938

{CULTURA / EXPOSICIONES}

'Diez oños de Frikaño'

La Semana Friki de Logroño ha cumplido diez años

En 2008 esa entidad extraña y poderosa llamada FRIKOÑO invocó a Tarilonte Antihéroe del Multiverso en Logroño para que lo organizara. Fue el origen de la Semana Friki de Logroño, FRIKOÑO (que siempre ha durado más de siete días).

 

En aquella época y gracias a la Internet se había dado un proceso general alrededor del frikismo. El típico ejemplo, la chavalería que en el instituto era marginada por ser distinta, conoció a través de la red de redes que no estaba sola ni era poca: había mucha gente con sus mismas aficiones y gustos, por minoritarios que estos fueran. Extrapolable a todas las edades, los y las frikis del mundo vieron que no existían en soledad. El siguiente paso fue sentir orgullo de ser lo que son. Era un momento en el que friki se usaba como insulto de mayor intensidad que el que pueda tener ahora (debido a esto una chica, frikaza ella sin admitirlo, me negaba la posibilidad de llamarme friki a mí mismo), cuando en ocasiones es una moda más, habiendo sido absorbido por el mercado, como se puede ver en la proliferación de tiendas de artículos para este conjunto de la población. Lo friki ya no es tan marginal como antes. Ahora no nos ocultamos ni negamos lo que somos, lo proclamamos con orgullo. Este es uno de los objetivos del festival; el otro, de los dos que tiene, es pasarlo bien en las fechas que rodean al 25 de mayo, Día Internacional del Orgullo Friki.

 

Ya antes de comenzar el primer FRIKOÑO hubo gente que se aproximó a mí con su mejor intención para avisarme de que ese nombre no era correcto, que no iba a atraer al público, que no iba a gustar a los posibles patrocinadores, que iba a molestar a las feministas... Como si yo tuviera algo que ver con el nombre; el nombre lo traía ya puesto, mi labor era organizarlo, y así lo hice adoptando el cargo de coordinador. (Por cierto, varias veces fui avisado, por hombres, de que las feministas se iban a enfadar, y nunca lo hicieron. “Las feministas”, sea ese el colectivo que sea, son gente que se enfada por lo que se tiene que enfadar y se ríe cuando se tiene que reír; por desgracia son muchísimas las razones que tienen para enfadarse).

 

La persona que colgaba los carteles anunciadores de la primera edición me dijo: “Hay mucha expectación. Ahora, como te digo una cosa te digo la otra: hay gente que te odia”. Yo supuse que era una exageración; Logroño es el típico pueblo con gente dedicada a fijarse más en la vida de los demás que en la suya propia, preocupada por el “qué dirán” y de mente estrecha llena de prejuicios, pero de ahí a odiar a alguien porque organiza un festival, me pareció exagerado.

 

Organicé la primera Semana Friki de Logroño pensando en que un público escaso se acercaría a disfrutar de cada evento, como corresponde a algo friki en una localidad no muy grande. Fue una agradabilísima sorpresa ver que no era poca sino mucha la gente que vino a cada actividad. Unido esto a la gran calidad de las mismas, puedo vociferar satisfecho que fue un gran éxito :)

 

FRIKOÑO había llegado para quedarse. Por ello se me aproximaba la gente para formular peticiones y sugerencias acerca de la programación:  “Podíais organizar esto o lo otro”. Mi contestación siempre era la misma: “Organízalo tú”. La mayoría de la gente no decía nada más, algunas personas se comprometían a hacerlo, de las cuales la mayoría luego no hizo nada, y unos cuantos seres excepcionales se esforzaron por llevar a cabo su idea colaborando en la organización del festival.

 

Y así pasaron cuatro años (uno de los cuales disfrutó de un FRIKOÑO de dos meses con más de cincuenta eventos), hasta que, confiado en el cambio de era anunciado por el calendario maya, creí que cada día iba a ser friki, nuestro, y que ya no sería necesario un festival del orgullo. Así que me despedí y volví al plano del que había llegado.

Me equivoqué, como por desgracia es evidente, pero hubo valientes que  decidieron enmendar mi error, y FRIKOÑO no desapareció de aquí. De entre los varios hombres y una mujer que tomaron la laboriosa e importante tarea de seguir organizando esta maravillosa locura durante los años siguientes destaca un héroe sin el cual no hubiese llegado a su sexta edición, y muchísimo menos a la décima: José Ramón Crespo. FRIKOÑO y yo estamos eternamente agradecidos a este Dj, compositor, ilustrado y friki que ha demostrado responsabilidad, seriedad y generosidad año tras año, dejándose la piel para que la humanidad pudiera disfrutar de la Semana Friki de Logroño durante cinco años más.

 

Y llegamos a 2018, diez añazos después. Y lo celebramos con una edición que dura diez meses. Calculo que ha habido unos ciento cincuenta eventos frikis en todo este tiempo. El lema de la primera Semana fue Todo cabe en el FRIKOÑO; ha habido charlas, debates, presentaciones de libros, concursos de todo tipo, fiestas, proyecciones, teatro, conciertos, gamberradas, exposiciones, desfiles...  He disfrutado de momentos de auténtica magia. Un amigo me habla de una novela de ciencia ficción (Carbono alterado) en la que aparece la realidad aumentada (fue la primera vez que escuché hablar de ello), y me dice que meta algo así en el festival (¿pero cómo voy a desarrollar yo eso?); meses después me llama un tío majísimo y me dice que su empresa informática quiere llenar el cielo de Logroño con naves de Star Wars mediante realidad aumentada (y así fue en 2010 y 2011). Un evento de baile en la sala Biribay en el que la catarsis se apodera de los participantes terminando todos por el suelo haciendo la lombriz. Tensa entrevista radiofónica del facha Luis Herrero. Especial musical Diez años de FRIKOÑO en Fallo de sistema de Radio 3. Insultos a George Lucas el día de su cumpleaños Cinco ediciones del magnífico GROTESQUE!... ¡FRIKOÑO prevalecerá!/Tarilonte

Suscripción a la Newsletter Enviar