1213

{CULTURA / EXPOSICIONES}

Goya, la Academia de San Luis y el dibujo como alma de las artes

La Sala Ibercaja de Logroño acoge la muestra que recorre la historia de la Academia Aragonesa

'Franciso de Goya y la Academia de Bellas Artes de San Luis' muestra una selección de piezas de la Academia -en su 225 aniversario- que sirvieron como pauta para la formación de los profesionales que diseñaron desde "la mente racional y exacta de los principios ilustrados". Era, como señala el catálago de la exposición que acoge la Sala Ibercaja de Logroño, "el espejo de la realidad que servía para el estudio de las ciencias y las artes: la medicina, la industria, la arqueología, la botánica, la mecánica y el arte clásico se sirvieron del dibujo como única forma de reflejar en documentos y libros las posibilidades de estudio para investigar y diseñar el futuro". Entre los profesores que dejaron su impronta en la institución destaca la figura de Francisco de Goya.

 

El contexto que permite el nacimiento de la Academia es la determinación de un grupo de aragoneses dedicidos a alcanzar un furturo mejor, más próspero en todos los sentido. Así, en marzo de 1776 un grrupo de ilustrados fundaron en Zaragoza la Real Sociedad económica de Aragón, aprobada por el rey Carlos III. La Sociedad la componían unos socios que financian sus actividades siempre encaminadas a "procurar el progreso y la modernización de su tierra a través del estudios". Iniciativas que desarrollaran los recursos naturales, potenciaran la industria y enseñasen a la población las ciencias y las artes a través de cátedras y de escuelas que ellos mismos financiaban. Dentro de ese afán de modernización, fue su interés por el dibujo lo que les llevó a fundar, en 1792, la Real Academia de Bellas Artes de San Luis. En el mismo sentido, la necesidad de apoyar a agricultores y artesanos provocó la fundación de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Zaragoza, actual Ibercaja. 

Fue el 19 de octubre de 1784, en las salas bajas de la Casa Zaporta que se abrían al actual Patio de la Infanta, la Real Sociedad Económimca Aragonesa instaura las clases de Dibujo, "conscientes de la importancia del dibujo para el avance de las ciencias y la creación del arte". Los promotores de la institución diseñan un modelo de enseñanza que busca descubrir el talento artístico de sus alumnos, a los que se considera artistas y no artesanos. Las clases de dibujo se compaginaban con la educación humanística y la formación técnica. Pintores, escultores, grabadores , arquitectos se educaron es us aulas. Los grandes pintores del momento impartieron clase en las aulas de la Academia de Bellas Artes de San Luis. La Escuela de Dibujo está considerada como uno de los grandes logros de la 'Económica', ya que se consideraba el fundamento de las bellas artes. Es ahí, donde surge la figura de Goya. Francisco de Goya y Lucientes (1747-1828) fue nombrado socio de mérito de la 'Económica Aragonesa' el 22 de octubre de 1790 y académicode honor y mérito de la Real Academia de Bellas Artes de San Luis de Zaragoza en 1796. 

Ahora, la Sala de exposiciones logroñesa permite acercarse a los dibujos y apjntes en carboncillo de Goya como 'Laocoonte' o el retrato de Ramón de Pignatelli; y de otros artistas como Ramón Bayeu y Subías, francisco Batue y Subías, Iganacio Salesa, Buentaventura Salesa, Carlos Espinosa o Juan Bautista Espinosa. El dibujo como el alme de las artes./JM

 

* 'Francisco de Goya y la Academia de Bellas Artes de San Luis'. Hasta el 30 de marzo de 2018.

 

Suscripción a la Newsletter Enviar