3658

{CULTURA / EXPOSICIONES}

Arquitecturas del paisaje

Julio Sarramián expone 'tékne' en la sala de exposiciones del Instituro de la Juventud de La Rioja

En el sótano del Instituto Riojano de la Juventud han instalado un laboratorio. Nadie debe alarmarse. Ningún extraño gas, ni un desconocido virus, van a alcanzar la superficie a través de las alcantarillas y zigzaguear entre los soportales hasta expandirse por el paseo de El Espolón. El laboratorio del IRJ ocupa la sala su exposiciones y acoge fotografías,  dibujos, mapas, niveles laser y vídeos que se reúnen bajo el título de ‘tékne’, el proyecto creativo de Julio Sarramián. Una percepción, la de laboratorio, apuntada por el propio artistas al observar –mientras finaliza el montaje de la muestra- los diferentes espacios que revelan el trabajo realizo a lo largo de ocho meses.


Ocupando la pared principal, una serie de fotografías organizadas a modo de fotogramas retratan paisajes y accidentes orográficos vectorizados por la incidencia del nivel laser. Frente a las imágenes, una vitrina acoge dibujos que serpentean sobre las radiografías del terreno que el haz de luz roja sobre expuesto.

 

Tékne procede del griego téchme, palabra con la nombraban “no sólo el hacer y saber artesanos, sino el arte más elevado y las bellas artes”. La obra de Sarramián guarda relación con el paisaje, con la naturaleza, con las montañas. En ‘tékne’ el paisaje continúa presente pero la evolución que ya se dejaba entrever –por ejemplo en ‘Naturaleza Hipertransfrontiriza’, la pintura premiada en el Certamen del Parlamento de La Rioja- ahora alcanza una mayor expresión. Una evolución relacionada con la tecnología, la ciencia y la filosofía. “Primero abordaba mis trabajos desde un proceso pictórico más romántico –describe-, desde una tradición pictórica romántica. Después estudié filosofía y comenzó a llamarme un percepción del paisaje más conceptual”. Ahí enlazamos con ‘Naturaleza Hipertransfronteriza’. “A través de esa pintura ya mostraba interés por cómo se definía el paisaje, ya tenía en cuenta la tecnología, herramientas como Google Earth y Google Maps; empleaba modelos digitales”.


Aquella evolución en la creatividad de Julio Sarramián sorprendió a quienes seguían sus trabajos. Ahora, en ‘tékne’ da un paso más allá en el juego entre lo real y lo virtual, en ese juego que le permite entrelazar fotografía, dibujo, filosofía y ciencia.


El artista logroñés asegura que siempre ha sentido curiosidad por el mundo de la ciencia y la tecnología. “Decidí –resalta- utilizar las nuevas tecnologías existentes para afrontar la idea sobre el paisaje, sobre el territorio, sobre la naturaleza desde el campo científico, la pintura quedó un tanto desplazada y puse otras disciplinas a trabajar sobre el concepto que perseguía, dibujo, fotografía, vídeo… y empleaba cada una en función del proyecto, eran un recurso más para abordar el paisaje”.

 

Pero, ¿qué tiene la tecnología que tanto atrae a los artistas? “La tecnología nos resulta atractiva –apunta- porque ha cambiado la relación y la percepción del individuo respecto al territorio; antes nos movíamos por pasos, ahora visitamos ciudades a través de Google Earth. Con el paisaje sucede lo mismo… observamos valles y cordilleras sin haber estado nunca allí. Además, desde el punto de vista del artista es tremendamente atractiva  ya que reconfigura la identidad, es decir cómo entendemos el mundo. A los artistas nos interesa mucho esa cuestión; cogemos con fuerza la tecnología porque el arte tiene percepción de futuro, el arte genera diálogo, debates sobre esos cambios”.

Julio Sarramián alude a su interés en la visión teórica del paisaje al aludir a ‘tékne’, el título de la exposición. “Al pensar en la labor de los topógrafos, geógrafos y geólogos , por ejemplo, me surgía la idea de la arquitectura del paisaje, desde esa percepción, desde ese concepto, comencé a redefinir el proyecto creativo”.


Las fotografías y los vídeos que componen la exposición muestran bosques, rocas, árboles, musgo, diferentes accidentes geográficos sobre los que el nivel láser ha tejido sus mallas, las dos delimitaciones utilizadas en topografía: Raster y Vectorial. La primera, a modo de cuadrícula, se adapta al terrero; la segunda, dirigida a los estudios de morfología describe el terreno. “La obra no tiene validez científica, sino que utilizo una herramienta científica para obtener un resultado creativo, estético, para ofrecer una forma diferente de entender el territorio, el paisaje”. Son representaciones de un punto concreto de la naturaleza al tiempo que recogen información a través de procedimientos precisos y sistemáticos.

 

En ese juego entre creatividad artística y ciencia, el láser desempeña el papel de metáfora, ya que tal y como señala Mónica Yoldi en el catálogo de la exposición “precisar es una tarea ingente cuando los elementos a documentar son musgo, nieve, piedras o árboles, componentes de la naturaleza que mutan porque crecen, se erosionan, se secan o son arrastrados por el viento, el seguimiento tendría que ser infinito”.
En el centro de la sala un mapa muestra el territorio en papel  y sobre el alfileres en forma de banderolas reflejan los lugares geográficos donde Julio tomó las imágenes. Fueron diez salidas para la búsqueda, localización previa y realización de las fotografías. “El proyecto –añade Sarramián- tiene un aquí y un ahora. Tenía el hándicap de realizar las fotografías en la hora mágica, cuando se pone la luz del sol. Contaba con media hora más o menos, antes no se veía el láser, después lo que no se veía era el paisaje”.


‘tékne’ surge tras una residencia de Julio Sarramián en Casa Singular de Villoslada de Cameros.  Durante esas semanas, localizó los lugares a fotografiar, pinares, campos, hayedos y rocas, paisajes en la propia Villoslada, el valle del Jubera, Moncalvillo o el parque de La Grajera en las inmediaciones de Logroño.


Para Julio, los vídeos que acompañan a las fotografías son “un escaneo del suelo, del terreno, de las piedras, de los árboles, como una catalogación de datos, otra manera diferente a la estética”. Otra imagen, otra percepción, la tecnología aplicada a la plástica para constatar como su uso ha cambiado nuestra forma de mirar./Javi Muro

 
* Hasta el 19 de noviembre. IRJ. Logroño. C/Muro de la Mata8. La exposición ‘tékne’ se celebra como conclusión y presentación del proyecto galardonado en la anterior convocatoria del Programa de Profesionalización de Jóvenes Creadores Riojanos de la Muestra de Arte Joven en La Rioja.  En la misma puede contemplarse el trabajo realizado durante el último año por el joven artista Julio Sarramián, en colaboración con Mónica Yoldi, quien ha desempeñado el papel de tutora del proyecto.


Suscripción a la Newsletter Enviar