimentan una fuerte subida al hilo también de un cambio de identidad hacia una imagen de lujo y estatus al gusto de inversores extranjeros".

 

"Los turistas buscan -continúa la comisaria de la muestra- una representación realista de aquello que han internalizado en las postales y guías, por lo que la fotografía está totalmente vinculada con la mirada turística, la organización de la experiencia y la identificación del mito preconcebido anterior al desplazamiento". Y es que las imágenes organizan la anticipación de los lugares que visitamos, estructurando los recuerdos y el relato. La memoria de cada visita y sus movimientos están en gran parte guionizados a través de las fotografías y del texto, principalmente verbal, con el que entretejemos las imágenes cuando se las mostramos a otros./SPOONFUL

 

 

Suscripción a la Newsletter Enviar