1509

{CULTURA / EXPOSICIONES}

Cecil Beaton, el fotógrafo de la sofisticación, la fragilidad y la sensualidad

La figura Cecil Beaton es en estos dos días un cruce de caminos que confluyen desde rutas diversas. Por un lado, PhotoEspaña dedica en su edición 2018 una de sus exposiciones fotógrafo, escenógrafo y diseñador de vesturario. Por otro, la escritora y documentalista Lisa Immordino ha rodado su última película alrededor de la carrera de Beaton. Cronista de un mundo estilizado y exquisito, sir Cecil Beaton retrató a algunos de los personajes más relevantes del siglo XX. A través de su objetivo captó a miembros de la aristocracia británica, a celebridades del Hollywood del star system o a los grandes iconos de la cultura y de la política.

 

Cecil Beaton nació en Londres en 1904. Creó su propio estudio en 1920, dedicándose a la moda y el retrato. Seis años después, en 1926, realizó su primera exposición individual. Trabajó para las ediciones norteamericana y británica de Vogue, así como para las revistas Harper´s Bazaar y Vanity Fair. Había comenzado su carrera fotografiando a sus amigos ricos y famosos y dio continuidad a su trabajo retratando a innumerables celebridades del Hollywood de los años 30. Época en la que también fue retratista oficial de la familia real británica.

 

En los años 50, su estilo de fotografía de moda entra en decadencia y Beaton inicia una nueva etapa como fotógrafo independiente. En esos años retrata la fastusosa fiesta que el multimilllonario hispano-mexicano Carlos de Belastegui organiza en su palacio de Venecia. Es la época en que cobra protagonismo su trabajo como escenógrafo. Durante la Segunda Guerra Mundial realizá un reportaje fotográfico de los bombardeos alemanes sobre la ciudad de Londres. 

En los personajes que posaron para Cecil Beaton destacan Gary Cooper, Picasso, Marlene Dietrich, Dalí Aldous Husley, Churchill, Greta Garbo, Marlon Brando, Graham Greene, Elizabth Taylor, Grace Kelly, Maria Callas, Marilyn Monroe, Balenciaga, Nureyev, Audrey Hepburn, Jaqueline Kennedy, Andy Warhol, Twggy, Mick Jagger, Katherine Hepburn,  Givenchy, Mae West, o Jane Birkin, entre otros muchos.

 

Su capacidad para sugerir mundos sofisticados y sensuales, para mostrar la naturaleza más frágil del personaje, le convirtieron con solo 30 años en el retratista preferido del mundo de la moda, del arte y fotógrafo oficial de la familia Windsor. Cultivador infatigable de la elegancia y de la belleza, fotografió a los grandes diseñadores, como Chanel, Vreeland, Dior o Balenciaga. Su trabajo le proporcionó el Oscar al mejor diseño de vestuario en dos ocasiones: por Gigi (1958) y por My Fair Lady (1964)./SPOONFUL

Suscripción a la Newsletter Enviar